Requiere México de nueva estrategia de desarrollo: Suárez Dávila

miércoles, 20 de octubre de 2010

MEXICO, D.F., 20 de octubre (apro).- Ante las afectaciones que dejó la crisis económica internacional, México requiere una nueva estrategia de desarrollo a largo plazo y no reformas aisladas, desarticuladas, como las implementadas por el gobierno, afirmó el exsecretario de Hacienda, Francisco Suárez Dávila.  
    Durante su participación en el foro “Encuentro en México: Construyendo futuros 2010” realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Suárez Dávila dijo:
           “La crisis exige a no seguir con más de lo mismo. Se necesita una reforma donde el eje sea un crecimiento ambicioso de por lo menos 6% anual, con un millón de empleos generados cada año y enfocados principalmente en los jóvenes”.
              Sin embargo, el secretario de Hacienda  durante el sexenio de Miguel de la Madrid, reconoció que el entorno de la economía mexicana es adverso a nivel local e internacional.
           Acompañado por el periodista Andrés Oppenheimer y Gabriela Ramos en el panel “El papel del Estado en el ámbito local y global”, Suárez Dávila señaló:
           “En el país hay un ciclo político con una sucesión anticipada, con un comportamiento económico adverso por la desaceleración en Estados Unidos y el lento crecimiento del sistema económico en su conjunto a mediano plazo”.
             El ahora académico, enfatizó que el Estado debe actuar para que el sector energético sea el motor de desarrollo y en la renovación de Pemex como una empresa de clase mundial que paga sus impuestos, haga alianzas con otras empresas privadas y tenga la posibilidad de colocar acciones minoritarias en el mercado cambiario.
              Suárez Dávila también sugirió que el Impuesto Sobre la Renta (ISR) se aplique a las personas físicas, con el fin de gravar en mayor medida a las clases altas y menos a las clases medias. También, que las entidades federativas recauden sus propios impuestos a través  del predial
             Precisó que en México el impuesto predial “es una zona de desastre”, debido a  que se recauda en sólo el 0.3% del PIB, mientras en economías como  Brasil este impuesto representa el 3%.
            “En México hay disfuncionalidad política para lograr acuerdos. Es difícil que el Congreso pueda armar un consenso sobre los grandes temas, mientras que para el Ejecutivo es necesario cambiar el orden de ideas”, puntualizó.
             Suárez Dávila coincidió con Andrés Oppenheimer en que la educación es el gran problema de México. En este sentido, Oppenheimer dijo que el problema educativo no debe ser dejado a la clase política porque ésta piensa en plazos de tres o seis años;  mientras que la educación es una inversión que da frutos en 20 años.
           El periodista resaltó que la sociedad civil debe organizarse para realizar acciones con el fin de mejorar la calidad educativa y presionar al gobierno para que ponga como prioridad de la agenda la educación.
           En su ponencia, Oppenheimer señaló que el crecimiento económico no es la solución a la desigualdad, sino la educación. “La economía de una nación puede crecer cinco por ciento, pero este sólo se reflejará en quienes tienen un empleo de traje y corbata, pero no para los más pobres”, añadió.

Comentarios