Zedillo suma otro cargo; va al consejo directivo de Citigroup

viernes, 26 de febrero de 2010

MÉXICO, D.F., 26 de febrero (apro).- Justo cuando acaba de sufrir un nuevo ataque mediático de parte de Carlos Salinas de Gortari, el expresidente Ernesto Zedillo fue designado este viernes como miembro del Consejo Directivo de Citigroup, cargo que asumirá en abril próximo, durante la asamblea anual de accionistas del gigante financiero estadunidense.
    “Nos complace nominar al doctor Zedillo para unirse al Consejo Directivo. Su vasta experiencia como líder mundial y su conocimiento de la economía global lo hacen una valiosa adición al Consejo”, afirmó el director del organismo, Richard Parsons.
    La entrada de Zedillo al grupo se da como parte del programa de renovación de su junta directiva, luego del pésimo desempeño de Citi durante la crisis financiera.
Citi fue rescatado en tres ocasiones por el gobierno de Estados Unidos --por un total de 45 mil millones de dólares--, y aun así registró pérdidas netas por mil 600 millones de dólares en 2009. Incluso, debió despedir a casi cien mil empleados en todo el mundo.
En México, Citigroup es propietario de Banamex, el principal banco del país, por el cual en mayor de 2001 desembolsó más de 12 mil 500 millones de dólares sin haber pagado un solo peso de impuestos al gobierno mexicano, entonces gobernado por el panista Vicente Fox, amigo del entonces dueño de la institución bancaria, Roberto Hernández.
 Ante el desastre, el consejo directivo del banco decidió hacer cambios drásticos en la plantilla de consejeros, que implicó la salida de Michael Armstrong, exdirector general de AT&T, y de Anne M. Mulcahy, directora de Xerox Corp.
    Zedillo –presidente de México, de diciembre de 1994 a noviembre del 2000-- asumirá en abril el cargo.
    Entre miércoles y jueves pasados, Zedillo sufrió una nueva embestida mediática de parte de su antecesor en la Presidencia de la República, Carlos Salinas de Gortari.
Salinas lo acusa de haber informado anticipadamente de la devaluación de finales de diciembre de 1994 a un pequeño grupo de magnates, con lo que benefició a unos cuántos y perjudicó la economía nacional, pues –según el expresidente—su sucesor  propició una salida masiva de divisas, con lo que se vaciaron las reservas del país.
    Asimismo, Salinas acusó a Zedillo de haberse sometido al gobierno de Washington, que lo obligó a subir las tasas de interés de manera extraordinaria, con lo que –aseguró--  se propició el derrumbe del sistema financiero.
    Ernesto Zedillo jamás ha respondido a los denuestos de su predecesor, que se ha empeñado, de manera enfermiza, en procurarle una mala imagen pública.
    Zedillo ni se inmuta. El prestigio y reconocimiento de que goza a nivel mundial ha sido su respuesta.
    A su próximo cargo como consejero en Citigroup, Zedillo Ponce de León suma varios más, como el de director del Centro para el Estudio de la Globalización de la Universidad de Yale; director de varios programas de la ONU relacionados con el financiamiento a los países en desarrollo; miembro del Consejo de Administración de empresas trasnacionales como Procter & Gamble, Alcoa y Union Pacific. También es consejero de la Fundación Bill y Melinda Gates, del fundador de Microsoft.

Comentarios