PAN niega cualquier tipo de relación con el narco en Chihuahua

miércoles, 3 de enero de 2018
Señor director: Con un afectuosos saludo, deseo compartir con usted y sus apreciables lectores, en mi carácter de presidente del Comité Directivo Estatal del Partido Acción Nacional en Chihuahua, algunas consideraciones y aclaraciones respecto al contenido del artículo publicado en el portal de la revista Proceso el pasado 7 de noviembre del año en curso, con el encabezado "Caso Breach: Corral solapa narcopolítica del PAN", en el que de forma directa se señala que "Los narcopolíticos como autores del asesinado (de Miroslava Breach) se desvanecieron en la investigación, quizá porque están coludidos personajes del PAN, como Mario Vázquez Robles, expresidente estatal y actual director de Servicios Públicos del gobierno municipal de Chihuahua y Alfredo Piñera Guevara, exvocero de ese partido ". Deseo, primero que nada, precisar que tanto el señor Mario Vázquez Robles, así como el señor Alfredo Piñera Guevara, son miembros activos del Partido Acción Nacional desde hace varias décadas y ambos cuentan con una amplia trayectoria de servicio a la sociedad y al Partido en nuestra entidad. El primero de ellos ha desempeñado el cargo de presidente municipal del municipio de Santa Isabel, funcionario federal como director del programa Aserca de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Recursos Hidráulicos y presidente del Comité Directivo Estatal del PAN en Chihuahua en dos ocasiones y actualmente como funcionario de la administración del municipio de Chihuahua. El segundo se ha desempeñado durante muchos años como titular de comunicación social, al servicio del Gobierno del Estado durante la administración estatal de Francisco Barrio Terrazas, en el Congreso del Estado al servicio del Grupo Parlamentario del PAN y durante los último cuatro años como secretario de Comunicación Social del Comité Directivo Estatal, cargo que sigue desempeñando actualmente. En este sentido, me parece importante puntualizar que ambos militantes panistas, desde sus respectivos cargos y funciones partidistas, han enfrentado la problemática que generó la incursión del narcotráfico en la política y con oportunidad presentaron las denuncias procedentes, tanto ante la autoridades correspondientes como ante la opinión pública, tal y como lo consignan las diversas notas periodísticas publicadas por ustedes mismos, algunas de ellas firmadas por la periodista Miroslava Breach; desde el 21 de junio del 2012 bajo el título "PRD y PAN denuncian intromisión del narco en sierra de Chihuahua", el 9 de julio del 2012 "Consigna narco en el triángulo Dorado: votar por el PRI", el 7 de junio del 2013, "Por amenazas del narco, PAN decide no participar electoralmente en dos municipios de Chihuahua", el 4 de junio del 2015 "El narco impide a candidatos hacer campaña en zona serrana de Chihuahua" y "Denuncian panistas ataques en la Tarahumara", publicada el 4 de junio del 2016, por ejemplificar solo con algunas de las más relevantes. En el contenido de artículo firmado por Álvaro Delgado, al señalar a nuestros compañeros como miembros de la "narco política" en el estado de Chihuahua y acusar al gobernador del estado, Javier Corral Jurado, de solaparlos para desviar la investigación del artero crimen de la periodista Miroslava Breach, ocurrido el pasado 23 de marzo, se infiere que el PAN de Chihuahua está vinculado al narcotráfico y que tanto Mario Vázquez Robles, como Alfredo Piñera Guevara y el propio gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, forman parte de esa "narcopolítica" que el periodista denuncia, por lo que me permito realizar las siguientes precisiones y/o aclaraciones: 1.- El Comité Directivo Estatal del PAN en Chihuahua, incluyendo su dirigencia y sus funcionarios partidistas, niegan definitivamente tener o haber tenido cualquier tipo de relación, vínculo o trato con personas o situaciones relacionadas al crimen organizado o personas que actúan fuera de la ley. 2.- Al no existir evidencia o prueba alguna que contradiga lo señalado en el párrafo anterior, reconocemos públicamente y avalamos la trayectoria, honestidad y verticalidad de la conducta de nuestros compañeros militantes señalados en dicho artículo, Mario Vázquez Robles y Alfredo Piñera Guevara, así como del gobernador del estado de Chihuahua, Javier Corral Jurado, a quienes les brindamos todo nuestro apoyo y voto de confianza en el desempeño de respectivos cargos al servicio de los chihuahuenses. Finalmente, deseo expresar públicamente mi amplio reconocimiento hacia las autoridades procuradoras de justicia federales y estatales de Chihuahua, por los avances logrados en la investigación y detención del presunto autor intelectual y ejecutor del lamentable asesinato de nuestra amiga, la periodista Miroslava Breach y confiamos que en breve serán detenidos el resto de implicados en este grave hecho cometido en contra de una familia chihuahuense, del gremio periodístico y de la sociedad en general. Respetuosamente Licenciado Fernando Álvarez Monje Presidente Comité Directivo Estatal del PAN Chihuahua Respuesta del reportero Señor director: Es extraño que dos meses después de que publiqué el artículo “Caso Breach: Corral solapa narcopolítica del PAN”, en el portal del semanario Proceso, el presidente estatal de este partido, Fernando Alvarez Monge, envíe una carta sólo para defender a dos de sus militantes y a su jefe político, el gobernador Javier Corral. Se publicó mi artículo el 2 de noviembre, no el 7, como erróneamente dice Alvarez Monge en su carta, cuando Corral estaba paralizado por el asesinato de Miroslava Brench y la impunidad del caso acumulaba más de ocho meses. Por eso lo escribí, porque Corral se comprometió a esclarecer el asesinato de su “amiga”, como él mismo me lo dijo en entrevista publicada en Proceso, y fue él quien afirmó también que los autores del homicidio eran “narcopolíticos”. Mi artículo se nutrió de información pública y también de lo revelado en el reportaje de Olga Aragón publicado en Proceso, el 28 de octubre, en el que se citan testimonios de personas que identificaron las voces de panistas que presionaron a Miroslava Breach y a Patricia Mayorga, corresponsal del semanario, para que revelaran las fuentes de sus reportajes sobre narcopolíticos postulados en las elecciones de 2016. “--¿Quiénes son esos panistas cuyas voces ustedes reconocieron? “--Alfredo Piñera Guevara (titular de Comunicación Social del PAN en el estado) es uno de ellos –dijo uno de los testigos, que como los demás solicitó omitir su nombre. “Otra voz, revelaron, es de Mario Vázquez, entonces dirigente estatal del PAN y actualmente director de Servicios Públicos Municipales en la administración de la panista María Eugenia Campos Galván, en la Ciudad de Chihuahua”. Sobre este reportaje nadie, ni los involucrados ni Alvarez Monge, emitió ninguna postura. De hecho, ni el propio Mario Vázquez sabía de esa publicación, como me lo dijo en una conversación telefónica que sostuve con él un mes después de publicado mi artículo sobre –subrayo-- la impunidad del crimen. Y la respuesta a mi artículo fue una retahíla de insultos en mi contra publicada en “Cambio 16”, un pasquín de Corral, cuyo gobierno –hay que puntualizarlo-- no ha esclarecido completamente aún el asesinato de Miroslava Breach. Según la información en el juicio, ha quedado clara la implicación de Piñera Guevara y del exalcalde panista de Chínipas, Hugo Amed Schultz Alcaraz, al menos como “mensajeros” de narcotraficantes, no así, hay que decirlo, del exdirigente estatal del PAN Mario Vázquez. Alvarez Monge niega que el comité estatal del PAN en Chihuahua, “incluyendo su dirigencia y sus funcionarios partidistas”, tenga o haya tenido cualquier tipo de relación, vínculo o trato con personas o situaciones relacionadas al crimen organizado o personas que actúan fuera de la ley. Eso se sabrá, en definitiva, hasta que las investigaciones concluyan sin ningún margen de duda. Alvaro Delgado

Comentarios

Otras Noticias