AMLO: 'estoy bateando arriba de 300”; inaugura el Salón de la Fama

miércoles, 20 de febrero de 2019
MONTERREY, N.L. (apro).- El presidente Andrés Manuel López Obrador inauguró hoy el Salón de la Fama del beisbol mexicano, ubicado en el Parque Fundidora. Se necesitaron tres años y una inversión de 400 millones de pesos para edificar el nuevo recinto de los inmortales de la pelota nacional, hecho con ladrillo rojo y con bóvedas, que es considerado el museo de beisbol más moderno de América Latina. El oaxaqueño Alfredo Harp Helú, propietario de los Diablos Rojos del México y patrocinador del proyecto, agradeció al gobierno de Nuevo León que le cediera el terreno que albergará a más de 190 inmortales del rey de los deportes desde 1939. El recinto cuenta con exhibiciones temporales y permanentes de tesoros del deporte, así como auditorio para conferencias, biblioteca, sala de proyección de películas, tienda de artículos oficiales, jaulas de bateo y pitcheo, áreas de juego familiar y un mini estadio. En las diferentes salas se hace referencia a quienes han dado lustre al deporte con sus récords y sus grandes proezas deportivas. Al corte del listón acudieron la titular de la Comisión Nacional del Deporte, Ana Gabriela Guevara; el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez; el alcalde Adrián de la Garza, y Fernando Valenzuela, exjugador de los Dodgers de Los Angeles. Al tomar la palabra, antes del recorrido inaugural, López Obrador, apasionado del deporte, recordó que en el presupuesto federal del presente año hay rubros etiquetados para la creación de escuelas donde puedan ser formados instructores de beisbol. https://twitter.com/lopezobrador_/status/1098336689955659776 “Se aprobó en el presupuesto para este año una partida para fomentar el beisbol. Se van a crear escuelas, academias en distintas partes del país. Escuelas para que los jóvenes puedan estudiar una carrera, como maestros de educación física y al mismo tiempo que practiquen beisbol”, dijo. Refrendó su pasión por el este deporte: “Los que han jugado béisbol saben lo que significa el salir de la escuela, de la primaria, dejar los zapatos y a jugar béisbol, desde niños. “Dejar los zapatos, porque en el trópico no se acostumbra mucho a usar zapato, no es nada más que no se tenga para comprar un par de zapatos, sino que anteriormente se andaba descalzo. “En mi tierra, en mi agua, casi andaba uno desnudo, porque tampoco se usaba mucho la camisa, ni los zapatos y así a jugar béisbol con pelotas hechizas, con bates hechos también por la misma gente”, recordó. Dijo, “no por presumir”, que en secundaria era prospecto para Grandes Ligas. “Fíjense que es tanto el afecto que le tengo al béisbol que, dicho sea de paso, todavía juego y todavía macaneo, y estoy bateando arriba de 300, así como ven. “Tengo el dedo de esta mano torcida desde entonces, porque era yo center fielder, tenía yo buen brazo y cubría yo mucho terreno; y salió una línea en un juego, salí por ella, me tiré de cabeza, la cogí, pero me quedó el brazo abajo y el dedo recargado en el cuerpo. “Entonces tiré, todo esto lo saben los que han jugado béisbol. Está uno caliente, no siente uno nada, sentí algo raro, y traía yo el dedo por acá. Y era cosa de ir con el curahueso, pero se fue pasando el tiempo y yo creo que le cayó rebaba y ya no lo enderecé. Y lo tengo así, porque tiene que ver con una jugada, con una atrapada en el béisbol. Por eso es mi pasión”. https://www.instagram.com/p/BuHkA7mB6_U/?utm_source=ig_web_button_share_sheet Por su parte, Harp Helú dijo que la construcción de esta catedral es “un jonrón con casa llena”, que acoge a las estrellas que brillan de día y de noche, en referencia a los jugadores, directivos, managers, ampáyers y periodistas que ocupan el recinto de 7 mil 200 metros cuadrados. Este nuevo Salón de la Fama, ubicado a un costado del canal Santa Lucía, abrirá sus puertas el próximo jueves. Las visitas serán de martes a domingo, en horario de 10:00 a 19:00 horas. El costo de acceso será simbólico, dijeron los organizadores. Este recinto sustituye al que hubo entre 1973 y 2013 en terrenos de Cervecería Cuauhtémoc.

Comentarios