Recomienda el FMI a México mantener política monetaria

martes, 16 de marzo de 2010

MEXICO, D.F., 16 de marzo (apro).- Aun cuando ha hecho lo correcto para tener estabilidad macroeconómica, México deberá hacer “mayores esfuerzos para avanzar en las reformas del sector petrolero, ampliar la base tributaria y simplificar el sistema impositivo”, advirtió hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI).
Al dar a conocer hoy los resultados de la revisión que hizo al desempeño económico del país durante 2009, el organismo señaló que México debe aplicarse aún más, pues todavía están presentes los riesgos de la incertidumbre en las perspectivas económicas mundiales.
Es preciso, añadió, que México amplíe el margen de maniobra de sus políticas públicas y redoble los esfuerzos para hacer frente a los retos fiscales y de crecimiento en el mediano plazo.
Cada año, un equipo del FMI visita a las autoridades económicas de los países miembros y se reúne con analistas del sector privado local para revisar la información del año previo --sobre políticas macroeconómicas y financieras y otros elementos que inciden en los resultados económicos de un país--, todo en el marco del artículo IV del FMI.
En la evaluación que hizo de la economía mexicana, el Directorio Ejecutivo del Fondo recomienda al gobierno mexicano que apure el paso para reactivar el crecimiento económico, que ha “adquirido nueva urgencia en un ambiente de debilidad económica mundial”.
Los directores del FMI también le urgieron a “agilizar las reformas estructurales para estimular el crecimiento, aprovechando los recientes pasos importantes que se encaminan a mejorar la productividad en el sector de la electricidad”.
En ese marco, para el FMI “las prioridades incluyen avanzar en el fortalecimiento del marco de competencia, mejorar el marco regulatorio y hacer más eficiente el mercado laboral”.
Por otra parte, en tanto la recuperación no se dé sobre bases sólidas y permanentes, los directores del Fondo recomiendan a las autoridades mexicanas que mantengan como hasta ahora las políticas de tasas de interés –objetivo de 4.5%-- y de tipo de cambio flexible, toda vez que “prevalecen condiciones de demanda débiles”.
Recomienda también una mayor vigilancia del comportamiento de los precios, en alza a consecuencia de la subida reciente de impuestos y de precios de energéticos, para que no haya efectos secundarios que contaminen a otros precios.
 Finalmente, “sobre la base del ímpetu actual”, el FMI espera que la economía mexicana crezca en 2010 en un 4%, que es un pronóstico superior en siete décimas al que previamente había planteado.

Comentarios