Justifica Hacienda elevados salarios de funcionarios

miércoles, 17 de noviembre de 2010

MÉXICO, D.F., 16 de noviembre (apro).- “Tener una democracia funcional y de a de veras, cuesta”, y también cuesta “tener una Corte independiente y autónoma, cuyos ministros no responden a ningún otro interés que el de servir a la sociedad”, dijo el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero para justificar los elevados sueldos de altos funcionarios del gobierno federal.
En conferencia de prensa para detallar la aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación 2011, y para reconocer y felicitar a los legisladores “por haber analizado, discutido y aprobado este paquete económico, con responsabilidad y con altura de miras”, el funcionario –quien estuvo acompañado de todos sus subsecretarios-- dijo que la construcción de las instituciones democráticas y republicanas “tiene sus costos”.
Por eso, argumentó, los sueldos que reciben los funcionarios del IFE, “es nada, comparado con los servicios que le dan a la sociedad”. Ellos, agregó, responden “básicamente a los intereses de su conciencia y velan por un juego democrático; eso es muy valioso”.
De igual manera, señaló, los costos que representan los sueldos de los ministros y funcionarios de la Corte, “son muy pequeños, comparados con el provecho que le dan a la sociedad: tener una Suprema Corte de Justicia que, efectivamente, imparta justicia, que efectivamente dirima controversias… y si eso se refleja en sus salarios, nosotros no le vemos mayor problema”.
Cordero respondió así a una pregunta expresa de Apro respecto de si eran válidamente éticos salarios tan altos, muy superiores a la norma internacional –en algunos casos, mayores incluso al del presidente de la República y que no se reflejan en resultados óptimos--, en medio de una población cuya mitad bordea la línea de la pobreza y cuyo ingreso, para la gran mayoría, fluctúa entre cero y cinco salarios mínimos. Porque, en efecto, las diferencias entre la alta burocracia y el resto de la población, son abismales.
Por ejemplo, el ministro presidente de la SCJN, de acuerdo con el Presupuesto aprobado el lunes, tendrá una remuneración mensual total, bruta, de 499 mil 124 pesos. El resto de los ministros de la Corte, de 333 mil 284 pesos.
Los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, 492 mil pesos mensuales.
Los consejeros del IFE reciben al mes, un sueldo bruto de 334 mil pesos.
Todos ellos ganan más que el presidente de la República, los secretarios de Estado y los legisladores. El presidente tiene una percepción bruta mensual total de 277 mil 295 pesos; los secretarios, 273 mil, y los diputados federales, de 247 mil pesos.
En el otro extremo, una población con ingresos de supervivencia. De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, que difundió el viernes último el INEGI, al tercer trimestre del año, la población ocupada se distribuía así en función de sus ingresos:
De los 44.5 millones de personas que tienen trabajo, 3.9 millones no reciben ingreso; 5.8 millones ganan un salario mínimo o menos; 10 millones perciben más de uno y hasta dos mínimos; 9.4 millones ganan más de dos y hasta tres salarios mínimos; 7.5 millones tienen un salario de más de tres y hasta cinco mínimos; 3.9 millones gana más de cinco mínimos. (A la hora de la encuesta, 3.8 millones no supieron decir cuál era su ingreso).
Las cifras muestran que frente a los salarios extraordinarios de los altos funcionarios, hay 32.7 millones de mexicanos que trabajan y que tienen un ingreso de entre cero y cinco mínimos. Los “privilegiados” entre esa mayoría son los de cinco salarios mínimos: ganan 280 pesos al día; 8 mil 400 pesos al mes.
Algo así como una sexagésima parte de lo que gana el presidente de la Corte. O bien: éste gana 60 veces lo que un trabajador de cinco salarios mínimos.
Pero para el secretario de hacienda, Ernesto Cordero, eso “no es problema”; “son costos muy pequeños, comparados con el provecho que le dan a la sociedad”.

jpa
---FIN DE NOTA--

Comentarios