Tokio 2020

Las arqueras le sacaron jugo a la pandemia

Entrenando en los patios de sus casas, en cocheras, en la calle y en los parques públicos, el equipo mexicano femenil de tiro con arco pulió su técnica para llegar como uno de los conjuntos favoritos para subir al podio en Tokio 2020.
jueves, 22 de julio de 2021

Entrenando en los patios de sus casas, en cocheras, en la calle y en los parques públicos, el equipo mexicano femenil de tiro con arco pulió su técnica para llegar como uno de los conjuntos favoritos para subir al podio en Tokio 2020. En entrevista, los entrenadores Miguel Ángel Flores y David Alejandro Vélez hablan del reto deportivo que representó el confinamiento en pandemia, de las fortalezas de su equipo y de los rivales a vencer en la justa olímpica. 

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- A contracorriente, en un fin de semana ajetreado y decisivo en el clasificatorio de París, el equipo femenil de tiro con arco logró su pase olímpico en la última oportunidad que se le presentó.

El 20 de junio último las arqueras Aída Román, medallista olímpica en Londres 2012; Alejandra Valencia, monarca panamericana y cuarto lugar en Río 2016, y la juvenil Ana Paula Vázquez vencieron al representativo de Italia (5-1) en el match que les aseguró el boleto a Tokio 2020 y la disputa por el oro en el Preolímpico de París, donde Ana Paula, el nuevo rostro del tiro con arco mexicano, lanzó la flecha ganadora. 

Ya en la final, Román, Valencia y Vázquez se quedaron con la medalla dorada tras derrotar al equipo de Estados Unidos (5-3), representado por Mackenzie Brown, Jennifer Muciño-Fernández y Casey Kaufhold. 

“Pero el momento en el que México puso su reclamo en los juegos en realidad vino de un partido anterior (cuartos de final): abajo 4-0, y casi  eliminado por Indonesia, el trío mexicano lanzó una remontada que culminó en un desempate perfecto, mostrando la calidad necesaria para competir en los Juegos Olímpicos”. De esa manera reconoció la Federación Internacional de Tiro con Arco (FITA) los logros de la tripleta tricolor por medio de una reseña del Preolímpico de París que subió a su sitio en internet. 

Finalmente México derrotó 5-4 a Indonesia tras reponerse de la desventaja de 4-0, que parecía definitiva rumbo a la cita olímpica. Aún más, la FITA, organización mundial encargada de regular las normas en las competencias de esta especialidad, también publicó en su página oficial el video de dicha contienda como un ejemplo de que nunca hay que darse por vencido. 

El equipo femenil mexicano de tiro con arco recurvo acude a Tokio 2020 dispuesto a levantar la presea que se le negó en Río 2016, después de sus logros en Londres 2012, donde Aída Román y Mariana Avitia, en el plano individual, regresaron con la plata y bronce, en ese orden. 

Para este desafío, la selección tricolor tiene varios puntos en su favor. Por poner una muestra, después de Mackenzie Brown –número 12 del ranking mundial de la FITA– los primeros cinco lugares del continente americano pertenecen a las mexicanas Alejandra Valencia (15 en el mundo), Ana Paula Vázquez (19), Valentina Vázquez (30) y Aída Román (38). 

“Afortunadamente, somos de lo mejor en el continente, y a nivel mundial el equipo luce muy fuerte”, dice el jefe de entrenadores nacional de tiro con arco de la rama varonil, David Alejandro Vélez, quien también colabora con Aída Román. 

A lo anterior se suma que “en las tres copas del mundo realizadas en el presente año estuvimos en el podio por equipo femenil: en la primera copa se ganó plata; en la segunda, el bronce, y en la tercera se repitió la presea de plata. Quiere decir que se tiene un óptimo nivel”, agrega el entrenador. 

Valencia, cuarto lugar en los Juegos Olímpicos Río 2016, y Ana Paula Vázquez encabezan las recientes clasificaciones en las copas del mundo. Lo anterior reafirma al equipo femenil de tiro con arco como una de las mayores esperanzas en Tokio 2020. 

El entrenador de esta selección femenil, Miguel Ángel Flores, tiene claros los alcances de esta tripleta en Tokio 2020. “Por experiencias y estadísticas, México debe estar entre los primeros cinco equipos, tanto en el ranking y en la calificación. Nos vamos a dar un buen entre con todos los demás. Estamos preparados y buscaremos llegar a lo más alto”, promete. 

Recuerda que el equipo femenil, integrado por Alejandra Valencia, Aída Román y Mariana Avitia, logró el subcampeonato en la copa del mundo en la Ciudad de México y que por ello las expectativas son muy altas. 

En octubre de 2017 México aseguró la presea de plata al perder 6-2 con Corea en la final del Campeonato Mundial de Tiro con Arco, en el Zócalo de la Ciudad de México, en la modalidad de equipo femenil de tiro con arco recurvo. 

Vázquez. La nueva figura. Foto: Especial

Técnica y físico

Miguel Ángel Flores revela las características de cada una de sus discípulas: “Alejandra Valencia es una atleta de talla internacional, muy reconocida y respetada en el mundo. Posee un par de cualidades muy buenas: tiene buena técnica y buen ritmo de disparo. En el equipo, cuando se tira con tan poco tiempo, es una ayuda muy importante que llegue una atleta que le corresponda abrir la serie con buen ritmo. 

“Alejandra se para en la línea con mucha decisión, con mucha determinación. Lo anterior ayuda para que el equipo vaya creciendo. De manera individual ha registrado muy buenas marcas. Es la atleta mexicana, o latina, que más veces ha vencido a las número uno del mundo: las coreanas. Desde ahí tenemos un buen parámetro. 

“Aída Román es muy disciplinada –continúa–, de gran carácter, muy competitiva y fuerte. Físicamente está muy bien trabajada; tiene un físico impresionante, combinada con una técnica que estamos depurando, además de su experiencia. También es capaz de vencer a cualquiera. 

“Ana Paula también viene con gran trabajo técnico y físico. Es una atleta muy fuerte. Sabe escuchar, siempre me cuestiona y me pide un extra para saber cómo mejorar el pequeño detalle.”

Valencia. Categoría internacional. Foto: AP / Moisés Castillo

Mejorar en la adversidad

En abril pasado, Ana Paula Vázquez, de 20 años, rompió el récord continental en la Copa Mundial de Tiro con Arco en Guatemala, tras completar una ronda de clasificación con 680 puntos. 

Alejandra Valencia, de 26 años; Aída Román, de 33 años, y la propia Ana Paula se adjudicaron la medalla de plata de la Copa del Mundo de Arquería, a finales de junio último en París, donde Valencia también sumó el bronce en la modalidad mixta. 

En mayo reciente el equipo volvió a colgarse la plata en la segunda etapa de la Copa del Mundo de Arquería, en Lausana, Suiza, donde Alejandra también se colgó el bronce en mixto con Luis Álvarez. Luego, a mediados de junio, el equipo ganó el oro en el clasificatorio (preolímpico) realizado en París. Una semana más tarde se colgaron la presea de plata en la tercera copa del mundo, que también tuvo como sede la Ciudad Luz. 

El rendimiento del equipo femenil alcanza para aspirar al podio, considera Vélez, consciente de que en el caso del tiro con arco influyen muchos factores, y la mayoría son externos. “Ahí sí depende mucho del día porque las muchachas tienen el nivel para competir con calidad por cualquier medalla. Se ha visto al mejor arquero del mundo, que en el mejor día de su vida rompió su récord, rompió la marca internacional, todo lo hizo muy bien, pero al día siguiente se lo despacharon a la primera”, expone. 

El camino para acceder a Tokio 2020 no fue nada fácil para el equipo femenil, que tuvo su primera oportunidad de clasificar previo al brote de la pandemia de covid-19 en la copa del mundo de 2019, donde ganaron la plaza olímpica de manera directa las primeras ocho tripletas de la clasificación. 

Flores: "Estamos preparados para lo más alto". Foto: www.gradanorte.mx

Luego, la FITA repartió los lugares de manera individual y por continentes. México recibió su oportunidad en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 para el equipo mixto y de manera individual. Por su parte, Valencia, quien acude a sus terceros Juegos Olímpicos, logró su boleto en la modalidad de arco recurvo individual en el selectivo de enero de 2020, en las instalaciones del Centro Deportivo Olímpico Mexicano. 

Antes, la propia Valencia consiguió dicha plaza para el país en el Campeonato Mundial de Tiro con Arco realizado en S-Hertogenbosch, Holanda, en junio de 2019. La mexicana aseguró el pase al superar en flecha de desempate a la francesa Audrey Adiceom (10-8). 

El último llamado a Tokio 2020 para el equipo tricolor fue en el Preolímpico de París, donde se otorgaron tres plazas. 

En su última escala a los Juegos Olímpicos, la selección femenil se concentró desde abril último en el Centro Nacional de Desarrollo de Talentos Deportivos y Alto Rendimiento (Cnar), después de un año de que estuvo cerrado por la pandemia. 

Vélez reconoce que el cierre temporal del Cnar causó “una gran afectación. Realmente a todos nos sacó de equilibro. Fue un impacto muy fuerte. Sí, nos corrieron del Cnar, sí nos cerraron las instalaciones y en los estados tampoco se nos permitía entrenar. Sin embargo, lo tomamos como si fuera el tiempo ideal para priorizar la técnica”. 

En plena pandemia, dice, la mayoría de los arqueros entrenaron en los patios de sus casas, en las cocheras, en la calle y en el parque de la esquina. Buscamos los medios para seguir cumpliendo con los entrenamientos, con la característica de, en lugar de meter puntos, corregir los aspectos técnicos, el detalle fino. En muchas ocasiones no teníamos el tiempo para corregirlo. 

“La burbuja sanitaria fue una nueva forma de entrenamiento, de muy alta exigencia, porque no es normal estar encerrado, no salir por miedo y la posibilidad de contagio. Y se pierden los días, la continuidad de la semana, y lo único que se hace es entrenar, descansar y comer. ¿Y qué pasó con mi vida, con mi escuela, con mis objetivos? 

“Aprovechamos y explotamos esa parte con videollamadas, análisis de video, todo a larga distancia. Y se cumplió. Muchos de los arqueros se pulieron, estéticamente se ven mejor; están más fuertes, más controlados, más seguros y, a juzgar por los resultados, están bien.”

En contraste, el aspecto emocional “se vio muy afectado: todo el tiempo estuvimos con la incertidumbre de qué iba a pasar, si nos concentramos o no, estoy en riesgo o no estoy en riesgo, y ¿qué sucede si me contagio? Tenemos a dos psicólogas que trabajaron a distancia con los muchachos dos o tres veces por semana, checando todo, y, sobre todo, buscando la calma emocional de los deportistas porque el trabajo sí se comprometió muchísimo”. 

Corea está entre los equipos femeniles a vencer en Tokio 2020. “Es el principal titán. En el transcurso de las copas tuvimos muchos enfrentamientos contra India y, hasta el momento, no logramos ganarle. Pero hay un punto bueno: en las contiendas que hemos sostenido contra Estados Unidos, que es un equipo fuerte, se ha logrado la victoria. 

“Antes, Corea era la corona, pero ahora ya varios países tienen el mismo nivel, entre ellos México. La balanza ya se equilibró. Ahora sí que aquel que se cuidó más y preparó mejor, va a demostrar quién es quién…”, sentencia Vélez.

Otros rivales de gran nivel son los equipos de Taipéi y China, dice. “De ahí para abajo todos lucen muy parejos. Estados Unidos, Rusia y Alemania llevan conjuntos muy fuertes y competitivos. Por alguna razón clasificaron, porque son muy fuertes”.   

Reportaje publicado en el número 2333 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 18 de julio de 2021.

Comentarios