Rayados conquista su cuarta Concachampions en clásico regio ante Tigres

miércoles, 1 de mayo de 2019
MONTERREY, N.L. (apro).- Rayados obtuvo esta noche su cuarto campeonato de Concachampions al imponerse a Tigres, en la final del clásico norteño, celebrado en el estadio BBVA Bancomer. El partido, trabado, terminó en esta vuelta 1-1, aunque los locales se impusieron 2-1 en el global, al haber ganado por la mínima diferencia en el juego de ida, la semana pasada, en el Estadio Universitario, de los felinos. Fue un juego que se definió hasta las postrimerías del encuentro, pues Tigres no dejó de pelear hasta el último minuto, y se acercó en el marcador cerca de la hora, aunque los pupilos de Diego Alonso se llevaron la victoria y el derecho a jugar el Mundial de Clubes, en fecha y sede que aún no han sido definidos por la FIFA. Rayados conquistó el campeonato desde el primer tiempo, a través de un penal que el árbitro Jair Marrufo marcó en el 24, cuando el defensivo de tigres, Luis Rodríguez trabó inobjetablemente a Rodolfo Pizarro, que le hizo una espléndida gambeta en el área. Nico Sánchez, que había anotado el gol en la ida, fue el encargado de cobrar raso y por el centro, para dejar sin oportunidad a Nahuel Guzmán y decretar el 1-0 a favor de los locales al 26’. Esta jugada fue lo más destacado de la etapa inicial, que estuvo marcada por un esquema defensivo de Rayados, que optó por esperar, replegado de media cancha hacia atrás, a unos felinos que no encontraron la fórmula para saltar líneas. Su apuesta fue de los contragolpes por los costados con Rogelio Funes Mori y Avilés Hurtado, que no resultaron productivos. En el complemento, Monterrey se atrincheró, jugando con el marcador, mientras los dirigidos por Ricardo Ferretti se fueron al ataque con centros repetidos que eran conjurados por el arquero Marcelo Barovero que estuvo acertado. Por el equipo de la Universidad Autónoma de Nuevo León, en el descanso se fueron Jurgen Damm y Edu Vargas, de actuaciones discretas, que fueron sustituidos por Javier Aquino y el francés André Pierre Gignac, que viene recuperándose de una lesión. Monterrey comenzó a adormecer a los Tigres, que no conseguían hilvanar jugadas y que tenían aproximaciones en base a su propia desesperación y vehemencia, por hacerse presentes en la pizarra, mientras el reloj avanzaba inexorablemente. Rayados apostó a conservar el marcador al salir, al 61’, Hurtado por César Montes. Al 70’ Funes Mori tuvo a los Tigres en un puño pero falló, al sorprender a Nahuel adelantado. Le bombeó una pelota que dio en el travesaño. Un minuto después, el atacante de la U, Lucas Zelarayán, ingresó por el zaguero Hugo Ayala. Los minutos transcurrían y Jonathan González ingresó por Carlos Rodríguez al 77’ para imponer el cerrojo. Alonso puso otro candado a la puerta, al ingresar Maxi Meza por Dorlan Pabón en el 82’. Tigres resucitó al 85’ cuando Gignac prendió con una tijera un largo centro y empató el marcador a 1-1, aunque fue el último zarpazo de los felinos que, agonizando, ya no pudieron hacer nada más, para que Rayados levantara la copa de la Liga de Campeones de Concacaf. La celebración le sabe a gloria al Monterrey, después de que en el mismo estadio, Tigres les ganara la Final del torneo de Liga Apertura 2017.

Comentarios