Calderón y Carstens, reprobados en economía

sábado, 20 de junio de 2009
Si los comicios del próximo 5 de julio fueran un examen en el que se calificara la conducción de la economía nacional en el contexto de la crisis internacional, el presidente Felipe Calderón, su gabinete económico y su partido, el PAN, saldrían reprobados Es más: les esperaría una contundente derrota en las urnas Quizás por ello al mandatario se le ocurrió declarar, con optimismo ilusorio, que los indicadores recientes apuntan a un mejoramiento de la economía He aquí, pues, las cifras que lo desmienten?
Lo que ha hecho el gobierno frente a la crisis ha sido muy menor ante el cataclismo Los datos causan escalofrío: en el primer trimestre del año la economía cayó -82%; la producción industrial lleva nueve meses a la baja (la última reportada, de abril, por -132%) y sigue en picada; el propio gobierno espera un mayor desplome del PIB en el segundo trimestre Lo único que crece es el consenso entre especialistas nacionales y extranjeros (The Economist, hace unos días) en que la economía caerá en un -8% o más en todo 2009
         Eso quiere decir que el desplome de la economía este año será peor que el registrado en 1995, que fue de -62% Y se habrá convertido en "la más grave crisis económica en México desde 1929, con la Gran Depresión", dice Francisco Suárez Dávila, economista de larga trayectoria en el sector público, particularmente en el Banco de México y en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público
         Pero ese nada más es el dato comparativo que dimensiona el tamaño de la crisis actual El problema, afirma, es que a diferencia de otras naciones, sobre todo las industrializadas, que podrán salir más pronto de la crisis por la inyección masiva y rápida de recursos a sus economías, en México "la recesión va a ser más profunda, vamos a salir más tarde de ella y nuestra recuperación será insuficiente y frágil"
         La razón, acusa, es que "el gobierno mexicano está a la deriva, sorprendido, casi con la esperanza de que los estadunidenses se recuperen, y que cuando lo hagan, nos jalen un poquito"
         Y mientras el gobierno espera, los pésimos datos macroeconómicos dejan de ser una mera abstracción que poco le dice a la gente Se han traducido, en primer término, en una pérdida inédita de empleos formales
         Dice Suárez Dávila: "Nadie ha enfatizado la gravedad del problema del empleo En los últimos seis meses se han perdido 600 mil puestos de trabajo, a razón de 100 mil por mes", dice, y pronostica que esa tendencia "parece que será peor" en lo que resta del año, al extremo de que "podemos tener una caída del empleo formal de entre 800 mil y un millón de trabajos" en todo 2009
Suárez Dávila agrega otra dimensión del problema: cada año entran a la fuerza de trabajo entre 800 mil y un millón de jóvenes "Entonces, de los que tienen empleo, 800 mil o un millón lo perderán; y entran 800 mil o un millón de jóvenes que no van a tener empleo Y si a eso añadimos que tampoco existe ya la válvula de escape tradicional, que era mandar ?más bien expulsar? a unos 300 mil o 400 mil mexicanos a Estados Unidos, pues la cosa está grave Y no existe esa válvula, como sí la hubo en 1995, porque la economía estadunidense está estancada Estamos hablando de 2 millones 400 mil mexicanos en la calle, absolutamente, para este año"
Este es un extracto del reportaje que publica la revista Proceso en su edición 1703 que empezo a circular este domingo 21 de junio

Comentarios