Mientras México niega crisis por clembuterol, la Agencia Mundial Antidopaje la exhibe

martes, 9 de julio de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Desde el pasado 1 de junio, los laboratorios acreditados por la Agencia Mundial Antidopaje (WADA por sus siglas en inglés) comenzaron a reportar los hallazgos atípicos de la sustancia prohibida clembuterol, especialmente si se trata de atletas de México, China y Guatemala o que hayan competido en esos países para evitar sancionar injustamente a deportistas que hayan comido carne en esos lugares. Lo anterior confirma que, en virtud de que México tiene un severo problema de salud pública porque la carne está contaminada con clembuterol, como lo publicó Proceso en abril de 2018, la WADA continuará con una excepción para no castigar a los atletas que de forma involuntaria consuman carne contaminada. Proceso publicó que una investigación realizada por la Conade y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) en 2014 con 42 voluntarios arrojó que basta con comer 250 gramos de carne magra para encontrar altas concentraciones de clembuterol en la orina: 938 de las mil 916 muestras de orina resultaron positivas a la sustancia (49 %). Algunas con concentraciones sumamente elevadas: hasta 4.9 nanogramos por mililitro de orina de clembuterol. En 2016, se realizó otro estudio con medicamentos. A los voluntarios se les dieron dosis controladas (pastillas) de clembuterol. En ambos estudios no se pudo concluir cuándo el clembuterol se consumió de forma involuntaria en carne contaminada y cuándo se ingirió la sustancia para mejorar el rendimiento deportivo. No obstante, la WADA fijó menos de 5 nanogramos/mililitro como parámetro para investigar que la presencia de la sustancia puede obedecer al consumo de carne contaminada. El reporte de los hallazgos atípicos (Atypical Findings o ATF) permitirá que, antes de suspender a un deportista por fallar en un control antidopaje por clembuterol, se podrá realizar una investigación para determinar si la presencia de dicha sustancia –en concentraciones bajas– obedece a la ingesta de carne contaminada.

Documento de la Agencia Mundial Antidopaje by Revista Proceso on Scribd

La WADA instruyó a los laboratorios certificados y a las Organizaciones Antidopaje (ADO) –en el caso de México es el Comité Nacional Antidopaje– de todos los países que tienen que aplicar un protocolo para la investigación y manejo de posibles casos por contaminación cárnica. Los laboratorios deben informar al ADO de cada país sobre el ATF cuando la concentración de clembuterol en la muestra de orina esté por debajo de los 5 nanogramos por mililitro. Después, la ADO deberá seguir los siguientes pasos:
  1. Preguntar al atleta si estuvo recientemente en México, China o Guatemala y si es así, si comió carne (de qué tipo, cuándo y dónde y cantidad). Aunque no se espera que todos los atletas recuerden perfectamente todos estos hechos, la ADO evaluará la explicación del atleta y cualquier evidencia presentada para corroborarla.
  2. Si la ADO está convencida de que el atleta recientemente comió carne en México, China o Guatemala, deberá evaluar si la cantidad de clembuterol consistente con el consumo de carne considerando los niveles de excreción de la sustancia de acuerdo con publicaciones científicas.
Los resultados de la investigación realizada por Conade y Cofepris –que fueron obtenidos por Proceso a través de solicitudes de acceso a la información– revelaron que se necesitan entre 140 y 170 horas para eliminar por la orina el clembuterol, dependiendo de la cantidad de carne consumida. En este caso, la ADO también debe considerar si el atleta recientemente proporcionó otras muestras de orina para descartar la posibilidad de que el bajo nivel de clembuterol detectado no corresponda a la excreción final de la sustancia que haya sido tomada para mejorar el rendimiento.
  1. Si, siguiendo los pasos descritos anteriormente, el ADO está convencido de que el ATF del atleta obedece a la ingesta de carne contaminada no habrá una violación a la reglamentación antidopaje y no se impondrá ninguna sanción. Sin embargo, según la WADA, esta decisión sigue sujeta a la apelación de cualquiera de las partes con derecho a apelar.
De acuerdo con esta nueva disposición de la WADA, cantidades iguales a 5 o más nanogramos serán consideradas Resultado Analítico Adverso (AAF) y el atleta comenzará un proceso de defensa antes de ser sancionado por incurrir en una violación al Código Mundial Antidopaje. Para poder incluir los hallazgos atípicos, la WADA modificó el artículo 7.4 del Código Mundial Antidopaje para permitir laboratorios acreditados por informar los casos de clembuterol. Cabe destacar que esta enmienda es provisional en tanto entran en vigor los próximos cambios al Código Mundial Antidopaje, en enero de 2021, así como la próxima Norma Internacional para la Gestión de Resultados. “En el caso de que la WADA identifique en el futuro otras sustancias prohibidas exógenas que puedan estar presentes en la carne puede actualizar este aviso. Confiamos en que estas instrucciones y la enmienda al artículo ayudará a las organizaciones antidopaje a que se enfrenten con posibles casos de contaminación por clembuterol en la carne y garantizará que los casos se manejan de manera justa para todos los atletas”, informó la WADA. Desde 2011, todos los casos de atletas mexicanos o extranjeros que compitieron en México no han sido sancionados. Desde esa fecha, cuando cinco seleccionados nacionales de futbol fallaron en un control antidopaje cuando se encontraban concentrados, México ha gozado de una excepción para que los deportistas no sean castigados. A pesar del problema, y de que el gobierno federal se comprometió a luchar para erradicar el uso del clembuterol para engordar el ganado (cuyo uso está prohibido en la Ley Federal de Sanidad Animal), el uso clandestino –y el tráfico de esta sustancia– continúa. La Comisionada de Evidencia y Manejo de Riesgos de la Cofepris, Rocío Alatorre, y el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), que depende de la Sagarpa, insisten en negar la existencia del problema.

Comentarios