Demandan organizaciones de consumidores parar practicas monopolicas en México

viernes, 16 de marzo de 2007
México, D F, 15 de marzo (apro)- En el marco del Día Mundial de los Derechos de los Consumidores, asociaciones y organismos defensores del consumidor se pronunciaron hoy por poner un alto a las prácticas monopólicas y oligopólicas que existen en México, que afectan la economía y la salud de los consumidores Además, hicieron un llamado a los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial para que defiendan los intereses públicos y dejen de servir a los corporativos Luego de denunciar la nula defensa de los derechos de los consumidores, representantes de las asociaciones Al consumidor, El poder del consumidor, Incontrare, Gyan México, Alternativa Ciudadana y el Instituto Ciudadano de Defensa de Consumidores y Usuarios, se pronunciaron por una revisión ?con la participación directa de los ciudadanos afectados y de las asociaciones de consumidores-- de las políticas públicas que influyen en la calidad de vida y la seguridad de los consumidores Laura Mendo, presidenta de Incontrare, demandó, en conferencia de prensa, revisar la naturaleza y la función de los entes públicos que defienden los derechos de los consumidores y replantear su verdadera utilidad social valorando sus resultados "¿Qué utilidad representa para el consumidor la multa que la Profeco impone a un proveedor abusivo sin un verdadero resarcimiento del daño que causó en la economía familiar de aquél? ¿Qué utilidad práctica tiene "poner sus derechos a salvo" si la Profeco no puede actuar como un verdadero defensor del consumidor ante los tribunales competentes cuando la "conciliación" falla?", cuestionó En su opinión, en principio debe adoptarse un mecanismo legal que permita integrar la atención del consumo y el consumidor mexicano en una sola instancia Dijo que la actuación "aislada e incoherente de la Conamed, Condusef, Cofepris y Profeco diluye la capacidad del Estado para asumir una verdadera defensa de los derechos del consumidor" Añadió que "la función de la Profeco, en tanto que forma parte del Ejecutivo, se reduce a amonestar y multar, pero no procura la justicia para la parte débil de la relación de consumo, que es precisamente el consumidor" Por ello, insistió que debe revisarse el concepto de "educación para el consumo", y dijo que "no debe limitarse al precio o la calidad de lo que se consume ni omitir su verdadero sentido: formar ciudadanos capaces de ejercer de modo responsable su capacidad de decisión y, sobre todo, de participar activamente en la definición de las `reglas del juego`" Puso como ejemplo los daños a la salud por la falta de regulación a la comida chatarra En este sentido, las organizaciones de consumidores se mostraron alarmadas por los impactos en la salud provocados por los cambios en los hábitos alimenticios en México, el segundo país con sobrepeso y obesidad en el mundo Dijeron que la diabetes vinculada a la obesidad es la principal causa de mortalidad De acuerdo con datos oficiales, los gastos directos e indirectos de ésta enfermedad ascienden a 23 mil millones de pesos anualmente Para Alejandro Calvillo, la asociación El poder del consumidor, el mayor impacto los sufren los estratos sociales más pobres Afirmó: "Los escolares de bajos ingresos gastan anualmente 3,463 millones de pesos en comprar comida chatarra en las escuelas, de acuerdo con la 1 evaluación de desayunos escolares del DIF, y las familias indígenas gastan a la semana 20 pesos en refrescos y menos de 10 pesos en leche" Según el INEGI, las familias más pobres gastan el 7% de sus ingresos en refrescos En los últimos 14 años, el consumo de refrescos ha aumentado 60% en las familias más pobres y se ha reducido el consumo de verduras y frutas en 30%" "Si el Estado no realiza campañas de información sobre los riesgos que significa el consumo frecuente de la comida chatarra; si no se establecen regulaciones a la publicidad y, en especial, la dirigida a los niños; si no se prohíbe la venta de estos productos en escuelas y oficinas, permanecerá el ambiente obesogénico creado por las empresas procesadoras de alimentos y sus consecuencias se mantendrán como el mayor problema de salud pública en el país", concluyó el representante de El poder del consumidor Por otra parte, en el caso de la telefonía e internet, coincideron en señalar que se convirtieron en servicios suntuosos más que herramientas de desarrollo Señalaron que, a 17 años de la privatización de la telefonía, el interés público ha dejado de prevalecer y millones de consumidores han quedado cautivos Dijeron que hay poca competencia y los reguladores están rebasados Añadieron que este sector ha amasado fortunas a costa de la economía familiar, pues sus tarifas son muy superiores a las de otros países

Comentarios