Hacienda emite bonos de protección contra sismos y huracanes

lunes, 1 de noviembre de 2010

MEXICO, D.F., 1 de noviembre (apro).- La Secretaría de Hacienda concluyó hoy la contratación de un esquema de protección financiera contra los efectos de sismos y huracanes de “naturaleza catastrófica”, por un monto de 290 millones de dólares, informó la dependencia.

Dicho esquema, que al final de cuentas fungirá como un seguro, tendrá una vigencia de tres años y evitará que disminuya abruptamente el patrimonio del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden) y afecte las finanzas públicas.

De esa forma, según Hacienda, se hará frente a los daños ocasionados por los sismos originados en zonas de alto riesgo en la costa del Pacífico y la zona centro del país; los huracanes que se formen en zonas de ato riesgo en el océano Pacífico y en las del océano Atlántico.

En el primer caso, la protección será por 140 millones de dólares; en el segundo, por 100 millones, y en el tercero, por 50 millones de dólares.

El esquema funcionará así: el gobierno federal emitirá, en el mercado de capitales, “bonos de riesgo catastrófico”. Los inversionistas que los adquieran recibirán un rendimiento sobre su inversión mientras no se materialice alguno de los riesgos. De esa manera, los riesgos del Fonden serán transferidos al mercado de capitales.

Los recursos obtenidos por la colocación de dichos bonos se depositan en un fideicomiso y estarán disponibles para ser transferidos al Fonden en caso de que ocurra un sismo o huracán cubierto por el esquema.

Si no se materializa riesgo alguno durante la vigencia del esquema, el capital se reintegrará a los inversionistas participantes.

Sin dar detalles, Hacienda informó que en la contratación de ese esquema de protección financiera, la demanda registrada por parte de los inversionistas fue superior en más del doble al monto ofrecido, “lo que hace de esta operación, de acuerdo con expertos, una de las más concurridas en la emisión de este tipo de bonos” de riesgo catastrófico.

En la operación, aseguró la dependencia, fungió como asesor principal el Banco Mundial (BM) y participaron Agroasemex y Banobras.