CEESP: "Poco usual", la contracción actual en EU

sábado, 8 de diciembre de 2001
México, D F (apro)- Aun cuando ya se aceptó, por fuentes oficiales, que la economía estadunidense se encuentra en un periodo de recesión desde marzo del 2001, si se comparan las características actuales del estancamiento con estándares históricos, se puede deducir que la contracción actual es poco usual, asegura el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) En su punto de vista sobre "El ciclo económico y las utilidades en Estados Unidos", el organismo del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) explica que hay indicadores que no se han deteriorado significativamente, como puede ser el caso del empleo Respecto de las utilidades de las empresas, existe la expectativa de que éstas continuarán deteriorándose durante el último trimestre del año, para estancarse el primer semestre del 2002, y empezar a recuperarse para el segundo semestre del mismo año, señala Si bien la caída de las utilidades en lo que va del año se ve muy impactante, agrega, hay que considerar que las cifras del presente año se comparan con datos del 2000, cuyos resultados en el ámbito de la economía fueron excepcionales: el crecimiento del PIB fue de 5 por ciento, cifra récord en un periodo de casi 20 años Los datos son inusuales, sobre todo si se toma en cuenta que las estadísticas e indicadores económicos de Estados Unidos registran resultados negativos con contadas excepciones Tal es el caso de cifras sobre el Producto Interno Bruto, inversión, confianza del consumidor, indicadores líderes, producción industrial, manufacturera, ventas al menudeo, permisos de construcción para casas-habitación, etcétera Y como consecuencia de todo esto, incide finalmente en el desempeño de las utilidades de las grandes corporaciones norteamericanas El CEESP hace un análisis de lo ocurrido con las utilidades de las corporaciones en Estados Unidos durante el tercer trimestre del 2001, a raíz de la etapa recesiva que vive esa economía y del impacto adicional de los ataques terroristas del 11 de septiembre, así como las perspectivas de corto plazo Explica que las corporaciones más grandes de Estados Unidos registraron considerables descensos en sus utilidades durante el tercer trimestre del año, aun con la feroz lucha que llevan a cabo para contrarrestar las pérdidas relacionadas con el terrorismo, el cual deprimió todavía más los ingresos de las empresas Con los costos a niveles altos y los precios de sus productos hacia la baja, el ingreso neto total de las compañías se contrajo en 72 por ciento para alcanzar 30 mil 560 millones de dólares en el trimestre julio-septiembre del 2001, comparado con los ingresos de 109 mil 240 millones de dólares alcanzados en igual periodo del 2000 Estas cifras incluyen todos los conceptos que las empresas engloban en gastos y ganancias Los ingresos en el sector asegurador giraron dramáticamente, al pasar de una utilidad de 3 mil 700 millones de dólares el año pasado, a una pérdida de mil 640 millones en el tercer trimestre del 2001 La misma situación ocurrió con la industria de aviación, la cual pasó de una ganancia de 736 millones en el tercer cuarto del 2000, a una pérdida enorme de 2 mil 390 millones en el 2001 Ambas industrias también registraron pérdidas durante el segundo trimestre del año Estos datos preliminares fueron elaborados por Dow Jones & Co, la cual sigue la trayectoria de cerca de mil 700 de las compañías más importantes en Estados Unidos Estas empresas forman parte del Indice Global de Mercado Dow Jones Hasta la primera semana de noviembre, mil 370 de las compañías habían reportado ingresos para el tercer trimestre y, por lo tanto, están incluidas Un resultado final para todas las compañías estará disponible para finales de año Si se considera la debilidad de las cifras más recientes, muchos economistas piensan que el ciclo de ingresos corporativos aún no se ha alcanzado; se tienen, por ejemplo, los comentarios de JP Morgan, que considera que los crecimientos de las utilidades se van a dar hasta el tercer trimestre del año entrante, y a partir de entonces se espera un repunte muy poco significativo La única noticia positiva, si es que puede considerarse como tal, es que la fuerte caída de ingresos del tercer trimestre fue ligeramente menor a la registrada durante el segundo trimestre del año, de 76 por ciento Sin embargo, los datos del tercer trimestre presentan su problemática peculiar Las compañías, en su mayoría aceptan diversos cargos durante el último cuarto del año, con objeto de comenzar el año con libros lo más "limpios" posible Adicionalmente, los analistas esperan más costos asociados con los ataques terroristas, los cuales aparecerán a finales de año, debido a que las compañías no han terminado su contabilidad con respecto de los desastres Analistas de Standard & Poors en Nueva York son de la opinión de que el efecto de los ataques terroristas se verán reflejados sobre todo en el último trimestre que en el tercero Desafortunadamente, dice el CEESP, las compañías han estado previniendo a los analistas de que sus estimados de ingresos son demasiado altos y hay que corregirlos, por supuesto, hacia la baja Compañías de todo tipo han estado luchando con precios hacia la baja debido a que la inflación se ha tornado en deflación para una gran cantidad de bienes; pero los costos tienden a subir Para el tercer trimestre del año, el índice de costo del empleo aumentó en uno por ciento, incluyendo un incremento de 16 por ciento en el costo de prestaciones a los empleados, comparado con el segundo trimestre En tanto, el índice de precios al productor, excluyendo alimentos y energía (lo que se conoce como inflación subyacente), declinó 05 por ciento en octubre comparado con septiembre De esta forma, las compañías están siendo afectadas en tres frentes: un descenso en el volumen de ventas, reducción de precios y costos ascendentes La vertiginosa caída de las utilidades demuestra que el auge de inversión y gasto registrado en años pasados ha hecho que las compañías se confíen en el volumen para hacer dinero La compra de equipo nuevo aumenta intereses o gastos de depreciación Estos son generalmente costos fijos y, a diferencia de los laborales, no se pueden recortar cuando los ingresos se debilitan Como resultado, muchas compañías reportaron ventas sin incremento alguno, o hasta ligeros aumentos durante el tercer trimestre, pero caídas de dos dígitos de sus utilidades No obstante que la inversión se está retrayendo de forma importante, las empresas están pagando aún o depreciando maquinaria y equipo adquirido dos años atrás

Comentarios