La mejor noche de CR7: anota tres goles y Portugal le empata a España

viernes, 15 de junio de 2018
IUDAD DE MÉXICO (apro).- En el mejor partido hasta ahora en Rusia 2018, España, el equipo de la nueva generación de jugadores que hace tres días estrenó director técnico con Fernando Hierro, remontó en dos ocasiones, pero no pudo derrotar al Portugal de Cristiano Ronaldo, quien dejó de manifiesto que un sólo hombre sí puede cargarse en la espalda un equipo, evitar la derrota y salir del estadio con un empate (a tres goles) que les sabe a victoria. Amanecía en el encuentro que se disputó en la cancha del estadio Olímpico de Sochi, cuando CR7, quien disputa a Lionel Mesis la etiqueta de mejor jugador del mundo, convirtió de penal el primero de los tres goles que marcó en el encuentro. Era el minuto 3, cuando una bicicleta de Ronaldo al ingresar al área encontró el contacto de la pierna de Nacho que el árbitro sancionó como tiro penal. El delantero estrella del Real Madrid disparó certero hacia el palo izquierdo de David de Gea y marcó el 1-0 para los portugueses. Dueño del juego, Portugal tuvo dos contragolpes que no terminaron en gol por la inoperancia de los acompañantes de Cristiano. Y luego, la Furia Roja, fiel a su estilo de acariciar y tocar el balón, comenzó a cambiarle el rostro al duelo. Al minuto 23, llegó una joya de gol de Diego Costa. El brasileño-español recibió un pase largo, con un codazo desplazó al defensor Pepe, aguantó el balón, perfiló al marco rival, hizo un doble recorte a dos defensores en el borde rea y definió con una derecha potente que cruzó hacia la base del palo derecho. Con el 1-1, España pasó a total dominador del partido. El bueno juego de los ibéricos se convirtió en un agobio sobre arco portugués: un riflazo de Isco que se impactó al travesaño, un disparo del Chino Silva que desvió la barrera y un tiro de Andrés Iniesta que apenas si salió desviado. Sin embargo, dos minutos antes del final de la primera mitad, Cristiano Ronaldo fue apapachado por la fortuna. Desde la media luna sacó un disparo con mediana fuerza con dirección a las manos de De Gea, el arquero del Barcelona, quien atacó mal el balón y lo dejó escapar hacia el fondo de la red. Fue el 2-1 que le cayó como agua helada en el espinazo a los españoles. Para el segundo tiempo, el rápido empate pondría las cosas en su lugar. Al minuto 54, los españoles ejecutaron una jugada de esas que se ensayan todos los días. Silva cobró un tiro libre a segundo poste. Sergio Busquets recentró el esférico y Diego Costa, barriéndose, empujó el balón a unos centímetros de la línea de gol. España no dejó respirar a Portugal. La desventaja de 2-1 la convirtió en tres minutos en ventaja de 3-2. Al minuto 57, Isco y Silva pasearon el balón por el costado izquierdo hasta que Silva logró escabullirse de la marca y lanzó una diagonal que desvió un contrario. El balón, caprichoso, tomó dirección fuera del área. Ahí, perfilado, sin marca, apareció el defensor Nacho quien prendió el esférico con el pie derecho con tal efecto que el balón que parecía irse por la línea de meta fue torciendo el rumbo hasta pegar en el poste derecho y acabar en las redes. La historia parecía escrita. La superioridad de la escudara española no tenía discusión. Pero ocurrió lo único que podía modificar el guion. Una falta de Pique a unos metros del área sobre Cristiano. El llamado CR7 acomodó el esférico, tomó distancia, como siempre, midiendo los pasos, acompasando la respiración. El cobro fue perfecto. El balón superó la barrera por el costado izquierdo y se metió al arco ante un petrificado Egea. Ronaldo, que juega su cuarto Mundial, sumaba tres goles en tres Copas. Hoy, en 90 minutos, dobló la cuenta. Al final, Portugal festejó el empate y España rumió el reparto de puntos. Ambas escuadras sumaron su primer punto en el grupo B donde ocupan la segunda posición detrás de Irán que en el último minuto venció 1-0 a Marruecos.

Comentarios