Novaretti jura por su hijo que no le escupió al Chucky; 'sólo le soplé la nuca”, dice (Video)

jueves, 12 de enero de 2017
CIUDAD DE MEXICO (apro).- El defensa argentino Diego Novaretti rechazó ser un jugador malintencionado, luego de que la Comisión Disciplinaria lo sancionara con seis partidos por el escupitajo propinado a Hirving Lozano, el Chucky. El jugador también negó la acción contra el delantero del Pachuca y dijo que únicamente le sopló la nuca. En conferencia de prensa, Novaretti reiteró que en ningún momento escupió a Lozano en el partido correspondiente a la jornada 1 del torneo Clausura 2017, entre los equipos León y Pachuca. El argentino reconoció que tras el incidente con Lozano sostuvo un diálogo con la Comisión Disciplinaria, de la Federación Mexicana de Futbol, a la que le juró por la vida de su propio hijo que no les escupió a Lozano. “Les dije que al momento del partido, cuando nos sacan la tarjeta amarilla a los dos, después de esa jugada seguimos platicando, pero no de buena manera. Sucede lo que sucedió después de que él empieza a pisar el balón no de una manera normal. “Obviamente, empiezo a levantar la temperatura y a reaccionar de una manera. En la siguiente jugada voy a quitarle la pelota y cuando cae fui a decirle que se levante, que todavía no le he pegado una patada, que espere a que le pegue. En la siguiente acción, cuando él pasa enfrente de mí, le soplo en la nunca, a lo cual Lozano reacciona con el codazo y corrí para pegarle un empellón”. Diego Novaretti aceptó que no esperaba esta sanción. “Hay que darle vuelta a la página y que entiendan que eso no fue con mala intención. No soy mala leche, como me catalogan tanto. No hubo la intención de lastimar a un jugador. Si así lo quisiera, realmente lo lastimaría y no haría las cosas como pasaron el fin de semana”. Novaretti reveló que la Comisión Disciplinaria le preguntó “en múltiples ocasiones, si mascaba chile, con lo que habría escupido a Lozano”. El argentino dijo que no y que incluso juró a nombre de su propio hijo. “Para que crean lo que les estoy diciendo, les juro por la vida de mi hijo que no como (sic) chicle. Como no me creen, les dije que si realmente estoy mintiendo que a mi hijo le suceda algo. Le estoy jurando por la vida del ser más amado que tengo en la vida”. El equipo León, a través de su presidente Jesús Martínez Murguía, también fijó su postura: “vamos a aceptar el castigo, porque creemos en las instituciones y en su transparencia. Solo quiero mostrar mi apoyo a Diego de parte de toda la institución, aceptar que hubo un error y a seguir adelante”.