Deportes

Roban casa de Julio César Chávez Jr. en EU; se llevan 750 mil dólares

El boxeador Julio César Chávez Jr. fue víctima de la delincuencia en EU, pues su casa en la ciudad de Los Angeles fue saqueada y reportó pérdidas de 750 mil dólares en joyas y bolsas.
martes, 27 de octubre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La casa del pugilista mexicano Julio César Chávez Jr., hijo de la leyenda del mismo nombre, fue saqueada en Los Angeles, California, según TMZ Sports, el sitio web estadunidense dedicado a las noticias sobre celebridades.

De acuerdo con el reporte, el sinaloense reportó pérdidas por 750 mil dólares en joyas, bolsas y carteras de dama.

El boxeador reportó el hecho al encontrar su casa saqueada. Cree que el robo pudo registrarse la semana pasada porque él y su familia estaban en México. Sospechan que los ladrones pudieron ingresar a la casa por una ventana del baño.

El hijo de la leyenda del boxeo Julio César Chávez y su esposa Frida relataron que entre los objetos robados estaría una pequeña caja fuerte que contenía alrededor de 600 mil dólares en joyas y bolsos de diseñador y 150 mil dólares en otros objetos.

La policía de los Ángeles abrió una investigación, pero no se ha detenido a nadie.

Según TMZ no está claro si la relación de Chávez Jr. con su esposa, quien estuvo casada con Édgar Guzmán, hijo de “El Chapo”, quien falleció en 2008 en una emboscada de los hermanos Beltrán Leyva, en Culiacán, Sinaloa, tenga alguna relación con el asalto.

Chávez Jr. ¿sigue boxeando?

En julio pasado, Chávez Jr. fue suspendido de la práctica de boxeo profesional porque se negó a que la Asociación Antidoping Voluntaria (VADA, por sus siglas en inglés) le realizara pruebas antidopaje en 2019, de acuerdo con la sanción de la Comisión Atlética de Nevada.

Después de nueve meses de ausencia, el 25 de septiembre, el excampeón mediano del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) volvió al cuadrilátero en una pelea de exhibición contra Mario Cázares, pero perdió por decisión unánime e incluso la contienda fue detenida, causando la molestia del pugilista porque aseguró que su contrincante no le ganó.

“Me pegó uno, dos cabezazos y le dan la decisión. No estoy enojado, porque no me ganó, pero es como que me trajeron para hacerme la maldad”, dijo entonces.