Modifican diputados Ley de Ingresos de Calderón; obtienen 60,482 MDP adicionales

martes, 19 de octubre de 2010

MÉXICO, D.F., 19 de octubre (apro).- No obstante el revés del PRI, que finalmente no pudo regresar el IVA a una tasa del 15%, la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados realizó una serie de modificaciones a la propuesta gubernamental de Ley de Ingresos, que implicarán ingresos totales para 2011 por 3 billones 438 mil 827 millones de pesos, es decir, 60 mil 482 millones de pesos más que el proyecto enviado por el Ejecutivo el 8 de septiembre pasado.
    Tras casi 12 horas de discusión, los integrantes de dicha comisión hicieron cambios a los principales determinantes de los ingresos públicos para el próximo año. Así, de la estimación oficial de crecimiento económico para 2011, de un incremento de 3.8% del Producto Interno Bruto, los legisladores la subieron a 3.9%.
    El mayor crecimiento económico implicará, según los cálculos de la Comisión, ingresos adicionales por 16 mil 632 millones de pesos.
    El precio estimado para el petróleo de exportación, calculado por el gobierno en 63 dólares por barril, los diputados lo ajustaron a 65.40 dólares, con lo que se recaudarán 11 mil 904 millones de pesos más.
    De igual forma, el déficit público, que el gobierno federal había topado en 0.3% del PIB, la Comisión acordó subirle dos décimas porcentuales, para dejarlo en 0.5% del Producto. Con ello, que implicará un mayor endeudamiento, ingresarán 28 mil millones de pesos adicionales.
    En la que fue, acaso, la única decisión polémica, los diputados determinaron aumentar el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a los tabacos labrados, que resultarán en un aumento de 7 pesos a la cajetilla de 20 cigarrillos. Con ello, el gobierno recaudará 12 mil 076 millones de pesos adicionales.
    Las propuestas en relación al tabaco fluctuaron entre aumentos de 5 y 10 pesos. La solución intermedia fue castigar el consumo –por el que cada día mueren 150 persona, según diputados-- con un aumento de 7 pesos la cajetilla de 20 unidades, o 35 centavos por cigarrillo.
    Por supuesto, las empresas tabacaleras, cuyos cabilderos hicieron acto de presencia en la Cámara, amagaron con retirar sus inversiones del país, ante la “falta de certeza jurídica”. Fue el caso expreso de Phillip Morris y British American Tobacco.
    Aunque la iniciativa del Ejecutivo no preveía ningún nuevo impuesto, los diputados establecieron un gravamen de 25% a las llamadas bebidas “energizantes”, como Red Bull, Boost, Monster, Dark Dog, Battery y otras, que están de moda entre consumidores jóvenes, que las mezclan con bebidas alcohólicas o las usan para abatir la resaca.
    El nuevo impuesto, según el argumento de los diputados, es inhibir el consumo excesivo entre jóvenes, por los recurrentes casos de problemas cardiacos que se han presentado.
    Con el nuevo impuesto ingresarán a las arcas federales 68. 6 millones de pesos.
    Otro cambio que tampoco estaba previsto en la iniciativa de Ley de Ingreso del gobierno federal es un estímulo fiscal para los patrones que contraten trabajadores de primer empleo. Se trata de la Ley de Fomento al Primer Empleo que propuso el senador priista Manlio Fabio Beltrones, a la Cámara de Diputados, el 9 de septiembre pasado.
    Se trata de una deducción adicional en el Impuesto sobre la Renta (ISR) y en el Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU), según la Comisión, “equivalente al 80% del resultado de disminuirle al salario base el monto que resulte de multiplicar dicho salario por la tasa correspondiente de tales contribuciones, según corresponda y dividirla entre esa misma tasa”.
    Los patrones que se acojan al beneficio podrán aplicar esa deducción adicional en los pagos provisionales o en su declaración anual.
    La deducción aplicará sólo para los casos de trabajadores de primer empleo con salario no mayor a los ocho mínimos al mes. El nuevo trabajador deberá ser ocupado por el patrón por un mínimo de 18 meses continuos, como medida para evitar la contratación con fines de elusión fiscal.
    De acuerdo con los diputados de la Comisión, con dicha medida podría incrementarse el empleo en un 5% al año, aunque al fisco federal le significaría un costo promedio de casi 28 mil 400 millones de pesos durante seis años, que es el periodo de vigencia de la ley, considerada sólo de emergencia.
    Finalmente, una adición a la Ley del Impuesto sobre la Renta –el artículo 226 bis--, permitirá otorgar un estímulo de 50 mil pesos anuales, deducibles del ISR, a productores de teatro, con el fin de estimular la actividad teatral en el país.
    Las modificaciones a la Ley de Ingresos hechas por la Comisión de Hacienda –integradas en siete dictámenes-- pasaron al pleno de la Cámara, cerca de las 10 de la noche, para su discusión y aprobación. Se prevé que concluya la sesión cerca de las cuatro de la mañana.