Pierde ritmo la economía, pero crecerá 5%: Carstens

miércoles, 27 de octubre de 2010

MEXICO, D.F., 27 de octubre (apro).- El Banco de México estimó hoy que la economía mexicana crecerá este año en “alrededor” de 5%, tras el desplome de -6.5% del año pasado.
    Sin  embargo, pese al desempeño positivo, la actividad económica del país no alcanzará aún los niveles que tenía antes de la crisis.
    En los dos trimestres anteriores, la institución había mantenido un pronóstico de “entre 4% y 5%” de crecimiento para la economía en 2010.
    El gobernador del banco central, Agustín Carstens, en conferencia de prensa para presentar el informe trimestral de inflación correspondiente al periodo julio-septiembre y los nuevos pronósticos de la economía nacional, informó lo anterior y señaló que “hemos tenido un buen trimestre”.
    Sin embargo, Carstens reconoció como insuficiente el crecimiento de este año, que será menor el próximo –de entre 3.2% y 4.2%--, toda vez que la economía norteamericana registrará por “bastantes años” un bajo crecimiento.
    Por ello, Carstens llamó de nueva cuenta a emprender las reformas estructurales –sobre todo la fiscal, laboral y de competitividad-- para darle mayores ingresos, más permanentes y ciertos, a la economía.
    De hecho, el crecimiento de rebote ya concluyó: la economía creció 4.3% en el primer trimestre de este año; luego brincó un 7.6% en el segundo, y para el tercero aún no se tienen cifras definitivas. Sin embargo, Carstens estimó que lo hará en 5%. Es decir, un crecimiento positivo, pero 2.6 décimas inferior al del trimestre previo.
    La menor tasa de crecimiento de la demanda externa y la lenta recuperación de la demanda interna propiciaron, dijo Carstens, que en el tercer trimestre de 2010 se haya registrado una “ligera moderación” en el ritmo de crecimiento de la economía.
    El notable rezago de la inversión privada y la continua baja en las remesas, están entre los principales factores del poco crecimiento de la demanda interna, según el Banco de México.
    En materia de inflación, Carstens se mostró satisfecho con la evolución de los precios, que se han movido por debajo de las propias estimaciones del Banco de México y de los analistas del sector privado.
    En el trimestre se registró una inflación de 3.67%, inferior al 3.96% del trimestre anterior y muy por debajo del límite inferior, de 4.75%, estimado por Banxico para el tercer trimestre.
    Este desempeño positivo de los precios lo atribuyó Carstens a la apreciación del peso; el bajo nivel de la inflación mundial; la brecha del producto negativo y a factores estacionales y coyunturales, como una más intensa competencia entre algunas cadenas comerciales.
    Y todo eso, dijo Banxico, en el marco de una política monetaria “prudente”  --que ha mantenido por casi un año la tasa de interés objetivo en 4.5%--  orientada a la consecución de la meta de inflación.
    En materia de empleos, el Banco de México no cambió sus pronósticos. Como en los dos primeros informes trimestrales, en el actual sostiene que al concluir este año se habrán creado entre 500 y 600 mil empleos nuevos, formales, inscritos en el IMSS.
    Finalmente, el gobernador del Banco de México reconoció que, pese al buen desempeño de la economía en el  tercer trimestre, ha aumentado los riesgos de un deterioro.
    Entre ellos, un crecimiento menos dinámico de la economía estadunidense; la “depreciación competitiva” que han emprendido algunos países con su moneda, a fin de estimular sus exportaciones; los ajustes fiscales que están haciendo algunas economías y la posibilidad de que se reviertan de manera abrupta los flujos de capital hacia el país.

Comentarios