Carli Lloyd

Carli Lloyd, el espejo donde las jugadoras del presente se miran

Representó a su país en cuatro Juegos Olímpicos, jugó cuatro Copas del Mundo y ganó en dos ocasiones, en 2015 contra Japón y en 2019 contra Francia.
lunes, 1 de noviembre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Carli Lloyd es una grata influencia para las mujeres futbolistas y niñas que aún sueñan con serlo, es una pionera del balompié femenil que deja un lugar irremplazable en el deporte.

El pasado 26 de octubre, la jugadora estadounidense Carli Anne Lloyd jugó su último partido con la selección de Estados Unidos, después de pasar 17 años vistiendo la casaca de las barras y las estrellas. Es la jugadora con mayor impacto en el equipo estadounidense y una de las mejores futbolistas de la historia. 

En la destacada carrera de 22 años de la nacida en Nueva Jersey, los números hablan por sí solos: jugó cuatro Copas del Mundo y ganó en dos ocasiones, en 2015 contra Japón y en 2019 contra Francia. Representó a su país en cuatro Juegos Olímpicos en los que conquistó tres medallas: dos oros (Pekín 2008 y Londres 2012) y un bronce (Tokio 2020).

Además, se convirtió en la primera jugadora de Estados Unidos que logra anotar en cuatro Juegos Olímpicos.  

Carli Lloyd no era la jugadora más talentosa con la que contaba la selección de Estados Unidos, sin embargo, su trabajo, constancia, dedicación, tenacidad y su implacable búsqueda de superación la convirtieron en la mejor del mundo. Por eso ganó el Balón de Oro en 2015. 

La capitana Lloyd será recordada como una leyenda en el campo de juego, marcando goles desde media cancha, fallando algunos pases para después dar el alma; recuperar el balón y compensar los errores. Se le recordará por su liderazgo y sus goles en momentos clave.

Pero la leyenda de Carli Lloyd se explica por mucho más que triunfos en las canchas. Es una representación que el mundo del futbol femenil está hambriento por replicar. 

Hoy en día, el futbol femenil sigue exigiendo y creando sus propios espacios en un sistema patriarcal donde las jugadoras son criticadas o enaltecidas por su belleza y feminidad, sexualizando al deporte mismo. 

Por ello, destacar una carrera futbolística de esta magnitud no es común. Lloyd forma parte de una minoría que todos los días busca que sus sueños y los de muchas mujeres que quieren jugar futbol sean valorados y respetados, logrando hacer del deporte una profesión que les dé independencia. 

Lloyd es una luchadora por la igualdad de género. El activismo que llevó a cabo junto con la selección estadounidense, sin duda es un parteaguas que pone las cartas sobre la mesa para buscar revolucionar la actualidad y mejorar las condiciones del deporte femenil en todo el mundo.

La importancia de destacar y aplaudir a estas mujeres que luchan y ganan es dignificar su carrera, tienen un valor específico por méritos propios. Crean modelos bien fundamentados y empoderados que cargan de representatividad a las nuevas generaciones. 

Le recuerdan al mundo que las mujeres podemos competir y ganar en el futbol.

La lucha que comenzó con Lloyd y sus compañeras de equipo en busca de la equidad salarial es el primer paso y el más importante, porque nos dice a las demás mujeres que es posible que juntas continuemos la lucha. 

Comentarios