Liberan a aficionados detenidos por violencia en el Clásico Norteño 112

lunes, 15 de mayo de 2017
MONTERREY, NL (apro).- Autoridades confirmaron la liberación de 31 de los 33 detenidos por las riñas que hubo dentro y fuera del estadio BBVA Bancomer, luego de que el equipo Tigres eliminara a Rayados al vencerlos 2-0 en los cuartos de final del torneo Clausura 2017. Dos del total de las personas aprehendidas tras el encuentro del sábado 13 por la policía de Guadalupe, municipio donde se encuentra la casa de La Pandilla, fueron imputadas por los delitos de lesiones al golpear a uniformados municipales. Una fuente de la corporación de Guadalupe informó que la mayoría de los detenidos eran menores de edad. De todos ellos, 29 permanecieron bajo arresto 12 horas, lapso tras el cual salieron libres luego de pagar 700 pesos como sanción administrativa. Sin embargo, un par más se abstuvo de pagar la multa, por lo que tras cumplir 24 horas de arresto fueron dejados en libertad hasta este lunes 15. El mismo domingo tres personas que resultaron con lesiones en los hechos de violencia del sábado, durante el Clásico Norteño 112, presentaron una denuncia contra quien resulte responsable en el Centro de Orientación y Denuncia (Code). De acuerdo con la queja, fueron objeto de violencia de parte de aficionados tanto de Tigres como de Rayados. En las imágenes difundidas en redes sociales se observa cómo varios grupos de aficionados del Monterrey, adentro y afuera del estadio, golpean a seguidores de Tigres. El hecho originó que la Federación Mexicana de Futbol abriera una investigación de oficio por los hechos. Propone PAN restringir alcohol en estadios En un intento por erradicar la violencia en los partidos de futbol, la fracción del PAN en el Congreso local propuso prohibir la venta de cerveza en el interior de los estadios a partir del inicio del segundo tiempo de los juegos. La diputada panista Yanira Gómez García presentó hoy la iniciativa en la que pide que sean modificadas diversas leyes, entre ellas el Código Penal estatal, en su artículo 61, para restringir el expendio de bebidas embriagantes. En la exposición de motivos, Gómez se refirió a los “pseudo-aficionados” de Tigres y Rayados, que transforman su fanatismo en agresividad a causa del consumo de bebidas de implicación etílica, como ocurrió –desde su punto de vista– en el pasado juego de liguilla entre los equipos del norte de México. “Importante es tomar en cuenta de que ante la existencia de dicho fanatismo, no podemos descartar que muchos de ellos han mezclado ese odio con el alcohol, lo cual ha mostrado un detonante que arriesga la vida de sus personas, y de aquellos que sólo buscan seguir el deporte como una disciplina que une a la familia. “No podemos seguir permitiendo que los estadios de futbol sean refugio de actos delictivos que lleguen a incluir la muerte. No podemos seguir permitiendo que las instituciones deportivas no reconozcan la peligrosidad del fanatismo y seguir vendiéndoles alcohol sin preocupación alguna. No podemos seguir arriesgando las vidas de quienes sí apoyan el deporte y buscan inculcarlo”, expuso. Por su parte, el legislador priista Héctor García propuso que sea elaborada una lista de aficionados sancionados, con el fin de que los clubes locales activen un código rojo de expulsión si los detectan al ingresar a alguno de los estadios de la entidad. También señaló que estas personas, detectadas como violentas, deben ser vetadas e impedírseles el ingreso a los recintos deportivos.