Caen las remesas 1.7%

miércoles, 27 de octubre de 2010

MEXICO, D.F., 27 de octubre (apro).- Durante los primeros nueve meses de este año, las remesas disminuyeron 1.7% respecto del mismo periodo de 2009, debido a la desaceleración económica de Estados Unidos –país donde radican aproximadamente 11 millones de mexicanos--, informó el Banco de México.

De acuerdo con los datos mensuales sobre los ingresos por concepto de remesas, el banco central dio a conocer que éstas sumaron un total de 16 mil 156 millones de dólares de enero a septiembre; cifra menor a la registrada en el mismo lapso del 2010, cuando los envíos de los mexicanos a sus familias ascendieron a 16 mil 434 millones de dólares.

En tanto, durante el mes de septiembre, mil 714 millones de dólares ingresaron al país por medio de las remesas, una cantidad menor a los mil 946 millones de dólares registradas durante agosto pasado; es decir, una diferencia de 232 millones de dólares menos entre los dos meses.

 Las remesas son enviadas casi en su totalidad desde Estados Unidos y son la segunda fuente de divisas del país después de la exportación de petróleo.

 En lo que va del año las remesas no han podido recuperarse. Los envíos registrados durante 2010 son menores a los del año pasado cuando la crisis económica afectó en gran medida la actividad económica en Estados Unidos.

De hecho, desde que inició el gobierno de Felipe Calderón las remesas han ido disminuyendo: en 2007 sumaron 26 mil 068 millones de dólares; en 2008, 25 mil 137 millones, y en 2009, 21 mil 181 millones. Del 2007 a 2009, los envíos de los trabajadores mexicanos a sus familias cayeron 19%.

Según el estudio México: situación migración, elaborado por el Servicio de Estudios Económicos de BBVA Bancomer, las tasas de desempleo durante la crisis de los trabajadores de origen mexicano en Estados Unidos alcanzaron 13%, “las más altas de que se tengan registro”. Sin embargo, gracias a la lenta recuperación de la economía ahora están en 11%, pero lejos del 5% alcanzado en épocas de expansión.

El análisis señala que en 2011 se espera una débil recuperación en el mercado de trabajo estadunidense, en el que los mexicanos serán de los más beneficiados en términos de empleo, por lo que las remesas serán mayores.

No obstante, los analistas señalan que dicho impulso no será suficiente para que las remesas logren alcanzar su máximo histórico: 26 mil 068 millones de dólares en 2007.

Comentarios