Cooperativa La Cruz Azul vive día álgido entre bloqueo en Gran Sur y asamblea

miércoles, 26 de agosto de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro). – La disputa por el control de la cooperativa La Cruz Azul que incluye la cementera, el equipo de futbol y todas las actividades realizadas en Ciudad Cruz Azul, Hidalgo, mantienen en la incertidumbre a 700 cooperativistas y más de 8 mil familias que dependen económicamente de la misma. Este miércoles se llegó a un álgido punto, luego de que, en la cuenta oficial de la Cooperativa La Cruz Azul, en Twitter: @CruzAzulSCL publicó el Acta de Verificación Sanitaria de Prácticas de Higiene General fechada el 24 de agosto de 2020 con el siguiente mensaje: “Por Covid-19, el gobierno de la CDMX ordena no instalar y/o celebrar la Asamblea General Ordinaria ‘convocado’ para este miércoles 26 de agosto en CDMX. El inmueble sede no está en condiciones para celebrar reuniones multitudinarias”. Ante tal situación, disidentes de la cooperativa realizaron la asamblea y anunciaron el nombramiento de Federico Sarabia como presidente y a Arturo Santos Rivera como el secretario de la cooperativa. Todo esto, en medio del escándalo sobre malos manejos de los recursos de la misma, incluyendo al equipo de futbol, realizados por Guillermo “Billy” Álvarez. Nota relacionada: Cruz Azul reconoce a grupo disidente de “Billy” Álvarez en la cooperativa Como vocales quedaron Humberto Tapia García, Jesús Tolentino, Sergio Rodríguez Reyes, Rubicel Antonio y Martha Lugo López y se eligió también al Consejo de Vigilancia. Afuera de las oficinas corporativas ubicadas en Gran Sur, se colocaron bocinas para que escucharan lo dicho en la reunión, y el vocero de la cooperativa, Jorge Hernández, informó a Record: “Hubo una disputa jurídica entre particulares. De manera muy específica entre tres. No puede, no debe secuestrar la vida democrática de más de 700 socios. No tenía cabida en ese sentido y hoy hay, prácticamente, 600 socios votando, insisto, de manera democrática y abiertamente sobre el futuro de esta organización. “De una organización que es un ejemplo nacional, de una organización que ama a México, de una organización que tiene nueve décadas como una cooperativa muy importante, como resultado del trabajo social que es muy importante. Se va a trabajar siempre, de manera permanente, con las autoridades. Nota relacionada: Giran orden de aprehensión contra “Billy” Álvarez, presidente del Cruz Azul “Aquí pueden ver un evento con todas las características legales que se llevarán ante las autoridades pertinentes para que con ello se permita el reingreso de los trabajadores y de los colaboradores a lo que es su casa”, indicó. En ese sentido, aseguró que no está en juego la estabilidad del equipo Cruz Azul, pues ha demostrado su solidez en la cancha y, en estos momentos, tiene un buen director técnico, pero siguen en espera del nombramiento de un representante. “Esperamos que sigan dándole a los aficionados las satisfacciones dadas hasta el momento”, añadió. Mientras tanto, @CruzAzulSCL publicó que “acudir a la asamblea cancelada es un grave desacato a las autoridades. Existen tres instancias legales que han echado abajo esta convocatoria. #TodosSomosCruzAzul”. Y en un video de 01:37 minutos difundió el acta de la Alcaldía Coyoacán donde establece, entre otros puntos, que: “En virtud de lo anterior y de que, en este momento el semáforo epidemiológico está en color naranja, le informo que no hay condiciones para que el inmueble citado se realicen reuniones masivas como la Asamblea prevista”. Ante los hechos ocurridos este miércoles por parte de la disidencia, en esta cuenta se insistió en que acudir a la asamblea es incurrir en desacato y un documento calificado como falso supuestamente emitido por Antonio Lemus Cabrera, director de Protección Civil, en el cual verificaron el lugar para cumplir con los protocolos sanitarios y recomendaciones de las autoridades para realizar la asamblea en tiempos de covid-19. Lo real fue que los cooperativistas bloquearon la avenida Gran Sur, en la colonia Pedregal de Carrasco, donde se ubican sus oficinas corporativas. “El gobierno de la CDMX ordena no instalar y/o celebrar la Asamblea General Ordinaria convocada para este miércoles 26 de agosto en CDMX. El inmueble sede no está en condiciones para celebrar reuniones multitudinarias”, había insistido la cooperativa en su cuenta oficial de Twitter. En versiones diversas difundidas en medios de comunicación, el juez sexagésimo de lo civil en la Ciudad de México, José Manuel Salazar, había ordenado cancelar la Asamblea Ordinaria por el covid-19. “Se ordena al Consejo de Administración y al Consejo de Vigilancia de la Cooperativa La Cruz Azul, S. C. L., para que en un plazo no mayor a tres días naturales, publiquen [...] la orden de que éstos se abstengan a instalar y/o celebrar la Asamblea General Ordinaria de Socios convocada mediante Primera Convocatoria de fecha 12 de agosto de 2020, para llevarse a cabo el próximo 26 de agosto de 2020”, indicaron. Por eso, el grupo disidente convocó a otra Asamblea General, ahora para el 26 de noviembre a las 09:00 horas. Esta reunión se llevaría a cabo en las oficinas de la Ciudad de México, instalaciones que controlan desde hace varias semanas Víctor Velázquez y José Antonio Marín, quienes encabezan desde hace años a la disidencia, agregaron. En días pasados, los cooperativistas denunciaron que personas ajenas a la cooperativa intentaron tomar las instalaciones de Ciudad Cruz Azul, en el municipio del mismo nombre ubicado en Hidalgo. Señalaron a miembros de “sindicatos externos buscando tomar la planta por asalto con lujo de violencia sin que las autoridades intervengan”. El 6 de agosto, por órdenes de un juez, policías de la Ciudad de México intentaron tomar las instalaciones corporativas de Gran Sur, mismas que fueron entregadas a los miembros del Consejo de Administración y Vigilancia a cargo de Víctor Velázquez y José Antonio Marín. Ante tal situación, el 17 de agosto, los cooperativistas afines a “Billy” Álvarez declararon que se trató de un grave delito procesal acompañado de la toma ilegal de las instalaciones, a las cuales les soldaron las entradas, electrificaron las paredes y los muros de acero, según un socio que se videograbó identificándose con el número 2112. Entre tanto, “Billy” Álvarez está prófugo de la justicia, luego de que se giró una orden de aprehensión en su contra y, según medios locales, la Interpol emitió una ficha roja para su localización. El 26 de agosto del año pasado, los socios integrantes de la Cooperativa La Cruz Azul S.C.L. y las 8 mil familias que dependen de la empresa cementera habían denunciado que “Billy” Álvarez carecía de facultades administrativas por órdenes del Juez Tercero de Distrito en Materia Civil de la Ciudad de México. En un comunicado, en forma de desplegado publicado en Reforma, se indicó, literalmente, que la decisión del juez fue que “a fin de evitar que el señor Guillermo Héctor Álvarez Cuevas continúe ostentándose como representante legal de Cooperativa La Cruz Azul, Sociedad Cooperativa Limitada y se respete la cosa juzgada respecto a que la titularidad de la representación de dicha empresa la tiene el Consejo de Administración, como órgano ejecutivo de la asamblea general, se ordena suspender y paralizar todas las facultades que ostente indebidamente”. Fechado el 24 de agosto, pero publicado este lunes 26, los abajo firmantes se dirigen al presidente Andrés Manuel López Obrador; a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; a la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo; y al consejero Jurídico, Julio Scherer Ibarra, en el que les informan lo siguiente: “La legalidad se ha restablecido al interior de la Cooperativa La Cruz Azul S.C.L. Esto, mediante la resolución dictada por el Juez Tercero de Distrito en Materia Civil de la Ciudad de México, quien en completo apego a la ley y respeto al estado de derecho en el que vivimos, hizo cumplir una sentencia firme que había sido inobservada arbitrariamente por Guillermo Héctor Álvarez Cuevas desde 2013, personaje que ahora carece de facultades administrativas, restituyéndoselas al Consejo de Administración, de conformidad a lo dispuesto por el artículo 41 de la Ley General de Sociedades Cooperativas”. Después de señalar que durante varios años han luchado por reestablecer el orden democrático dentro de la Cooperativa, por fin se le han devuelto las facultades legales y legítimas al Consejo de Administración “y así terminar con la era de más de tres décadas de abusos, opresión, acoso y terror jurídico”. Durante treinta años, añadieron en el comunicado, “Billy” Álvarez “y su camarilla”, corrompieron al Poder Judicial y a otras instituciones para poder actuar con impunidad y anular la voz de los cooperativistas con persecuciones y fabricación de delitos, presentando documentos apócrifos, actas alteradas y testigos inexistentes, delitos que incluso concluyeron en encarcelamientos. Empleados de la cooperativa Cruz Azul denuncian hostigamiento y acoso de la directiva. El 28 de septiembre de 2018, las esposas de trabajadores de la Cooperativa La Cruz Azul denunciaron que la actual directiva ha fabricado delitos a los empleados para amedrentarlos, por lo que pidieron el apoyo del senador Jorge Carlos Ramírez Marín para que se vigilara el desarrollo de la asamblea en la que serán elegidos los próximos directivos, este sábado 29 y no se realizó. “Estamos viviendo un hostigamiento insoportable. Las autoridades se han prestado al juego sucio de esta administración y han admitido demandas sin ningún fundamento”, denunciaron entonces. Por eso, indicaron, habían formado la asociación civil “Cruz Hada”, con la que buscan hacer pública la situación que viven los trabajadores disidentes, y garantizar la seguridad de sus esposos y familias. “Queremos que la gente sepa lo que está viviendo Cruz Azul. Es un terror el que estamos viviendo, ya no podemos seguir así”, detallaron. En su oportunidad, Ramírez Marín anunció que solicitará a los presidentes de las comisiones de Economía y Trabajo, y a los integrantes de la Mesa Directiva del Senado de la República, que se mantengan atentos al desarrollo de la próxima asamblea e intervengan ante la posibilidad de que el hostigamiento persista. “Ojalá que podamos poner un ojo en este proceso que se va a llevar a cabo el sábado (29). Y en lo que se refiere a esta senaduría, personalmente me referiré hoy al secretario de Economía para pedirle que dicte medidas adicionales para verificar el desarrollo de esa Asamblea, y al procurador general de la República para que revise rápidamente la falta de sustancia de estos procesos, que es la parte más vergonzosa de esta disputa”, apuntó. Sostuvo que no se trata sólo de un proceso ordinario en una empresa, sino de garantizar el libre ejercicio del corporativismo en una compañía mexicana insignia. “Vale la pena que las autoridades estén muy pendientes de lo que ocurra. No es Cruz Azul, es el cooperativismo mexicano, es una empresa insignia y, sí, tenemos que asumir la responsabilidad de cuidar lo que vaya a pasar. Esta es una exhibición grosera de abuso de poder, y eso es precisamente lo que se resolverá en la cooperativa”, añadió entonces.