"Ley de bioterrorismo" afectará a más de dos mil exportadores

viernes, 17 de octubre de 2003
* Hará EU escrupulosas inspecciones a envíos de alimentos y bebidas Boca del Río, Ver 16 de octubre (apro)- Ante la eventual entrada en vigor de la llamada “ley de bioterrorismo”, la Cámara de Comercio México-Estados Unidos (CCMEU) manifestó la preocupación dentro de este sector de que dicha ley paralice el flujo de exportaciones de productos agropecuarios, lo cual afectaría a cerca de dos mil 500 empresarios del ramo El director del apartado zona Golfo de la CCMEU, Alberto García Jurado, consideró que con la puesta en marcha de esa ley se podría afectar de manera inmediata a más de dos mil exportadores veracruzanos que hoy envían diversos productos a Estados Unidos y que, en su momento, “no podrán cumplir con la normatividad exigida” por la estadunidense Agencia de Alimentos y Fármacos (FDA) Con la primera fase de la “ley de bioterrorismo”, refirió que la apertura para la integración del padrón de exportadores extranjeros que envían diversos productos a Estados Unidos, “se inició una carrera contrarreloj por el cumplimiento de la información exigida por el gobierno norteamericano”, cuyo periodo fue de dos meses Durante ese lapso --explicó García Jurado al término del décimo Congreso sobre calidad que se realiza en esta ciudad-- se tuvo que recopilar información y datos muy complicados, “por lo que creemos que muchos de los productores agropecuarios no pudieron reunir a tiempo los requisitos para entregarlos a la FDA” Por ello, el representante empresarial insistió en que la reglamentación contra el bioterrorismo, que entrará en vigor el 12 de diciembre próximo, “impondrá escrupulosas inspecciones a los envíos de alimentos y bebidas a Estados Unidos”, por lo que hay temor de que en un plazo inmediato se frenen las exportaciones mexicanas, además, “hay riesgo de reducirlas considerablemente” Subrayó que “el que no cumple las normas impuestas, no exporta”, ya que la medida no sólo es para los productores agropecuarios, sino que también se incluye a almacenadores y firmas exportadoras, “es toda una cadena de requisitos que podría paralizar esta actividad” De acuerdo con sus propias estadísticas, en 2002 México exportó alimentos por un valor de tres mil 84 millones de dólares, de los cuales 90 por ciento tuvo como destino el mercado norteamericano, mientras que Canadá envió 17 mil millones de dólares en productos alimenticios, y de este total, 67 por ciento también se dirigió a la Unión Americana Sin embargo, refirió que con base en datos del Banco de México, en julio de este año las exportaciones de alimentos mexicanos a Estados Unidos alcanzaron 351 millones de dólares, una cifra inferior en 537 por ciento, “por eso hay una gran preocupación entre los empresarios nacionales” Consideró que si no se logran cumplir todos los requerimientos impuestos por la FDA, las consecuencias podrían ser negativas ya que a la caída de ventas se sumaría la afectación originada por la desaceleración económica de Estados Unidos Para el caso concreto de Veracruz, García Jurado advirtió que podría afectar de manera inmediata a unos dos mil 500 productores agropecuarios, en tanto que cerca de 240 empresas exportadoras resultarían afectadas por el posible freno a los envíos de sus productos La elevación de costos de exportación es otro asunto que también se debe tomar en cuenta, aseveró Por su lado, la especialista en legislación de comercio exterior, Diane A Macdonald, y socia del bufete Barnes-Richarson, mencionó que a pesar que esa ley es una medida de seguridad para la población norteamericana, y tiene la intención de proteger la soberanía nacional, “podría retener las exportaciones mexicanas hacia Estados Unidos” La “ley de bioterrorismo”, subrayó, tiene como objetivo principal supervisar la distribución de alimentos y, en un eventual caso de envenenamiento de comestibles vinculados con actividades terroristas, “contar con la información suficiente para impedirlo y localizar a los culpables” Aunque aceptó que es un hecho que se verán afectados los productores agrícolas, “la intención será rastrear toda la cadena si hay duda de algún producto, desde su origen hasta la ruta donde será enviado” La FDA, dijo, “ordenará a los productores de alimentos a mantener archivos de todas sus operaciones y enviar reportes de sus embarques cinco días antes que lleguen a las aduanas” Cuando los reportes sean incorrectos, aclaró, los envíos serán revisados por los agentes aduanales y la mercancía quedará retenida hasta por cuatro meses en los almacenes de la dependencia hasta que se corrijan La misma legislación, aseveró, “prevé sanciones a los exportadores que reincidan en el incumplimiento de las normas”

Comentarios