Plan de austeridad de 40 MMDP en tres años, propone Hacienda

martes, 16 de marzo de 2010

MEXICO, D.F., 16 de marzo (apro).- Entre 2010 y 2012, es decir, en lo que resta de la actual administración, el gobierno federal establecerá medidas de austeridad y racionalidad en su gasto corriente –servicios personales, gasto de operación y administrativo--, que le llevarán a un ahorro de 40 mil 100 millones de pesos en ese lapso, informó hoy la Secretaría de Hacienda.
La dependencia entregó esta noche a la Cámara de Diputados –obligada por el artículo 18 del decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2010, aprobado a fines del año pasado-- el Programa Nacional de Reducción del Gasto Público, en el que se prevén medidas para evitar duplicidades en áreas administrativas, la compactación de estructuras burocráticas y eliminación de programas.
De acuerdo con dicho programa, se reducirá el gasto asociado a los servicios personales para los niveles de Dirección de Área a Subsecretario o equivalentes; lo mismo para el caso de las oficialías mayores.
Para este año, en el programa se determina que no se crearán plazas, salvo las previstas en el Presupuesto de Egresos, aprobadas por el Congreso; tampoco se autorizarán en el año en curso aumentos salariales para los mandos medios y superiores ni para personal de enlace.
Habrá, según el documento entregado a la Cámara, un decidido recorte en diversos conceptos de gasto, como: asesorìas y consultorías; estudios e investigaciones; congresos y convenciones; donativos; combustibles y mantenimiento de vehículos asignados a servidores públicos y a servicios administrativos.
El recorte abarcará, también, gastos de mantenimiento, remodelación y conservación de oficinas públicas; pasajes y viáticos; alimentación de servidores públicos de mando; impresión, publicación y difusión de libros y folletos que no correspondan a la prestación de servicios públicos.
También serán recortados gastos por consumo de agua, servicio de telefonía fija y celular; equipos de impresión y fotocopiado para actividades administrativas; se reducirá además el consumo de energía eléctrica y de combustibles.
En este año tampoco habrá recursos para adquisición de inmuebles o nuevos arrendamientos para oficinas públicas; adquisición de mobiliario para oficinas, y adquisición de vehículos, exceptuando los que se destinen a la prestación de servicios públicos a la población y a las tareas de defensa y seguridad pública.
Además, se reducirá el parque vehicular para actividades administrativas durante el ejercicio fiscal de 2010.
La tijera también caerá sobre el gasto asociado a la operación de las dependencias en los estados y fuera del país.
Se augura un fuerte debate en la Cámara en torno del paquete de austeridad enviado por el gobierno federal, a través de la Secretaría de Hacienda.
Por la noche, minutos después de que recibieron el documento, los diputados que encabezan la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara señalaron toda suerte de insuficiencias del documento.
El priísta Luis Videgaray, presidente de dicha Comisión, dijo que la propuesta del gobierno es a todas luces insuficiente, muy por debajo de las expectativas que se habían creado.
Argumentó que los 40 mil 100 millones de pesos que propone Hacienda como ahorros en el gasto a los largo de tres años, es una cifra aún menor que los 42 millones que recortó la Cámara, a fines del año pasado, tan sólo para el presupuesto de 2010.
“Es un programa que está muy por debajo de nuestras expectativas”, dijo Videgaray. Y explicó que la reducción de gasto propuesta por el gobierno de Felipe Calderón se ve aún muy menor si se le compara con el derroche de los últimos años de gobiernos panistas.
Explicó que a los largo de los últimos 10 años el gasto corriente del gobierno federal ha crecido “en niveles desproporcionados, en más de 100 mil millones de pesos cada año”.
Dijo que tan sólo en el rubro de servicios personales –materiales y suministros, como gasolinas o artículos de papelería-- y de servicios generales –rentas, pagos de luz, asesorías y otros--, el gasto corriente creció 12% anual promedio del año 2000 al 2009.
Por su parte, el también diputado priísta, Sebastián Lerdo de Tejada, coincidió en la insuficiencia del programa gubernamental. Aceptó que aún no han tenido tiempo de ver los detalles del documento, pero por la vista rápida que le dieron, no hay la cirugía mayor que se necesita en materia de estructuras de mandos medios y superiores.
No se ataca, dijo, la voluminosa burocracia mayor. “En 2001 había 89 subsecretarios con nivel salarial equivalente, y para el 2009 había ya mil 11 (1,011) subsecretarios con salario equivalente”.
También en 2001, dijo Lerdo de Tejada, había 69 jefes de unidad o titulares de entidad; en 2009 la cifra subió a mil 212.
Y eso, dijo, “significa incrementos superiores al mil por ciento en plazas de la alta burocracia de este país”.
Entonces, concluyó, “en momentos de crisis, donde el empleo no llega y el salario no alcanza, nos parece que los reclamos y las diatribas se vuelven huecas. El documento oficial es totalmente insuficiente”.

Mr
--fin de nota--

EOF

Comentarios