Chilena de último minuto da ventaja a Rayados 2-1 ante América

viernes, 27 de diciembre de 2019
MONTERREY, N.L., (apro).- Con un golazo en tiempo de compensación, Rayados se impuso al América 2-1 en el trepidante juego de ida de la final del torneo Apertura 2019, celebrado esta noche en el estadio BBVA, de los albiazules. El atacante local Rogelio Funes Mori rubricó una discreta actuación al hacer un poema de diana, con una vistosa chilena en el minuto 93, para sentenciar un partido que los visitantes jugaron con diez hombres prácticamente todo el segundo tiempo. En un escenario repleto, con el que la afición de La Pandilla alentó a su equipo luego de una digna actuación la semana pasada, en el Mundial de Clubes de Qatar, donde obtuvo el tercer lugar, el Monterrey salió a proponer el partido que el América buscó no perder. La primera parte fue de escasas llegadas, con mucho trámite en la media cancha, con el equipo norteño buscando llegar por el lado derecho, donde Dorlan Pabón enviaba centros venenosos con escasa fortuna. Por los rayados, Pizarro levantó al graderío en el 8’, al sacar un zurdazo dentro del área, aunque la esférica fue engarzada por Francisco Guillermo Ochoa, que recostó sobre la derecha. Después de esa jugada, los muchachos dirigidos por Antonio Mohamed seguían empujando con el juego que lo ha distinguido, con pases largos para economizar movimientos y llegar al área rival. Jesús Gallardo, de los de rayados, volvió a hacer temblar la portería de los visitantes al sacar dentro del área un tiro que fue atajado por una pierna que se interpuso en su camino a la meta. Hasta el 28’ los emplumados inquietaron el arco rival, cuando Guido Rodríguez sacó un potente derechazo que se abrió paso entre un mar de piernas, quemando el césped, hasta que la de gajos fue desviada con un atajadón de Marcelo Barovero, que se zambulló a su derecha para evitar la caída de su arco. Al 45’ se inauguró el marcador con una jugada fortuita, que favoreció a los americanistas. En una seguidilla de rebotes por alto, Viñas quedó solo a la entrada del área chica y disparó suave de zurda. Carlos Rodrìguez, mediocampista de los albiazules, pretendió despejar de zurda pero rebanó el balòn y lo echó en su propia meta, para marcar el 1-0. El golpe fue seco para las aspiraciones de los regiomontanos que, sin embargo, respondieron de inmediato. En el 46’ cuando el silbante Luis Enrique Santander había concedido cuatro de compensación para esta etapa inicial, Stefan Medina recibió dentro del área un centro que fue peinado y fusiló a Ochoa, para igualar los cartones antes de irse al descanso, con polémica de por medio. Inicialmente el asistente señaló un fuera de juego, pero el Nazareno recurrió al VAR para revisar la apretada jugada, y terminó por avalar el tanto, con lo que los equipos se fueron al descanso con pizarra 1-1. Al inicio del segundo tiempo ocurrió la jugada que marcó el rumbo definitivo del cotejo. Sebastián Córdova, del club capitalino, fue echado por una entrada sobre la tibia de Vangioni. El juez había valorado la falta como cartón amarillo, pero en la revisión sacó la roja. La expulsión envalentonó a los muchachos conducidos por Antonio Mohamed, que al 57’ se lanzó al abordaje, al sacar a Vangioni para ingresar al holandés Vincent Janssen, que le dio mayor volumen al ataque. Los chicos de Miguel Herrera vivieron, a partir de ese momento, un asedio insoportable. Aunque demoraban la reanudación del juego y hacían tiempo con faltas que recibían, los regios les comenzaron a apedrear el rancho, con llegadas que se sentían en oleadas. Al 70’, Pabón puso a temblar a las Águilas con un trallazo que Ochoa sacó valiente, estirándose para echarla a su derecha. Al 73’ Gallardo, incorporándose al ataque, de nuevo hizo tragar gasolina a Herrera al disparar de zurda cruzado, aunque sin fortuna. En la compensación, cuando se veía que el juego se terminaría con igualada, Ochoa hizo al 91’ la atajada de la noche, al sacar de la raya un gol cantado de Janssen, que cabeceó con fuerza. El arquero internacional mexicano dibujó su silueta en el espacio para conjurar la amenaza, echándola afuera. La gran pincelada de la noche la dibujó Funes Mori. Al recibir por alto en el centro del área grande, controló de pecho y de espaldas al marco, y sin dejarla caer, hizo una pirueta para firmar el golazo, ante la inútil estirada del arquero americanista. El juego terminó con esta jugada que decretó la victoria parcial de Rayados 2-1. La vuelta se jugará el domingo 29 a las 20:00 horas en el Estadio Azteca