Sobre el espionaje a Scherer, una carta de Carriedo a Aristegui, Emeequis y Artículo 19

Señor director: La primera semana decembrina de 2006 la revista Proceso junto con la revista Etcétera, en sus respectivas versiones impresas, publicaron un amplio reportaje de mi autoría sobre el inaceptable y obsesivo espionaje gubernamental del que fue víctima Julio Scherer García, quien ha dejado un hueco que difícilmente podrá llenarse en el periodismo.

Espionaje perverso (Proceso 1570) by Revista Proceso

Por considerarlo de interés para sus lectores, anexo la carta aclaratoria que mandé a la periodista Carmen Aristegui, quien difundió el lunes 12 en su noticiario un trabajo muy similar al que publicamos en 2006 en Etcétera y Proceso, pero ahora bajo la firma de Jacinto Rodríguez y Lucía Vergara (con el respaldo de la revista Emeequis, MVS y Artículo 19), quienes omitieron inicialmente citar el trabajo original ya publicado, pese a sus evidentes similitudes con este nuevo, y luego trataron de justificar esta situación diciendo que no lo citaron porque no lo conocían dado que “ni siquiera” sabían de “su existencia” (en ese tono). En realidad, al menos el autor del texto (subdirector en Emeequis), sí había consultado el que se publicó en Etcétera y en Proceso, sí sabía de su existencia (viene citado como fuente de consulta en el libro de Jacinto Rodríguez “La otra Guerra Secreta”), pero no lo citó. Fue una decisión, no falta de conocimiento. Respeto el trabajo que ha realizado Jacinto durante años, pero aquí me parece que hay una falta de ética por consultar algo, no citarlo y publicar con otra redacción, los mismos datos, el mismo tema y hasta las mismas fotos (sin duda con algunos datos no menores y muy relevantes que yo sí reconozco como aportación de su trabajo y sí estoy enterado de su existencia). La falta de ética e incluso de rigor se incrementa cuando en este nuevo reportaje afirma que don Julio Scherer no conoció esos documentos que acreditan el espionaje del que fue víctima (claro que sí los conoció), y sugiere que fotos ya publicadas hace años son una “aportación” periodística producto de la paciente y obsesiva investigación. En realidad los documentos ya estaban agrupados en versiones públicas derivadas de solicitudes de acceso a la información desde 2006, con fácil acceso y no en hojas perdidas o en cajas que pedazo a pedazo en los pasillos del Archivo General de la Nación se fueron recolectando por una investigación. Durante años Jacinto sí ha trabajado como nadie con paciencia y dedicación en otros documentos. En estos no. Como señalé en mi carta aclaratoria anexa, los lectores y radioescuchas pueden comparar los trabajos y sacar sus propias conclusiones. Por ejemplo, dice mi reportaje que Scherer fue “blanco de una incansable y puntual vigilancia por parte del régimen priista”, y el de Jacinto que fue “blanco del espionaje del gobierno en turno”, mi reportaje dice que en 1976: “Scherer visitó a Cuauhtémoc Cárdenas” y que “ siete obsesivas fotografías dieron cuenta de cada paso que dio para llegar a su vehículo al salir del domicilio del ingeniero”, imágenes que también se publicaron en 2006 pero que durante la entrevista para presentar el “reportaje especial” de Emeequis, MVS y Artículo 19 este lunes, Jacinto consideró que precisamente esas fotografías eran “otra de las aportaciones que tiene esta investigación” (la suya). Coincido en que lo importante a final de cuentas es difundir la información que es pública y no propiedad de nadie en particular, y en que es legítimo que cada quien vaya a documentos fuente y escriba con los ángulos que considere apropiados al respecto, pero sin omitir deliberadamente citas, mentir o enredarse en justificaciones absurdas para algo que no fue ético. Lo que sí celebro mucho es que se puedan visibilizar los abusos gubernamentales como el espionaje en contra de Scherer y Proceso, rechazar que esas rutinas indignantes de vigilancia sigan ocurriendo y afecten a más personas y medios. Lamento en verdad esta penosa situación y naturalmente no descalifico por ello su trabajo y trayectoria, ni la de Jacinto González, ni la de Lucía Vergara y menos la de Emeequis. Reconozco que realizan un ejercicio periodístico crítico y necesario, habitualmente con mucha calidad, pero ni hablar, dadas las imprecisiones que observo, no podía quedarme callado en aras de la prudencia o de evitar enojos, tampoco habría sido ético. Saludos cordiales. Luis Miguel Carriedo Carmen Aristegui Flores Presente: Este lunes 12 de enero se presentó en el noticiario que conduces, como "aportación" periodística de Emeequis, Artículo 19 y MVS, la misma información que publiqué en 2006 sobre el abusivo espionaje gubernamental en contra del periodista Julio Scherer García, sin advertir a los radioescuchas que eso ya se había dado a conocer en las revistas Etcétera y Proceso -en sus versiones impresas y electrónicas- en diciembre de 2006, con el conocimiento del propio Scherer. Jacinto Rodríguez, quien firma junto con Lucía Vergara el "reportaje especial" presentado en tu programa con el título “De profesión, periodista”, tampoco mencionó que antes de escribir esa versión sobre el espionaje a Scherer, había consultado mi reportaje sobre el mismo tema y decidió no citarlo pese a las evidentes similitudes. Colegas de la revista Proceso y usuarios de redes sociales se percataron de esta situación y comenzaron a señalarlo de diversas maneras. Había un reportaje anterior al que se presentaba en tu noticiario que no se había citado, el cual abordaba el mismo tema y aportaba, en muy buena medida, la misma información pero con varios años de diferencia. Conozco y respeto el trabajo de Jacinto desde hace tiempo, y yo sí lo reconozco sin regateos. Creo que su conducta en este caso no está a la altura de su calidad como periodista. Me dolió su omisión, su falta de cita deliberada, aunque consideré, sin leer todavía su reportaje, que no era para tanto, que lo importante era difundir el tema, el espionaje, y que no sería necesario hacer mayor aclaración respecto a que eso no era una primicia ni una exclusiva como se sugería, porque vi que aunque hasta ese momento no se había citado mi reportaje original de 2006 ni en MVS, ni en Emeequis, ni en Artículo 19; el portal “Aristegui noticias” sí lo mencionó en una nota breve –no en la emisión de radio- aclarando que mi trabajo era previo al de Jacinto, reconociendo incluso que “en parte” era similar la información de ambos reportajes, uno de 2006 y el otro de 2015. Lo que me hace escribir estas líneas son las imprecisiones con las que Emeequis ha justificado el no haber citado mi reportaje publicado en Etcétera y en Proceso, pese a que sí fue una fuente de consulta para el suyo y ahora lo niegan. Emeequis primero guardó silencio, pese a que Aristegui noticias ya había hecho la nota aclarando a sus lectores que no se trataba de una primicia lo difundido por la mañana, que había un trabajo previo sobre el mismo tema; la página de internet de las revistas Proceso y Etcétera lo consignaron también la mañana del lunes y varios usuarios de redes sociales, quienes observaron las similitudes entre los reportajes de Jacinto y el mío. Fue hasta ese momento en que Emeequis, este martes, colocó una justificación en su página electrónica, diciendo que la información del AGN es pública, que Jacinto solo la consultó ahí y que por ello su investigación fue “de manera independiente” a la mía. Por su parte Lucía Vergara, quien también colabora con Artículo 19, afirmó en su cuenta de twitter que “jamás se consultó” mi reportaje porque “ni siquiera sabíamos de su existencia”, dijo. Es falso que “ni siquiera” supieran de la “existencia” de mi reportaje y es falso también que no lo haya consultado Emeequis antes de hacer el que se difundió el lunes. En contradicción con lo que afirma Vergara, Jacinto Rodríguez, en su libro “La otra Guerra Secreta”, cita como fuente de consulta el reportaje que supuestamente desconocía: “Scherer, obsesión de Echeverría”, el mismo que se publicó con mi firma en 2006. Sí sabían de la existencia de mi reportaje original sobre el espionaje a Scherer, sí lo consultaron pero decidieron no citarlo, pese a que como dijo Fernando Hidalgo (un usuario de twitter al que no tengo el gusto de conocer) se trata del mismo tema (el espionaje) y de la misma base de información (versiones públicas ya recabadas y agrupadas en el AGN, no dispersas en pedazos como sugiere el texto difundido), además, con las mismas fotos, con varios de los episodios iguales pero narrados con otra redacción y algunos datos distintos, esos sí adicionales y novedosos, como la reunión de Mario Moya Palencia con Scherer, que yo sí reconozco su existencia como aportación periodística relevante de Jacinto y Vergara. Los lectores y radioescuchas pueden comparar los trabajos y sacar sus propias conclusiones. Por ejemplo, dice mi reportaje que Scherer fue “blanco de una incansable y puntual vigilancia por parte del régimen priista”, y el de Jacinto que fue “blanco del espionaje del gobierno en turno”, mi reportaje de dice que en 1976: “Scherer visitó a Cuauhtémoc Cárdenas” y que “ siete obsesivas fotografías dieron cuenta de cada paso que dio para llegar a su vehículo al salir del domicilio del ingeniero”, imágenes que también se publicaron en 2006 pero que durante la entrevista para presentar el “reportaje especial” de Emeequis, MVS y Artículo 19 este lunes, Jacinto consideró que precisamente esas fotografías eran “otra de las aportaciones que tiene esta investigación” (la suya). Esas imágenes de Scherer caminando a su auto afuera del domicilio de Cárdenas, pueden consultarse en el AGN desde 2006, venían en la versión pública que obtuve a través de la ley de transparencia y están publicadas también en las páginas de Etcétera y de la revista Proceso, no son una aportación del texto publicado esta semana como se dijo el lunes en tu programa. Por estas razones pienso que hubo al menos falta de ética cuando se presentó como aportación periodística información que ya se había publicado y que sabían que ya se había publicado. Debieron citar y aclarar y no lo hicieron. Esa es mi opinión y espero en verdad que puedas compartirla con tus radioescuchas o aclarar aunque sea de forma breve, este lamentable asunto. Por otra parte, es falso, como afirma el reportaje de Emeequis, Artículo 19 y MVS, que don Julio Scherer “jamás se enteró ni tuvo idea de esas sus historias”. Sí se enteró, porque yo le mandé copia de todo el expediente que se presentó ahora como algo nuevo, porque como sabe Jacinto, Etcétera y Proceso lo publicaron desde 2006 y fue publicado en Proceso precisamente por don Julio. Los documentos sobre Scherer aludidos, son efectivamente públicos y de fácil acceso en el AGN, no propiedad de alguien en particular. La información pública es para eso, para difundirse, y en verdad celebro que se haya difundido con amplitud en un medio con gran alcance como es MVS lo sustantivo del tema, que es, más allá de quién lo publicó, el inaceptable y obsesivo espionaje del régimen en contra de periodistas y medios. La feroz persecución hacia Julio Scherer. Las fotos y buena parte de la información que publica Emeequis- Artículo 19 y MVS, se encuentran disponibles en versiones públicas que costó meses y años desclasificar, que están agrupadas y listas para consulta de cualquiera hoy, y que en lo publicado esta semana, no requieren como metodología de trabajo “paciencia y obsesión” para sacar o encontrar documento por documento, foto por foto en cajas pedazo a pedazo esparcidas por el archivo. Las principales “aportaciones” que se presentaron como exclusiva no fueron recabadas caja por caja, ya estaban agrupadas en legajos de versiones públicas. En verdad lamento tener que hacer estas aclaraciones un poco vergonzosas y la extensión de esta carta, y les digo con humildad de mi parte, que su noticiario es el que escucho, por sus trabajos de investigación con rigor y calidad, por sus mesas de análisis extraordinarias. En este caso en particular sí creo, lo digo honestamente y con respeto, que debieron citar mi trabajo y aclarar que no era una exclusiva o novedad lo que presentaban junto con Emeequis y Artículo 19, pero no lo hicieron, presentaron como primicia lo que no era primicia, como aportación algo ya publicado. Ojalá pudieran aclararlo por respeto a su audiencia. Proceso en 2006 tuvo la información y dio el crédito correspondiente. Esa es una diferencia entre Emeequis y el semanario que fundó Scherer. Ojalá que la ética también se vuelva obsesión de los periodistas. Saludos cordiales con respeto y admiración a su trabajo diario. Luis Miguel Carriedo Téllez

Comentarios

Otras Noticias