Mundial y Olímpicos de Brasil, generaron 5 mil desplazados: expertos de la UIA

jueves, 23 de junio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La construcción de las instalaciones deportivas para el Mundial de Futbol 2014 y los Juegos Olímpicos en agosto próximo en Brasil, no sólo tuvieron un costo millonario, sino también humano: cinco mil personas abandonaron sus hogares obligadas a desplazarse a otras zonas del país. Según Miguel Ángel Lara Hidalgo, académico de la Universidad Iberoamericana (UIA) y experto en materia deportiva desde una visión política y social, “el lado b de los megatorneos son los desplazados” debido a que los gobiernos ocupan el espacio donde estaban sus viviendas en la construcción de instalaciones deportivas. El especialista explicó, a través de un comunicado, que en el Mundial 2014 en territorio brasileño fueron tres mil 500 los desplazados de sus hogares por este motivo. Calculó que para las olimpiadas de Río de Janeiro habrá otros mil 500. Durante la conferencia "Juegos Olímpicos, Río de Janeiro 2016", detalló que la ciudad carioca no sólo enfrenta el problema de los desplazados, sino también una deuda de más de 19 millones de dólares, “inversión que no alcanza para satisfacer las necesidades de los Juegos Olímpicos, pese a que faltan menos de 40 días para que estos comiencen”. En un futuro, previó, las megacompetencias deportivas deberán realizarse en varias sedes para evitar el endeudamiento y las crisis económicas que países como Brasil, Grecia y Canadá han sufrido. "Los países que son elegidos como sede de algún megatorneo deportivo son crucificados; las cargas deben ser compartidas y los requisitos para organizar un Mundial o unos Juegos Olímpicos deben bajarse porque ya nadie puede cumplir con ellos", advirtió. Lara Hidalgo aseguró que el deporte se va visto “manchado” por sus nexos probados con el crimen, pese a la negativa del Comité Olímpico Internacional. "El tráfico de órganos, actividad ilícita, ayuda a los deportistas a conseguir sangre que después se inyectan para aumentar los glóbulos rojos, acelerar la sinapsis y mejorar su desempeño", aseguró. Erasmo Zarazúa, internacionalista de la UIA, destacó que uno de los legados que dejará la edición 31 de la justa veraniega es que, por primera vez, un equipo de refugiados participará en competencias como atletismo, judo y natación. Experto en el estudio de Juegos Olímpicos, añadió que pese a que se ha tratado de mantener el evento deportivo al margen de la política, no ha sido posible pues en los podios se han visto protestas por cuestiones ideológicas, religiosas y de género. Según su visión, uno de los retos para Río 2016 será la seguridad, cuya tarea que debe recaer en los servicios de espionaje y no en las policías.

Comentarios