Llamado a los bancos a motivar confianza de usuarios

viernes, 8 de octubre de 2010

MEXICO, D.F., 8 de octubre (apro).- El Banco de México urgió a los bancos a motivar la confianza de la población, a incrementar su infraestructura –sobre todo sucursales y cajeros automáticos-- y a sensibilizar a los usuarios para un mejor uso de sus productos, toda vez que un gran porcentaje de la población adulta permanece sin acceso a los servicios financieros.
    Durante su participación en el foro “Ahorro e inversión”, organizado por el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB), Manuel Galán, director general de Emisión, del banco central, dijo que, como reflejo de la gran exclusión financiera, en México sólo existen unos 26 mil cajeros automáticos, mientras que un solo banco en Brasil tiene 100 mil.
    En el foro, donde también participaron María Teresa Fernández Labardini, secretaria ejecutiva del IPAB; Guillermo Zamarripa, jefe de la Unidad de Banca y Valores de la Secretaría de Hacienda (SHCP), y Silvia Singer, directora general del Museo Interactivo de Economía (MIDE), el funcionario dijo:
    “Hay mucha gente no `bancarizada`. Los bancos tienen que hacer un esfuerzo y la forma de motivarlos es la competencia. Ahí hay un mercado desatendido. La gente se siente no bienvenida, pues los bancos están alejados emocionalmente de la sociedad”, señaló.
    México es uno de los países con mayor exclusión financiera: existen 4.5 cajeros automáticos por cada 10 mil adultos; en contraste, la cantidad de este tipo de infraestructura bancaria es rebasada en países como Sudáfrica, con 5.2 cajeros por cada 10 mil adultos; Chile con 5.8; Brasil con 11.6; Estados Unidos con 17.6; Portugal con 20.7, y Canadá con 21.9, de acuerdo con información del último reporte de inclusión financiera dado a conocer por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNVB).
    En el caso de las sucursales bancarias, la situación es similar: México cuenta con 1.5 sucursales bancarias por cada 10 mil adultos, mientras que, por ejemplo, Guatemala y Estados Unidos tienen 3.6 sucursales cada uno; Polonia, 4.6;  Italia, 6.8 y Portugal, 8.2 sucursales por cada 10 mil adultos.
    Para Galán, el problema también es cultural, debido a que los mexicanos no acuden  a los bancos para realizar sus operaciones financieras porque existen diversas barreras, como la poca confianza en este tipo de instituciones, la falta de información y prejuicios.
           No obstante, Galán también atribuye el problema a una falta de difusión y sensibilización por parte del sistema bancario.
    “El problema es que un sector de la sociedad no se atreve ni a entrar a preguntar a los bancos; no entra porque piensa que es muy caro. Son barreras psicológicas, culturales. Eso lo tienen que trabajar los bancos comerciales si les interesa ese nicho”, dijo.
    Por su parte, Guillermo Zamarripa, jefe de la Unidad de Banca y Valores de la Secretaría de Hacienda, reconoció que las instituciones financieras mexicanas tienen una lejanía emocional con la gente.
            El funcionario informó que la distancia física de los bancos con la población no es problema para la inclusión, debido a que el 55% de las sucursales está a la mano de la población en menos de dos kilómetros, mientras que el 56% se encuentra a menos de cinco kilómetros.
    Zamarripa indicó que el ahorro es el principal medio para acercar a la gente al sistema financiero, pues se ha ido incrementando en los últimos años: en 2004, el 25% de la población tenía acceso a servicios financieros de ahorro; para 2007 la cantidad se incrementó a 45%, mientras que el año pasado, ya un 59% de la población adulta tuvo acceso al ahorro en las instituciones financieras.
    En cuanto a las formas de acercamiento a las instituciones, el ahorro es accesible a un 48% de la gente mediante cuentas de ahorro, nómina y Afores; al crédito sólo tiene acceso el  27% de los usuarios, mientras que uno de cada cuatro cuenta con algún tipo de seguros. Sólo una sexta parte de la población cuenta con todos los servicios financieros, aseguró Zamarripa.
    Consideró que, ante la insuficiencia de infraestructura bancaria y la falta de información y educación financiera por parte de la población, es necesario que los bancos difundan programas de educación, además de que se siga dando una respuesta por medio de corresponsales bancarios, terminales punto de venta y la banca móvil.
    El foro, realizado en el marco de la Semana Nacional de Educación Financiera, se efectuó en el Tecnológico de Monterrey, campus Ciudad de México.

Comentarios