La deuda pública, una bomba de tiempo

jueves, 11 de julio de 2002
Con una baja sustancial en la recaudación de impuestos, y sin posibilidades reales ?al menos en el corto plazo- de tener una reforma fiscal que garantice ingresos tributarios suficientes, la deuda pública, principalmente la interna, se está convirtiendo en una auténtica bomba de tiempo A la fecha, la deuda total del gobierno mexicano, considerando la llamada deuda contingente (no contabilizada por las autoridades), asciende a casi 35 billones de pesos, cifra que representa más de la mitad del Producto Interno Bruto El pasado 3 de julio, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público dio a conocer el informe mensual sobre la evolución de las finanzas y deuda pública al mes de mayo, en el cual se señala que la deuda reconocida por el gobierno federal (interna y externa) en los primeros cinco meses del año ascendió a un billón 679 mil 882 millones de pesos, cifra equivalente al gasto total del 2002 "Las autoridades persisten en no reconocer abiertamente que la deuda total del gobierno representa ya más de la mitad del PIB, y ante la falta de acuerdos entre los poderes Legislativo y Ejecutivo para llevar a cabo una verdadera reforma fiscal, esta deuda se volverá impagable", advierte el economista Mario Di Costanzo La información de la SHCP revela que durante el período enero-mayo del presente año, la deuda externa registró una disminución de 16 mil 800 millones de pesos Sin embargo, las obligaciones externas de corto plazo se incrementaron en casi 8 mil millones de pesos Por su parte, el saldo de la deuda interna bruta se incrementó casi 78 mil 500 millones de pesos, con lo que la deuda total reconocida por el gobierno mexicano se incremento en 61 mil 500 millones de pesos, cifra que representó un aumento de 38 por ciento durante los primeros cinco meses del año Esta situación, dice el también asesor económico del PRD en el Senado de la República, se vuelve alarmante si se considera que además de la deuda reconocida oficialmente por el gobierno, existe una serie de compromisos que obligatoriamente se tienen que cubrir A esos compromisos financieros se les ha denominado deuda contingente, que finalmente son pagos que el gobierno tiene que cubrir con sus ingresos, sean o no tributarios Al cierre de mayo, la llamada deuda contingente ascendió a casi un billón 800 mil millones de pesos, cifra que supera a la deuda reconocida de manera oficial La deuda contingente está representada, principalmente, por los pasivos derivados del rescate bancario, por el quebranto en los sistemas de pensiones, los proyectos de inversión diferida (Pidiregas), el rescate carretero y los pasivos de la banca de desarrollo El economista, exfuncionario en la Dirección General de Planeación Hacendaria de la SHCP, realizó un amplio análisis sobre la situación de la deuda pública En su documento indica que al considerar la deuda reconocida por el gobierno, más la contingente, al mes de mayo el gobierno mexicano tiene una débito total por 3 billones 477 mil 887 millones de pesos Ello significa, dice, que en la actualidad cada mexicano al nacer ya detenta una deuda de 34 mil 778 pesos, de los cuales el 22 por ciento (7 mil 651 pesos) los debe al exterior y el 25 por ciento (8 mil 694 pesos) los debe a los que invierten en Cetes y valores gubernamentales (generalmente los poseedores de esos bonos son los bancos, casas de bolsa y las tesorerías de las grandes empresas) También destaca que otro 217 por ciento (7 mil 547 pesos) la debe a los banqueros a través del Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (Ipab), el 185 a los Pidiregas (6 mil 434 pesos) y el resto a las pensiones "Resulta totalmente absurdo que la Secretaría de Hacienda no reconozca el monto real de la deuda pública y, por otro lado, implícitamente le otorgue el reconocimiento como lo hizo en marzo" Explica que la dependencia acepta en su informe de marzo, sobre finanzas y deuda pública, que los requerimientos financieros del sector público para el primer trimestre del año no reflejaron el déficit de 6 mil 3947 millones de pesos, sino que en realidad fueron de 32 mil 265 millones de pesos Esto revela, dice, que el déficit real en nuestras finanzas públicas no es el 065 por ciento del PIB, sino de aproximadamente 35 por ciento Resalta que esta situación debe obligar tanto al Ejecutivo como al Legislativo a llevar a cabo de manera urgente una reforma fiscal, que permita al gobierno federal hacer frente a sus obligaciones y, al mismo tiempo, buscar mecanismos para disminuir el costo del rescate bancario y redefinir el esquema de los sistemas de pensiones y de los Pidiregas O sea, "para mantener la viabilidad de las finanzas públicas resulta imprescindible el replanteamiento de las finanzas gubernamentales y de la política de deuda pública", considera finalmente el especialista