Atletas acuáticos sí podrán representar a México en Río 2016

martes, 15 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presidente del Comité Olímpico Mexicano, Carlos Padilla Becerra, anunció que “intervino” para que los deportistas afiliados a la Federación Mexicana de Natación (FMN) compitan en los Juegos Olímpicos de Río 2016 representando a México y no con la bandera de la Federación Internacional de Natación (FINA). Derivado de un conflicto judicial que mantiene la FINA con la FMN, la Conade y el gobierno del Estado de Jalisco por rehusarse a pagar la multa de 5 millones de dólares que ese organismo impuso a México por cancelar el Mundial de Guadalajara 2017, los atletas de disciplinas acuáticas no pueden usar los colores de la bandera de México ni representan al país en competencias. “Conseguimos que los deportistas vayan como un sólo equipo defendiendo los colores nacionales. La semana pasada hicimos las gestiones ante el COI (Comité Olímpico Internacional) y la FINA y logramos que aceptaran que fueran a Río con uniformes de competencia y estén en los actos protocolarios correspondientes (himno nacional en caso de obtener una medalla de oro y bandera)”, dijo Padilla en conferencia de prensa. Según Padilla, realzó estas gestiones para que los atletas mexicanos no resulten afectados por la suspensión temporal que la FINA impuso a México. Además, si los mexicanos ganan preseas –de cualquier metal- estas sí contarán para el medallero y para la cuenta histórica de medallas olímpicas de México. “La identidad de México ha sido rescatada para los Juegos Olímpicos, esto significa que todos los atletas acudirán a la gran fiesta de la humanidad como un solo equipo y defendiendo los colores de la bandera nacional”, añadió. En tanto, en el Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS por sus siglas en francés) continúa el litigio que la FINA inició después de que el director de la Conade, Alfredo Castillo, en lugar de buscar una solución retó al vicepresidente de la FINA Cornel Marculescu a que demandara. Hasta hoy, México ha desembolsado 9.5 millones de dólares para la organización del fallido Mundial y, de perder el juicio, tendrá que desembolsar otros 5 millones por lo que el daño a las finanzas federales será de 14.5 millones de dólares por un evento que no se realizó. El exdirector de Conade que pidió la sede del Mundial a la FINA es Bernardo de la Garza, quien incluso pidió una carta para avalar la solicitud al presidente en turno, Felipe Calderón.

Comentarios