Termina la peor semana de Wall Street

sábado, 11 de octubre de 2008
MÉXICO, D F, 10 de octubre (apro)- El nerviosismo provocado por el desplome de las principales bolsas asiáticas y europeas arrastró a Wall Street que, tras una jornada sumamente volátil, cerró con una baja de 149% Wall Street cerró la jornada con el peor desempeño semanal de su historia al perder más de 100 puntos, debido a la desconfianza de los inversionistas en la efectividad del programa de rescate financiero por 700 mil millones de dólares, aprobado por el Congreso estadunidense Al mediodía, el índice Dow Jones registraba un retroceso de 544% equivalente a 46666 unidades, mientras que el Nasdaq perdía 548% (9010 unidades), arrastrados por el desplome de las bolsas asiáticas y europeas Wall Street abrió este viernes con una caída del 699%, sin embargo, cinco minutos después el deslome alcanzó 81% y se ubico por debajo de las ocho mil unidades, lo cual no ocurría desde marzo de 2003 Wall Street se veía arrastrada así por las pérdidas registradas en las principales bolsas asiáticas y europeas: Tokio (-9,62%, la peor caída de su historia), Londres (-9,07%), París (-9,78%), Francfort (-10,01%) y Madrid (-9,36%) Por otro lado, el Departamento de Comercio anunció que el déficit de Estados Unidos en el comercio exterior de bienes y servicios disminuyó 35% y se ubicó en 59100 millones de dólares Las obligaciones a diez años bajaban en el mercado secundario de la deuda y ofrecían una rentabilidad, que se mueve en sentido contrario, del 3,83 por ciento, frente al 376% del cierre del jueves Se desploma el crudo Frente a la volatilidad y para hacer frente al nerviosismo, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) convocó una reunión de emergencia de sus trece países miembros para el 18 de noviembre próximo en Viena El precio del barril del crudo de la OPEP cayó ayer hasta 7738 dólares, situándose por debajo de los 80 dólares por primera vez desde el 11 de octubre de 2007, tras un retroceso de 63 dólares respecto al máximo histórico alcanzado en julio de este año En la crisis de confianza que viven los mercados, que según los analistas están tan contaminados por el efecto psicológico de la crisis que es imposible predecir su evolución, la reunión en Washington de los miembros del G-7 es una gota en el océano Los representantes de los siete países más industrializados del mundo se reúnen, en medio de una crisis financiera global sin precedentes y crecientes llamados para que los miembros del poderoso grupo mejoren su trabajo "en equipo" Las mediadas de acción coordinada de los gobiernos y hasta de los bancos centrales no parecen sin embargo que estén dados los resultados esperados

Comentarios