Sobre el candidato de AMLO en Quintana Roo

viernes, 25 de septiembre de 2015
Señor director: El día de ayer 23 de septiembre se presentó en la versión digital de su revista un artículo de Sergio Caballero bajo el título “AMLO candidatea a involucrado en proyecto devastador para Tulum”, donde se menciona mi nombre por lo que deseo hacer uso de mi derecho de réplica, señalando lo siguiente: 1) El autor falta a la verdad cuando me involucra en una irregular desincorporación de un terreno de 32 hectáreas en Tulum de la Universidad de Quintana Roo pues la operación realizada fue totalmente regular y apegada a derecho. Pido que si existe en el convenio firmado alguna irregularidad o ilegalidad que el autor la señale y demuestre. 2) El rector de la Universidad de Quintana Roo participa en las sesiones del H. Consejo Universitario con voz pero sin voto. La cesión del predio requirió, tal como lo señalan las leyes universitarias, la anuencia del H Consejo Universitario y la ejecución por parte del Patronato de la Universidad. No es una facultad del rector tomar esa decisión, ni ejecutarla. Es el patronato la única instancia universitaria facultada para realizar cualquier venta, cesión, renta, etc. del patrimonio universitario. El autor no investigó suficiente en las fuentes gubernamentales o con las personas que tomaron la decisión. Si lo hubiera hecho, el artículo tendría objetividad y equilibrio pues mencionaría que: 1) En el 2007, el predio mencionado ya tenía más de 11 años invadido por particulares. Las autoridades universitarias anteriores no habían logrado tomar posesión del predio y ejercer su dominio pleno sobre el mismo. 2) El predio costero que se recibe se encuentra ubicado sobre la carretera federal hacia Playa del Carmen involucra las caletas de Xcacel y Xcacelito y tiene más de un kilómetro de playas (aproximadamente 1200 metros). Por la calidad de sus playas es, en la península de Yucatán, la zona donde se recibe el mayor número de desoves de tortugas. Esta zona puede no estar catalogada con un gran valor comercial, pero en término de investigación universitaria es un lugar inmejorable para sustentar los convenios de protección al ambiente que la universidad tiene firmados. Actualmente la universidad busca el financiamiento del Conacyt para la construcción y operación, en una parte de ese predio, del Centro de Monitoreo e Investigación de la Zona Costera de Quintana Roo. Nada de eso hoy fuera posible si la universidad no tuviera la propiedad de esa zona. Una cosa es administrar por convenio un predio y otra es tenerlo en propiedad para obtener las inversiones que como ahora requiere un centro de investigación. 3) El predio de 20 hectáreas en Playa del Carmen que se recibió fue usado para construir el campus universitario de esa ciudad. Este tiene una ubicación privilegiada dentro de la zona urbana y está ubicado en la Avenida de las Universidades. Al momento de la transacción su valor fue calculado en más de 200 millones de pesos. Hoy alberga un campus, cuya inversión en obras supera los 100 millones de pesos y, gracias al valor del predio, se ha obtenido la mayoría del financiamiento por parte del Gobierno Federal. 4) Los aspectos que el H. Consejo Universitario tomó en consideración para aceptar llevar a cabo la cesión fueron los siguientes: a. La universidad llevaba más de once años sin haber podido tomar posesión del predio de Tulum por los múltiples problemas legales que enfrentaba. b. El predio de Xcacel-Xcacelito que se recibió no tenía ningún problema legal, su superficie es casi tres veces superior y la longitud de su playa superior al predio cedido. Adicionalmente, por ser un área natural protegida resultaba más interesante para las funciones sustantivas de la universidad como son la investigación y la vinculación con instituciones internacionales preocupadas por la conservación ambiental. c. El predio de 20 hectáreas recibido en Playa del Carmen le permitiría a la universidad lograr una presencia estatal en una de las localidades de mayor crecimiento poblacional del Estado. d. El campus universitario de Chetumal requería de una barda perimetral para tener una mejor protección del patrimonio universitario y los recursos económicos que se obtendrían servirían para ello. Finalmente, deseo recalcar que aunque la cesión del predio se realizó cuando era rector, son las autoridades universitarias quienes la aprobaron y ejecutaron al considerar que los términos de la transacción eran convenientes para la institución. El hecho de participar en las sesiones donde se presentó, discutió y fue aceptada la propuesta por las autoridades universitarias no me “involucra en un proyecto devastador para Tulum”. Lamento y no acepto la orientación dada por el autor al evento que menciona. Agradezco el espacio correspondiente a la presente aclaración. Atentamente Dr. José Luis Pech Várguez Exrector de la Universidad de Quintana Roo Respuesta del reportero Para nada, el “autor” falta la verdad. El doctor Pech esta involucrado en la irregular desincorporación de un terreno de muy alto valor de la Uqroo, como lo están otros funcionarios y exfuncionarios como el entonces gobernador Félix González y la exsecretaria de Educación Cecilia Loria. En un primer intento Uqroo pretendió dar legalidad a la desincorporación del inmueble a través de un proceso que implicaba la autorización del Congreso del estado. En aquella ocasión, el entonces gobernador Félix González Canto no obtuvo la mayoría de votos suficientes en comisiones legislativas y hubo cambio de planes para el proceso de desincorporación del terreno. La autorización quedó en el Consejo y el Patronato Universitarios, por cierto formado por funcionarios y servidores públicos, de preferencia egresados de la Uqroo. En aquella ocasión, el presidente del Consejo era el propio Pech Várguez, como rector de la Uqroo y al frente del patronato estaba el ahora expresidente del Instituto Electoral de Quintana Roo, Carlos Soberanis, quien salió de ese organismo, tras ser amonestado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación por incumplir con la distritación legislativa. Soberanis actuó de manera parcial y en favor del partido del Gobernador, es decir de Félix González. En aquel entonces el PRI se oponía la nueva distribución de los distritos legislativos. La “invasora” curiosamente era una funcionaria publica. Cecilia Loria, ex secretaria de Educación y en ese entonces secretaria técnica del gabinete del gobernador Félix González Canto. Los terrenos que obtuvo la Universidad, la playa de Xcacel-Xcacelito y un predio en Playa del Carmen, lo pudo haber obtenido la Uqroo, sin necesidad de permutar su predio de Tulum. Pero, además, de acuerdo con testimonios de diputados de aquel entonces, estos terrenos ya estaban bajo la administración de la Uqroo. En el caso especial de la playa del Xcacel-Xacelito, se trata de una franja de terreno sin valor comercial porque es un área natural protegida de carácter estatal, sin posibilidad alguna de algún desarrollo inmobiliario, a no ser que sufra un cambio de uso de suelo. Por otra parte, el gobierno del estado no tiene mecanismos eficientes para atender las áreas protegidas estatales. En los hechos, la Uqroo le terminó haciendo un favor al gobierno del estado. Por otra parte, el terreno de 20 hectáreas en Playa del Carmen, fue entregado a la Universidad el 22 de mayo de 2007, según lo publicado en una edición extraordinaria del Periódico Oficial del estado de esa fecha, en el tomo II, número 24, séptima época. Durante la celebración del 16 aniversario de la Universidad, el gobernador Félix González Canto anunció que ese predio había sido expropiado para la construcción de un campus de la Uqroo en esa ciudad. Es decir, no hubo ningún intercambio, el terreno de Playa del Carmen ya estaba listo para ser entregado a la Uqroo. El doctor Pech argumentó temas de fondo, para darle y darle vueltas al asunto de que participó en la desincorporación de un terreno costero de la Uqroo en favor del Instituto del Patrimonio del Estado (Ipae) y que el gobernador Félix González, en la opacidad, vendió a un grupo de inversionistas para un mega desarrollo que ahora se le conoce como Aldea Zamá. Y claro, que el Dr. Pech no lo acepte, es obvio. Por lo demás, resulta curioso que ahora el doctor Pech sea “Defensor de la Soberanía Nacional" cuando siendo rector de la Uqroo, no defendió el patrimonio de la Uqroo, y menos un predio tan valioso, como el que tenía en esa casa de estudios en la costa de Tulum. Sergio Caballero reportero

Comentarios

Otras Noticias