Se quejan productores de la rentabilidad del limón

viernes, 10 de octubre de 2003
* La situación podría empeorar, advierten Colima, Col , 9 de octubre (apro)- La sobreoferta de limón mexicano provocó en los últimos doce años una tendencia a la baja en cuanto a la rentabilidad para los productores de esta fruta, y la situación podría empeorar en los próximos tres años, advirtió Sergio Martínez González, presidente del Consejo Nacional del Limón (Conalim) Durante su participación en la clausura del Simposio de Limón Mexicano, el representante de este sector presentó cifras en las que se aprecia el decrecimiento del precio medio rural del kilogramo de limón en Colima y Michoacán, principales estados abastecedores del mercado nacional De acuerdo con los datos, el precio bajó de 2 pesos promedio el kilogramo en 1985, a 140 en 2001, con el logro de su nivel más alto en 1993, al llegar a 32 pesos En tanto, la fruta michoacana pasó de 24 pesos en 1985, a 15 pesos en 2001 Martínez González señaló que en las principales tiendas y centrales de Guadalajara, Monterrey, Toluca y Distrito Federal se concentra una sobreoferta prácticamente todo el año, propiciando una especulación con precios a la baja y una tendencia a dar plazos de crédito cada vez más largos, o la venta a consignación Actualmente, dijo, el mercado nacional del limón mexicano, en lo que respecta a los mayoristas, está cautivo por las empacadoras de Colima y Michoacán “Estos mercados están altamente competidos y se hacen negociaciones de manera informal; en muy pocas ocasiones existe un contrato de compra-venta, dando lugar a que los clientes tengan un menú de opciones, lo que ocasiona que las empacadoras constantemente cambien de cliente” Sergio Martínez refirió que el limón de Colima –principal productor nacional-- históricamente ha registrado los precios más bajos pagados al productor, ya que de 10 a 15 por ciento del precio pagado por las empacadoras se queda en manos del intermediario local, que juega un papel preponderante dentro de los canales de comercialización, ya que tienen una función de facilitador, pero a su vez lacera el ingreso del productor y contribuye al detrimento de la calidad de la fruta “Los intermediarios locales –explicó-- se desarrollan gracias a la falta de una organización productiva donde existan centros de acopio formales a donde acudan la totalidad de los productores de la zona, influyendo también el hecho de que las empacadoras han entrado en el conformismo y fomentan que sean los intermediarios los que se encarguen de la compra diaria y pago de contado al productor, en un fenómeno exclusivo de Colima, ya que en otros estados el productor acude al centro de acopio y el empacador es el que directamente compra el limón” Martínez González estableció que la competencia directa para el limón de Colima está representada por Michoacán, Oaxaca y Guerrero, pero también afecta directamente a la demanda la sobreoferta que se está presentando de limón persa, de Veracruz, al disminuir en este año la rentabilidad de vender al mercado norteamericano En estos momentos, abundó, Michoacán constituye la mayor competencia, y se estima que obtendrá una mayor producción que Colima, considerando cifras preliminares que indican que tiene sembrada una superficie de más de 40 mil hectáreas con más de 30 mil en producción, y aproximadamente 10 mil en desarrollo, contra las 32 mil hectáreas de Colima, de las que 30 mil están en producción Comentó que algunas empresas empacadoras de Michoacán tienen tecnologías más avanzadas que el promedio de las existentes en Colima, lo que les permite tener un mejor cuidado de la fruta El presidente del Conalim indicó que Oaxaca, con 20 empacadoras, y Guerrero, con 5, están incrementando también su superficie, obteniendo bajos costos de cultivo, de mano de obra y de empaque, ya que los mercados en los que se vende su producto generalmente va en arpillas, sin encerrar y sin refrigeración

Comentarios