Diego Armando Maradona

Mavys Álvarez revela detalles de su relación con Maradona: drogas, abusos, violencia...

La cubana expresó que al paso de los años tiene pena de sí misma por saber que fue parte de esa relación con 16 años, pero fue una experiencia más en su vida. “Simplemente me dejé llevar. Él me cayó bien, me deslumbró. Fue una relación consentida”.
viernes, 8 de octubre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – Después de 20 años, la cubana Mavys Álvarez rompió el silencio y contó la violenta relación que mantuvo por 3 años con Diego Armando Maradona –muerto el 25 de noviembre de 2020--, cuando ella tenía 16 años, mientras el futbolista argentino se había instalado en la clínica La Pradera, en La Habana, Cuba, para tratar su adicción a las drogas, en el año 2000.

“Yo era una niña. No tenía maldad alguna. Él era un extranjero, un rico y se había fijado en mí. No podía decirle que no. Era un privilegio ser su novia”, señaló en entrevista exclusiva para América Noticias, de la cadena América TeVé de Miami.

La cubana expresó que al paso de los años tiene pena de sí misma por saber que fue parte de esa relación con 16 años, pero fue una experiencia más en su vida. “Simplemente me dejé llevar. Él me cayó bien, me deslumbró. Fue una relación consentida”.

Incluso, mencionó que hablaron de tener un hijo juntos y aclaró que sus actuales vástagos no son de Maradona.

“En mi ilusión, sí, lo pensé. Me hice pruebas de embarazo en mis periodos de pérdidas. Yo no estaba bien. Él quería tener hijos”.

Mavys contó como el astro del futbol la introdujo al consumo de cocaína y alcohol.

“Diego me llevó a la droga cuando tenía 16 años. En varias ocasiones él trató, estábamos en la habitación y él me insistía. Al principio no, al principio me decía que si lo tocaba me mataba y todo eso, pero después de un tiempo sí, como que se sintió solo y no le gustaba hacerlo solo. Entonces, insistió mucho, mucho, mucho, todos los días”.

Mavys aseguró que probar las sustancias tóxicas fue un error muy grande y “fue bastante difícil” salir de las drogas, pues sufría alucinaciones y la llevaron al hospital por deshidratación. “No podía ni levantarme de la cama para poder ir al baño”.

Además, dijo que la obligó a someterse a una cirugía mamaria estética para que tuviera una imagen más sexy.

“Me fueron a buscar a mi casa. Me hicieron el pasaporte en un día, viajé sola y cuando llegué me esperaba un guardaespaldas de Diego. Después fue lo de la cirugía. Mi madre no estaba presente y no tenía conocimiento de esta operación. No sé quién firmó o si pagaron para que me la hicieran ilegalmente, pero las heridas se me abrieron cuando estaba recién operada y fuimos a una fiesta con Diego, él aceleró mucho en la camioneta y casi desbarrancamos. Yo llegué llorando y él lo veía todo como una broma”.

En la entrevista, Mavys también contó que la alejó de su familia, a quienes no dejaba que la vieran para ayudarla. “Mi mamá tocaba a la puerta, llorando, pidiendo verme y él me tapaba la boca y no le abría”.

Al ser cuestionada sobre si su madre vio la relación como un modo de escapar de la realidad cubana, Mavys aseguró que nunca quiso aceptarla, pero no le quedó más remedio.

Además, aseguró que el idolatrado astro del futbol la golpeaba, la empujaba, le jalaba el cabello y la agredía físicamente de manera constante.

“Es cierto que me golpeaba, pasó muchas veces. Una vez me sacó del comedor a empujones, me metió en el auto y me agarró de los pelos cuando llegamos a la casa. No me hubiera dejado denunciar, si ni siquiera me dejó ir ese día y tampoco creo que la justicia hubiese actuado porque Fidel Castro le ayudaría a salir del problema”, afirmó.

Además, dijo que Maradona no le permitió estudiar porque no quería una novia universitaria. “Tal vez no le gustaba que tuviera que ir a la escuela en la mañana. Tenía 16 años, estaba en décimo grado”.

Asimismo, confirmó que la historia sobre meterla a una maleta para llevarla a Argentina fue cierta, aunque al final, gracias a su íntima relación con el finado Fidel Castro, obtuvo el permiso para salir de la isla e ir con él a su partido de despedida, celebrado el 10 de noviembre de 2001, en la Bombonera.

“Después de la aprobación de Fidel, yo fui a pedirle permiso para ir a Argentina” y aseguró que la foto donde aparece junto a Castro y Maradona “fue en el Palacio Presidencial”.

Mavys rechazó que contar su historia a los medios de comunicación, después de 20 años, tenga alguna relación con la segunda temporada de la serie de Amazon “Sueño bendito”, que trata sobre el tiempo que Maradona vivió en Cuba.

“Amazón no me contactó, pero tengo entendido que están haciendo una parte de la historia que nada que ver. Yo vivía en Matanzas y mi mamá vivía conmigo; viví tres años en la casa dos y había otras chicas. Yo me enteraba porque dejaban cosas”.

Sobre el departamento que le alquiló para vivir y las versiones de sus entonces vecinos sobre su aislamiento, Mavys lo admitió. “Él se molestaba si yo salía, a cualquier lugar, al mercado. Fue muy celoso. Yo, en su momento, también fui muy celosa”.

Contó que un día sonó el teléfono de Maradona y ella contestó. Era Claudia Villadañe, la entonces esposa legal de Maradona, de quien el futbolista le había dicho que estaban separados y a punto del divorcio. Le pidió que lo comunicara y, cuando lo hizo, tomó el teléfono y lo aventó contra la pared. “Se enojó mucho conmigo”.

Cuando le recordaron la entrevista que el periodista Luis Majul le estaba haciendo en aquella época a Maradona y la interrumpió porque ella fue a armarle un escándalo, Mavys se quebró y comenzó a llorar.

“Fue un momento muy duro en mi vida, yo estaba totalmente fuera de mí y pensé que alguno de los amigos de Diego me quería compartir. Estaba aterrada, pensé que estaban hablando de eso, salí con una cuchilla en el pantalón porque me imaginaba que era Ferro Viera el que armaba todo esto. Todo esto en mi mente, una locura”.

La denuncia

El 30 de septiembre pasado, la Fundación por la Paz y el Cambio Climático en Argentina presentó una demanda ante la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex) para investigar si Guillermo Coppola, Carlos Ferro Viera, Omar Suarez, Gabriel Buono y Mariano Israelit, personas cercanas a Maradona durante su estancia en la isla, incurrieron en tráfico de personas, al sacarla de Cuba cuando era menor de edad y sin el consentimiento de su madre.

“Según la propia declaración de quien sería víctima de los hechos, Mavys Álvarez le fue presentada por Carlos Ferro Viera (cuando ella sólo contaba con 16 años) al astro argentino. Era una muchacha muy tímida. Sin embargo, accedió al encuentro, no sin haberse ejercido una presión sobre la adolescente”, indicó la denuncia, firmada por el abogado Fernando Miguez, y a la que tuvo acceso Infobae.

La relación con Mavys

De acuerdo con Teleshow, Diego llegó a Cuba en enero del año 2000 junto a Claudia Villafañe, de quien se había separado años atrás. Una vez instalado en el centro de rehabilitación de La Habana, donde debía comenzar el tratamiento y Claudia había regresado a Argentina, Maradona mandó a buscar a Laura Cibilla, su gran amor de entonces, pero los celos hicieron que ella se regresara a Buenos Aires, en 2001.

Maradona acusó a Cibilla de haber tenido un romance con el animador del Hotel Meliá de Varadero. Por eso, le pidió a Carlos Ferro Viera que lo acompañara al lugar a investigar y se hicieron amigos del sujeto, quien confirmó que nunca hubo nada con su ex y le presentó a Mavys Álvarez, quien estaba en la zona.

Mavys tenía 16 años y era muy tímida. Los cubanos no podían hablar con extranjeros porque eran sancionados por “asedio al turista”, pero no se resistió al escuchar el apellido del futbolista, el jugador más famoso del mundo. Así lo conoció y se regresó a Matanzas, donde vivía, hasta que Maradona la mandó a buscar.

Ferro Viera la convenció de ir a ver a Maradona si llevaba a su mamá, su abuela y su novio. Poco después, Mavys dejó al novio y comenzó una relación con Maradona, quien la iba a ver a Matanzas, hasta que le alquiló el departamento cerca de La Padrera, donde estaba internado por su adicción a las drogas.

La relación siguió hasta 2004 y fue paralela a las intermitentes relaciones con Cibilla y otras mujeres en La Pradera. Mavys lo sabía, pero cuando apareció Adonay Frutos, la cubana terminó el romance.

Comentarios