Asesinan al boxeador José 'El Gallito” Quirino en Tijuana

viernes, 4 de septiembre de 2020
CIUDAD DE MEXICO (apro).- El boxeador José “El Gallito” Quirino perdió la vida el jueves tras ser baleado afuera de la Clínica 36 del IMSS de la colonia Las Torres Parte Alta de su natal Tijuana. Los hechos se habrían suscitado alrededor de las 14:45 horas del jueves en la calle Zaragoza de la referida colonia, mientras el boxeador se encontraba a bordo de su automóvil. Quirino, de 25 años, fue trasladado a la Clínica 36 del IMSS, donde según varias versiones, le fue negada la asistencia médica por no estar afiliado, pese la gravedad de su estado físico. El boxeador murió afuera de la clínica del IMSS, según reportó el periódico local El Imparcial. “Las primeras versiones apuntaban de que no fue recibido por no ser afiliado al Instituto Mexicano del Seguro Social; horas más tarde la institución hizo una aclaratoria sobre que una mujer pidió ayuda para el pugilista a las afueras de la clínica y el guardia en turno les indicó por dónde podrían auxiliarlos”, publicó el diario local. De acuerdo a la publicación, una patrulla escoltaba el auto donde se encontraba Quirino, a la vez que solicitaba ayuda afuera del hospital. “Uno de los oficiales indicó que perdió la vida en el asiento trasero. En las imágenes se aprecia que recibió varios impactos de bala del lado del copiloto”. El pugilista era hijo del excampeón del mundo de peso super mosca de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), José “Gallo” Quirino. Al momento de su muerte, “El Gallito” tenía un récord de 20 victorias, tres empates y tres derrotas con nueve nocauts. Su pelea más reciente la realizó el 23 de febrero en el Auditorio de Tijuana, donde perdió frente a Joel Córdova. La muerte de José Quirino fue confirmada por la promotora Zanfer: “Lamentamos el sensible fallecimiento del joven boxeador José Briegel Quirino. Le enviamos nuestras condolencias a sus familiares y amigos. ?Descanse en paz”, publicó la empresa en sus redes sociales. Se desconoce el motivo crimen, así como la identidad de los agresores.