Continúa la tendencia negativa de la IED

martes, 14 de octubre de 2003
México, D F, 13 de octubre (apro)- La Inversión Extranjera Directa (IED) en México durante 2001 y 2002 cayó 20 por ciento, y para el 2003 no se vislumbra algún repunte favorable, por lo que continuará la tendencia negativa, afirmó Armando Labra Manjares, secretario de Planeación y Reforma Universitaria de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Ante tal situación, Labra Manjarrez pidió “reflexionar sobre el verdadero significado de la IED para nuestro país”, pues según cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) de 2000 a la fecha, a nivel mundial ha caído de “manera preocupante” Abundó: “Los flujos de entrada y salida de inversiones muestran estancamiento y no hay señales de que restaure la expansión que hubo en los 90” Explicó que de 1993 a la fecha, el flujo de ese indicador es negativo para nuestro país, por un monto de 123 mil millones de dólares “Debemos anticipar el futuro con nuevos ojos, nuevas circunstancias, técnicas y compromisos, porque en el aire está el destino de la IED y del país”, advirtió Labra Manjares al participar en la inauguración del seminario Internacional Los Efectos de la Inversión Extranjera Directa en México durante la década de los noventa, organizado por Facultad de Economía de la UNAM Por su parte, David Atkinson, representante del Banco Interamericano de Desarrollo en México, reveló que en los últimos 8 años el BID ha otorgado créditos al sector privado mexicano por alrededor de 350 millones de dólares para proyectos específicos Adelantó que: “Los créditos que a futuro entregue el BID, irán básicamente enfocados a la iniciativa privada”, porque ahí, explicó Atkinson, se tiene “un valor agregado financiero aún mayor en países como en México, cuya necesidad de recursos en el ámbito público, para el gobierno, también continúa” El BID fundado desde hace más de 40 años, nació con la misión básica de apoyar el desarrollo económico de América Latina y reducir la pobreza, según Atkinson Desde hace ocho años este organismo dio un cambio histórico al permitir el financiamiento directo al sector privado, sin la garantía soberana de los gobiernos de los países

Comentarios