Especialista anticipa inminente recesión mundial

jueves, 23 de octubre de 2008
JALAPA, Ver , 22 de octubre (apro)- En los primeros seis meses de 2009 "será inevitable" la recesión económica mundial, cuyos efectos impactarán fuertemente a los países de América Latina, afirma Carlos Moreira, investigador de la Facultad Latinoamericana de Uruguay En entrevista luego de su participación en el Coloquio Gobiernos de Izquierda en Iberoamérica del Siglo XXI, donde dictó la conferencia magistral sobre el Frente Amplio en Uruguay, Moreira subraya que en los últimos cinco años se vivió en todos los países un momento inédito de crecimiento económico sostenido, excepto en Haití Sin embargo, advierte que ante la recesión actual "viene un repliegue de la ciudadanía, un temor ante lo que va a pasar, una incertidumbre sobre el futuro, y será más difícil que haya propuestas de transformación" Para 2009 "es inevitable un primer semestre recesivo en la economía mundial, que va a impactar fuertemente en los países, situación a la que hay que agregar un problema de inseguridad ciudadana en América Latina", agrega Moreira considera que una alternativa en la región para hacer frente a la crisis es "pensar en coordinar estrategias políticas públicas en todo el continente" Se debe pensar en serio en la integración desde México hasta a Argentina, es una manera de enfrentar la globalización y la influencia de actores como Estados Unidos, ya que algunas propuestas que han surgido sobre este tema han sido muy locales, dice El experto menciona que en algunos países latinoamericanos, como Brasil, Argentina, Bolivia y Uruguay, se han creado estrategias de transformaciones de fondo, especialmente en el sistema político, así como algunas cuestiones económicas, "pero aún es difícil distinguir si realmente se han producido cambios" Refiere que en el caso de Bolivia, donde se están viendo transformaciones más de fondo, hay expectativas de cambio muy fuertes, ya que después de 15 años de reformas neoliberales aumentó la pobreza y el Estado se retiró del sistema de seguridad que brindaba protección a sectores amplios de la población Por ello, explica, "hubo demanda de cambios muy importantes, y de seguir funcionando así, no estoy seguro que en los próximos dos o tres años la demanda se mantenga, sino quizás haya una exigencia de solucionar problemas más concretos" Moreira precisa que en muchos países, particularmente en el Cono Sur, "hay una situación de desencanto", ya que hace 4 ó 5 años había grandes expectativas de cambio, pero al llegar nuevas fuerzas al gobierno, "esos cambios profundos no llegaron ni siquiera a la vida cotidiana de las personas Agrega: "Creo que los partidos políticos en estas regiones estuvieron más alineados a reformas de mercado a ultranza de los años ochenta y noventa, que ya no tienen lugar en América Latina, pero paradójicamente también hay desencanto de posibilidades de cambio" Y sostiene que el debate que hay que hacer ahora "es si la izquierda será un partido más de continuidad que de cambio o qué tipo de cambio va a impulsar en temas como la seguridad pública, la reforma de Estado, el acceso de la justicia en la mayoría, porque no está a la mano de toda la ciudadanía, y esos son temas en los que no está actuando"

Comentarios