México, entre "los motores del crecimiento latinoamericano": CEESP

miércoles, 20 de marzo de 2002
México, D F (apro)- Ante la muy probable salida de Estados Unidos de su recesión, este año, América Latina enfrenta esta oportunidad en condiciones muy variadas, pues existe un grupo de países que parecen enfrentar serios problemas económicos y políticos, que ponen en duda la viabilidad de su crecimiento en los próximos dos años, afirma el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) Evalúa: "Las perspectivas de crecimiento de la región, en 2002, como producto de la recuperación de la economía estadunidense, se han visto obstaculizadas por factores específicos de cada país En los casos de Venezuela, Argentina y Colombia, la tensión política seguirá afectando la inversión y la confianza de los consumidores" Por otro lado, Brasil, México y Chile parecen ser "los motores del crecimiento latinoamericano" en los próximos dos años, siempre y cuando logren avances en sus propias reformas estructurales y eleven su competitividad, señala El CEESP hace una especial mención sobre las expectativas petroleras, y asegura que la recuperación de Estados Unidos podría elevar de manera temporal el precio del barril de crudo Los acuerdos de la OPEP para reducir la producción del crudo e incrementar su precio han tenido resultados positivos para los países productores Si bien la recesión norteamericana ha provocado que la demanda disminuya, el recorte ha logrado mantener los precios del West Texas por encima de los 20 dólares por barril La salida de la recesión en Estados Unidos y la recuperación de la actividad industrial en la mayor parte de los países desarrollado podrían elevar la demanda por el energético en los próximos meses Para los próximos meses, dice el CEESP, se espera un ligero repunte en los precios, lo cual podría llevar al West Texas a cotizarse en más de 22 dólares por barril A medida que se incremente la demanda, es probable que las restricciones de la OPEP sigan la tendencia y liberen parcialmente las restricciones a la producción, lo cual reduciría los precios, pero siempre tratando de mantener el precio por encima de los 20 dólares Sin embargo, la situación en Oriente Medio requiere de especial atención, y la reanudación de hostilidades contra Irak podría elevar significativamente los precios de los energéticos, por lo menos en el corto plazo Por lo que respecta a México, el CEESP hace el siguiente análisis: Los pronósticos de los analistas para el crecimiento del PIB de México han mejorado ligeramente desde la edición anterior La cifra esperada creció de 13 a 15 por ciento en el promedio del PIB esperado Para 2003, el pronóstico se ubica en 4 por ciento Sin embargo, las cifras más recientes sugieren que el punto más bajo de la recesión ya fue superado Un ejemplo es la industria automotriz, donde el declive en las nuevas órdenes de producción se frenó en enero En el resto de la industria manufacturera, la producción cayó en diciembre en 49 por ciento, en comparación con el mismo mes de 2000, después de haber caído 47 por ciento en noviembre, en relación con el año anterior La confianza en el ambiente de negocios comienza a mejorar, a pesar que algunos indicadores aún indican un deterioro en el aparato productivo En el caso del consumo, éste se mantuvo fuerte durante las primeras etapas de la desaceleración, pero en los últimos meses ha perdido fuerza, a pesar de un repunte en la época navideña Sin embargo, la pérdida de empleos en los últimos meses ha mermado la confianza de muchos consumidores, lo cual es indicio de que la recuperación de la industria vendrá antes que la del consumo privado Para 2002, el promedio de los pronósticos en el cambio del consumo prevén un incremento de 20 por ciento, para retomar fuerza en 2003 y crecer a 44 por ciento El déficit fiscal de 2001 se ubicó en 073 por ciento del PIB, ligeramente superior a 065 presupuestado por el gobierno La caída en el precio del petróleo y los menores ingresos en recaudación, por la menor actividad económica, contribuyeron al aumento del déficit Finalmente, a pesar de lo "impráctico y distorsionante" de la reforma fiscal, ésta ayudará a mejorar los ingresos y reducir el déficit público en 2002 19/03/02

Comentarios