Sepulta Abascal promesas foxistas

lunes, 21 de enero de 2002
México, DF - El 29 de noviembre, Francisco Salazar, entonces asesor de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS), tomó el teléfono y, antes de irse de vacaciones a Washington, decidió mover la última pieza del juego iniciado por Carlos María Abascal Carranza para poner en jaque el proyecto de reforma laboral que tanto le incomodaba: despidió al encargado de los trabajos de la misma, el coordinador técnico de asesores especiales, Pablo Retes La estrategia funcionó El despido del hombre de todas las confianzas del entonces secretario de Previsión Social, Rafael Estrada Sámano, lo llevó a presentar su renuncia ante Abascal, y con ello se dio mate a los primeros intentos por impulsar una reforma de fondo, según se desprende de la carta de separación del cargo enviada por Pablo Retes al secretario del Trabajo Así, la imposición de Abascal en la discusión sobre los temas de la reforma laboral sepultó otra de las promesas de Vicente Fox: la modernización y los grandes cambios de fondo en la materia Diferencias de fondo Al siguiente día de la llamada telefónica, Retes, panista con más de 18 años en el partido y cercano colaborador de Estrada Sámano desde los tiempos en que trabajó con él en la Procuraduría General de la República (PGR), dirigió una carta al secretario del Trabajo, donde ponía sobre el papel los verdaderos motivos por los que fue removido del cargo: "Las profundas diferencias de forma y fondo con la estrategia, los contenidos y el alcance del proceso de modernización y actualización de la legislación laboral" La autenticidad del documento, del que apro tiene copia, fue ratificada por el propio Retes, quien además desmintió al secretario Abascal sobre "los motivos personales" que provocaron la salida de Estrada Sámano y su equipo "Esto tiene que ver con una visión de proyecto distinto y no con problemas personales", dice el abogado Si bien la STPS no ha sido considerada una de las dependencias más importantes del gabinete, sí lo era para los panistas la coordinación de los trabajos para la reforma laboral, por tratarse de uno de los cambios más importantes planteados por la administración foxista Pero lo que nunca imaginaron los panistas, hoy exfuncionarios de la secretaría, es que Abascal impusiera su visión, tanto en la forma como en el fondo de las discusiones A través de una carta de seis cuartillas dirigida al propio secretario, de la cual también apro tiene copia, Pablo Retes deja en claro los motivos por los cuales se tomó la determinación de retirarlo del cargo, llamando a las cosas por su nombre: "Las verdaderas causas que motivaron su decisión de prescindir de mis servicios? así como señalar, una vez más, las profundas diferencias de forma y fondo con la estrategia, los contenidos y el alcance del proceso de modernización y actualización de la legislación laboral" El texto del excoordinador técnico de asesores especiales retoma lo que ya antes le habían hecho saber a Carlos María Abascal, tanto él como su jefe, Rafael Estrada Sámano, a través de un texto de siete cuartillas titulado "Replanteamiento estratégico para el proceso de modernización y actualización de la legislación laboral", y entregado el 30 de agosto Dicho documento contenía "un diagnóstico de la problemática" originada por la forma en que Abascal decidió iniciar los trabajos de discusión El texto del 30 de agosto se elaboró "con el objetivo de identificar las causas que tenían entrampado el proceso, y de proponer alternativas de solución En dicho documento advertíamos la necesidad de modificar la estrategia, ya que de lo contrario, a nuestro juicio, existía el riesgo que se frustrara la posibilidad de sacar adelante la reforma laboral" La historia comenzó en junio pasado, cuando Abascal decidió que la secretaría debería ser sólo "facilitadora" de las discusiones para elaborar un proyecto de reforma laboral, que luego se enviaría a la Cámara de Diputados El objetivo de Abascal era que dicha propuesta entrara en noviembre al Congreso de la Unión, para su discusión Pero, según la estrategia de Abascal, los legisladores no podían votar ni opinar, serían convidados de piedra, lo que generó malestar entre diputados y senadores, quienes finalmente decidieron no participar Un elemento más, y considerado el más grave, fue que Abascal pretendió que en la mesa de los trabajos de la reforma laboral todo se tomara por "consenso", por "unanimidad", mientras el equipo de Estrada Sámano prefería que ellos presentaran un documento elaborado a partir de las propuestas de la Unión Nacional de Trabajadores, el Congreso del Trabajo, empresarios, investigadores y reglas de derecho comparado Después, la propuesta se sometería a discusión, y ahí se iría decantando para, ahora sí, tomar decisiones por acuerdo, no por consenso o imposición alguna Estos tres elementos fueron fundamentales para Estrada Sámano y su equipo, quienes en todo momento los rechazaron, sin embargo, siguieron trabajando, pero al cabo de tres meses, al no tener resultado alguno sobre las discusiones, decidieron enfrentar el problema, empezando por elaborar el texto de siete cuartillas, donde le hacían ver a Abascal cada uno de sus errores; además, le explicaban cómo las discusiones estaban llevando a la tumba la posibilidad de presentar un proyecto de reforma laboral En el texto se hacía también una serie de propuestas para reencauzar el proceso de discusión, pero Abascal no quiso escuchar, y ese 30 de agosto su reacción fue tomar el texto y, antes de concluir su lectura, echarlo a la trituradora de papel Pero aunque ya no quería saber del documento, Retes y Sámano se lo hicieron llegar nuevamente, antes de abandonar la secretaría Hoy el texto se encuentra en las oficinas del nuevo subsecretario de Previsión Social, Francisco Salazar Sáenz Los obstáculos a una verdadera reforma laboral La lucha dentro de la Secretaría del Trabajo se manifestaba de mil formas En su carta de separación del cargo, el abogado Pablo Retes deja ver los obstáculos que tanto el Congreso del Trabajo (CT) como los empresarios han puesto para evitar una verdadera reforma laboral de fondo "El peso específico que la secretaría tiene en el proceso de reforma, al estar totalmente subordinada a lo que dicten lo intereses de parte de los sectores, por más legítimos que éstos sean, así como la resistencia del Congreso del Trabajo y, en alguna medida, de los empleadores, a realizar cambios de fondo, trae aparejado el riesgo de que la actual administración termine avalando un proyecto de reformas que no responda ni a las exigencias de cambio que hay en la materia ni a los principios, valores y objetivos de un gobierno emanado de Acción Nacional", dice Y en este punto insiste que esta aclaración no significa que tanto Estrada Sámano como él pretendieran que la propuesta del PAN, en materia laboral, fuera el punto de partida, sino que pedían que también fuera tomada en cuenta, al igual que la de otros partidos y sectores "Hay que reconocer sin ambages que, a pesar de la representatividad que puedan tener los organismos que participan en el proceso, "ningún actor del poder público o social puede arrogarse, con exclusión de otros, la facultad de constituirse en el interlocutor único" Uno de los primeros problemas que enfrentaron los trabajos fue definir el temario Los empresarios pidieron al grupo de abogados del subsecretario, Rafael Estrada Sámano, encargado de los trabajos de la reforma, que se reviviera el anteproyecto del Código de Procedimiento Laboral, elaborado en el sexenio pasado con la participación del CT, pero la UNT se negó a ello, pues aunque incluye cambios, deja intactos los controles corporativos y sindicales Después, los empresarios propusieron a los abogados que se partiera del anteproyecto que elaboró el exsubsecretario del Trabajo, Javier Bonilla, con la iniciativa privada, también durante el sexenio pasado, pero en esta ocasión quien se opuso a ello fue el propio equipo de Estrada Sámano, pero más tarde llegó la orden del secretario, Carlos Abascal, de que se partiera de dicho texto Finalmente no prosperó, ya que la UNT amenazó con levantarse de la mesa Tocaría más tarde el turno a la UNT, la que pidió que la discusión partiera de los 20 compromisos firmados por Vicente Fox durante su campaña, y que incluyen: condiciones de trabajo dignas y justas, libertad sindical y democracia sindical, y una contratación colectiva legítima En dichos puntos se establece el registro público de sindicatos y contratos colectivos; respetar el derecho de los trabajadores a pertenecer o no a un sindicato, sin ningún tipo de hostigamiento, discriminación o persecución a la disidencia sindical; que la elección de las directivas sindicales sea a través del voto universal, secreto y directo; eliminar los contratos de protección patronal y todo tipo de corrupción, extorsión, presión y violencia contra los trabajadores; suprimir todas las restricciones que imperan en la práctica laboral para lograr el pleno cumplimiento de los derechos colectivos, como la huelga Y finalmente los 20 compromisos consideraban el establecimiento de leyes contra la impunidad, que contemplen medidas aplicables a las autoridades gubernamentales o a particulares que no respeten la ley o la apliquen discrecionalmente La propuesta de la UNT fue rechazada de manera tajante por el sector empresarial y por el CT Al cabo de unos meses, el equipo de abogados de Estrada Sámano logro configurar un documento que terminó por molestar a Carlos María Abascal El doctor del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM y catedrático de la UAM, Alfonso Bouzas, recuerda el primer ?corchete? que se puso a la propuesta de la UNT para discutir todo el artículo 123 de la Constitución, y que tiene que ver con el apartado "A" y "B" de los trabajadores El sector oficial (CT) se negó a que se discutiera el apartado "B", y dijo: "No, a esto no venimos, yo no vengo a modificar la Constitución", y ante eso, el sector empresarial también manifestó su rechazo a revisar dicho apartado El rechazo de Abascal Pero estos sólo fueron los puntos de partida en los que todavía el secretario Carlos María Abascal no se involucraba de lleno; su rechazo a varios de los puntos propuestos por el equipo del panista de cepa, Rafael Estrada Sámano, quedaron de manifiesto cuando se negó a aceptar en su totalidad un documento elaborado por los abogados, y que incluso nunca llegó a la mesa central de decisión El documento se llamó ?Ensayo de síntesis?, y establecía una serie de artículos que fueron elaborados con base en varios documentos, tanto de la OIT como de la UNT, así como del CT, del PAN, del PRD y los 20 compromisos firmados por Vicente Fox, y otros instrumentos de derecho internacional sobre la materia Este texto se encuentra en posesión de apro Aquí algunos ejemplos de lo rechazado por Carlos María Abascal: el equipo propuso quitar ?diferencias? y en su lugar poner ?discriminación al trabajo?; en su categoría de "preferencias de vida sexual", el titular de la secretaría no lo aceptó Tampoco aceptó el establecimiento de ?candados? a los grupos empresariales; rechazó también el punto de "responsabilidad solidaria" Otra muy importante fue el rechazo a incluir la revisión del apartado "B" de la Constitución Un ejemplo de cómo la Secretaría del Trabajo no quería incluirla queda de manifiesto en la carta que el mismo senador Nezahualcóyotl de la Vega le hizo llegar a Carlos Abascal, el 2 de marzo "De la lectura íntegra del documento presentado (esto fue antes de que iniciara la discusión), encontramos que en todo momento se habla de una reforma a la Ley Federal del Trabajo, a la reglamentaria del apartado "A" del artículo 123 constitucional, pero se omite hacer mención del apartado "B" del citado artículo constitucional" Un tema más que fue rechazado por Abascal, bajo la premisa de que en otros países no había funcionado, fue el de la cogestión y coparticipación de los trabajadores en las empresas Un punto más: el equipo de Estrada Sámano quería que las juntas de Conciliación y Arbitraje quedaran adjuntas en el Poder Judicial (actualmente dependen del Ejecutivo) Algunos de estos puntos también fueron rechazados por el sector empresarial y el CT, aunque no se específica cuáles fueron en su totalidad Tampoco se aceptaba que en la mesa participaran los académicos, los legisladores y algunas organizaciones civiles La propuesta del exsubsecretario Estrada Sámano era crear una mesa paralela, donde ellos dieran su punto de vista Finalmente, el equipo pretendía que en la propuesta de reforma laboral se incluyeran o adecuaran a la LFT los acuerdos internacionales, como los de San José, que hablan de la discriminación laboral Abascal también se negó a ello