México debe enseñar a Brasil cómo crecer, dice ministro brasileño

miércoles, 10 de septiembre de 2003
Cancún, Q Roo, 9 de septiembre (apro)- A pesar de la pobreza en la que viven millones de campesinos, Brasil observa a México como beneficiario de las políticas de libre mercado y del tratado firmado con Estados Unidos, lo cual demuestra la importancia de alcanzar acuerdos sobre el acceso a los mercados de las naciones desarrolladas por parte de los países pobres Así se expresó el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Celso Morin, quien consideró que México tiene una posición especial al pertenecer a la región del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), situación que le ha permitido tener acceso a los principales mercados del mundo En cambio, para Brasil la apertura y la liberalización de los mercados para productos agroalimentarios se ha convertido en una necesidad fundamental para cubrir sus demandas de generación de divisas y de combate a la pobreza Durante la última década, indicó el diplomático, México ha capitalizado el incremento de sus exportaciones Sin embargo, prefirió no opinar sobre los efectos negativos de la acelerada apertura “Si uno mira lo que ha pasado en años anteriores, México creció mucho más, exporta mucho más, así que está avanzando mucho más que otros países, por lo que tendría que enseñar a Brasil qué debe hacer”, consideró Morin Optimista sobre los avances que se pueden lograr en la V Reunión Ministerial de la OMC, detalló que de consolidar sus objetivos de manera exitosa, el organismo multilateral tendría la virtud de cambiar el destino de la agricultura del mundo con una apertura de los mercados en favor de las naciones pobres “Tengo esperanzas de que se llegue a un acuerdo que permita una apertura total, que sea una referencia para futuras negociaciones”, dijo Morin, quien recordó los compromisos asumidos en Doha: acceso a mercados, eliminación de subsidios de exportación y esquemas de apoyo interno que no distorsionen los mercados El funcionario brasileño también fustigó el borrador sobre subsidios agrícolas impulsado por Estados Unidos y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ante el Consejo de la OMC: “El texto no abre mercado, no es un texto liberalizante, ellos (Estados Unidos y la Unión Europea) quieren mantener la protección sobre agriculturas y eso significa no abrir mercados a países en vías de desarrollo”, denunció De acuerdo con la información del gobierno brasileño, Estados Unidos otorga más de 25 mil millones de dólares a sus empresas agroexportadoras mientras la Unión Europa destina más de 45 mil millones de dólares al año En el proyecto liberalizador y social de Lula, explicó Morin, la reducción de la pobreza y la eliminación del hambre en pueblos marginados, podría alcanzarse con el incremento de exportaciones a países que importan alimentos De fracasar esta ronda de negociaciones, dijo, Brasil enfrentará serios obstáculos para reducir la brecha entre ricos y pobres: “Las consecuencias de que no se llegue a un acuerdo serían la pérdida de oportunidad de reducir la pobreza… fortalecer la democracia y la paz “Para mí, la clave es abrir los mercados de los países ricos porque ellos pueden pagar a sus productores agrícolas, mientras nosotros producimos sólo para reducir nuestras deudas, en cambio con mayores ingresos podremos generar mas trabajos, mayor riqueza y bienestar Lula sostiene que si no hay avance en agricultura a través de estas negociaciones no habrá reconversión de innumerables factores negativos”, destacó

Comentarios