El campo mexicano, al borde del colapso social

miércoles, 28 de agosto de 2002
Productores de manzana tiran toneladas de fruta en Durango porque les quieren pagar a 30 centavos el kilogramo; ganaderos de traspatio se quejan de que el precio de la leche se desplomó hasta a 1 80 pesos el litro, y no falta mucho, advierten los maiceros, de que por cuartillo del grano reciban apenas la cantidad de 75 centavos Son, entre otros, las víctimas del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que no saben qué hacer con su producción, ya que no pueden competir en precios con los productos de importación que entran y que han inundado el país, provocándole un déficit comercial agroalimentario en el primer semestre del año superior a los 3 mil millones de dólares Por eso es que, multiplicados por millones en el país, a casi dos años del gobierno de Vicente Fox y a cuatro meses de la apertura casi total de las fronteras a todo tipo de alimentos de Estados Unidos y Canadá -- sin que se pague un quinto de impuesto por ello--, los productores rurales gritan, junto con empresarios, gobernadores, legisladores y académicos, que "el campo no puede más" La demanda generalizada al presidente de la República y al Senado es la de renegociar el TLCAN en el ramo agropecuario o, en todo caso, excluirlo temporalmente por lo menos tres años, a fin de evitar que el agro se convierta en la mecha que propicie graves conflictos sociales en el país Lo dicen, sobre todo, tras la embestida estadounidense al aumentar en 80 por ciento los subsidios a sus agricultores para los próximos diez años, lo que constituye, afirma un documento de la Cámara de Diputados, prácticamente una declaración de guerra contra la agricultura campesina de México La situación es tan preocupante, que hasta el panista Diego Fernández de Cevallos, presidente de la mesa directiva del Senado de la República, sostiene que la medida de Estados Unidos tendrá un efecto "desastroso" en el mercado internacional "Veo manifestaciones de desesperación de los productores, y este sector debe de ser siempre desafiante; que no valgan aspectos políticos, ni otros factores México debe impulsar una política de solidaridad con Canadá y Europa, y frenar el imperio, porque viene con todo y por todo", dijo el legislador durante un reciente debate en el Consejo Nacional Agropecuario (CNA) Frente a la inminente apertura comercial agroalimentaria establecida para el primer día del año 2003 por el acuerdo comercial, los 25 millones de campesinos que hay en el país exigen medidas de emergencia para atender la problemática del sector, pues según expusieron sus representantes el pasado 19 de junio a senadores reunidos en la Torre del Caballito, la realidad "obliga cada día más a tomar los rifles", lo que demuestra que el campo se encuentra al borde del colapso social Así lo dice también Arturo de la Garza Tijerina, presidente de la Comisión Especial de Ganadería de la Cámara de Diputados, quien cuenta que si bien este sector siempre ha sido noble, "en la última junta el comentario de los ganaderos fue de que hay que ir a comprar machetes, para ver si de esta forma sí nos hace caso el gobierno de que lo agropecuario debe ser una prioridad Porque estamos hablando de que los agricultores han cerrado fronteras en Chihuahua y que toman los puentes en Sinaloa; de que los pescadores actúan igual, y pues yo me comprometí con ellos a encabezarlos ?junto con un grupo importante de diputados--, a hacer lo mismo para que nos presten atención" Y es que resultan pocos los que no ven, luego de 8 años de un TLC en el que el único ganador ha sido Estados Unidos, a un agro que a partir del próximo año vivirá una etapa "aplastante, gris, de retroceso y de completa desventaja", dice el diputado panista Héctor González Reza Porque con todo y el "blindaje agroalimentario" que anunció el gobierno federal el pasado 8 de agosto, el futuro del campo mexicano es de mayor depauperización frente a Estados Unidos y Canadá, por la falta de inversión pública y privada para reactivar al sector rural del país Abandono total Ante esa situación, las organizaciones campesinas demandan una auténtica "política de Estado para el campo", que elimine riesgos, reduzca costos de operación, comprometa niveles adecuados de rentabilidad y aumente anualmente el presupuesto para el sector rural del país, que está en franca desventaja frente a los socios comerciales de Norteamérica Se quejan de que el abandono del campo es tal por parte del gobierno de Vicente Fox, que en sus dos años de administración ha continuado con la política priista de eliminar subsidios, desincentivar la inversión, reducir presupuesto y programas de apoyo para la tecnificación y desarrollo tecnológico Aunado a esto, denuncia el Congreso Agrario Permanente (CAP), el TLCAN no sólo no ha favorecido, sino que ha perjudicado gravemente la economía de los campesinos de México, al grado de que "los ha puesto de rodillas y los empuja hacia la insurrección" Pero no sólo eso, la reducción "brutal" de la presencia del Estado en el campo a raíz de la firma del TLCAN ha provocado que la dependencia alimentaria de los mexicanos vaya en aumento, al grado que en este año casi un 50 por ciento de los alimentos que aquí se consumen provienen del exterior y diversas ramas de producción agonicen, como el maíz, frijol, arroz, trigo, cebada, piña, hule, copra, cacao, soya, cártamo y el algodón, entre otros Estos son algunos de los aspectos medulares contenidos en el documento rector de los trabajos del XXIV Congreso de la Confederación Nacional Campesina (CNC), que desde el lunes 26 y hasta el 28 de agosto analizarán en Matamoros, Tamaulipas, gobernadores, empresarios, académicos y autoridades, ante la gravedad de la situación en el campo Entre ellos se anuncia la presencia de Carlos Slim, presidente del Grupo Carso, quien sostuvo en la pasada reunión anual del Consejo de Las Américas que al campo hay que darle tecnología y no caridad, para sacar a los campesinos de la pobreza "Lo importante --dijo el pasado 6 de mayo-- es convertir programas de apoyo en programas de desarrollo Hay que darle el pescado a la gente mientras no tenga ingreso, pero obviamente lo ideal es que aprenda a pescar" Y no es para menos De acuerdo con un estudio del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, las asimetrías del sector agropecuario mexicano con respecto al de Estados Unidos y Canadá son enormes y se agudizaron después de la firma del TLC con esos países Destaca que la competitividad agropecuaria entre las naciones que lo conforman está fundamentalmente determinada por su grado de desarrollo tecnológico, su provisión de recursos naturales y sus políticas gubernamentales de fomento rural En estos tres factores ?afirma el documento--, la inferioridad de México es notoria "Las asimetrías entre los tres países llevan a la conclusión de que, en el marco del TLC con Estados Unidos y Canadá, nuestro país es el gran perdedor" Frente al "blindaje agroalimentario" de Vicente Fox ?sin presupuesto aún definido para ello, según reveló la Secretaría de Hacienda--, se impone la realidad del campo mexicano De hecho, el multipublicitado "blindaje" busca sólo paliar los efectos de la entrada en vigor de la nueva Ley Agrícola de Estados Unidos conocida como Farm Bill, que prevé subsidios para sus granjeros en los próximos siete años por 190 mil millones de dólares, mientras aquí apenas el presupuesto para el sector asciende a unos 3 mil 500 millones de dólares al año, y si bien les va a los productores agropecuarios, en el 2003 podría llegar apenas a unos 5 mil millones de dólares Elaborado por la investigadora Blanca Rubio, el estudio de la UNAM explica el porqué de la situación perdedora de México en el sector agropecuario dentro del TLC, en la que influyen no sólo factores climáticos sino también la falta de atención gubernamental, la escasa mecanización y desarrollo tecnológico Indica que la mayor parte de las tierras agrícolas en el país son menos productivas, porque mientras la generalidad de nuestro territorio es árido y semiárido, los terrenos que los productores estadounidenses dedican a la producción de granos son sumamente fértiles, por estar expuestos a un alto grado de humedad durante todo el año Lo anterior se traduce en que mientras los rendimientos medios por hectárea en la producción de granos en Estados Unidos son cercanos a las 10 toneladas y en Canadá llega casi a siete toneladas, en México sólo ascienden a tres toneladas Más aún, la superficie promedio cultivada por agricultor en México es de apenas cinco hectáreas, cuando en Estados Unidos es de 180 hectáreas y en Canadá de 150 Respecto al acceso de maquinaria en el campo mexicano en comparación con el de Estados Unidos y Canadá, las diferencias también son abismales, revela por su parte el economista José Luis Calva En México, dice, sólo dos de cada cien agricultores pueden acceder a un tractor y una cosechadora-trilladora, mientras que en Estados Unidos 20 agricultores acceden, en promedio, a unas 150 máquinas, en tanto que en Canadá hay disponible también ese mismo número de tractores y cosechadoras para 33 agricultores El desarrollo productivo en el sector agrícola de Estados Unidos es tal, que en los últimos dos años lo llevó a aportar el 80 por ciento de las exportaciones mundiales de sorgo, el 662 de las de maíz, el 5744 de las de soya, el 25 de las de trigo y el 263 por ciento de las de arroz

Comentarios