Mesura, pide el BID a México; "no hay que detenerse en la autocomplacencia", dice

lunes, 22 de marzo de 2010

CANCÚN, Q. Roo, 22 de marzo (apro).-  Un día después de que el secretario de Hacienda y el gobernador del Banco de México, Ernesto Cordero y Agustín Carstens, respectivamente, se prodigaron en festejar aquí, con bombo y platillo, la “fuerte y vigorosa” recuperación de la economía mexicana, el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el colombiano Luis Alberto Moreno, pidió no echar las campanas al vuelo.
    Durante la ceremonia de apertura de la Reunión Anual de las Asambleas de Gobernadores del BID, y con el presidente Felipe Calderón al centro del presidium, Moreno hizo un llamado a los representantes de los países miembros –secretarios de Hacienda y gobernadores de los bancos centrales del continente-- a “no detenerse en la autocomplacencia y redoblar esfuerzos para completar las tareas pendientes”.
    Y hay que hacerlo, dijo, justo ahora que en la región “están de vuelta las cifras positivas y nos encaminamos a un alza del Producto Interno Bruto regional cercana a 4.5% este año”.
    El domingo pasado, los encargados de conducir la economía mexicana –Ernesto Cordero y Agustín Carstens--, en sendas exposiciones ante empresarios e inversionistas nacionales y extranjeros, pintaron una economía nacional que no podría estar mejor.
Entre lo mucho que festejaron están los crecimientos notables en las exportaciones y en la producción industrial, sobre todo la automotriz. Describieron una economía con finanzas públicas estables, con inflación controlada y a la baja; con un súper peso y reservas internacionales abultadas como nunca.
También, con producción de crudo al alza y mejores precios internacionales del petróleo; con una banca sólida –aunque siga sin prestar lo suficiente--, con mejor recaudación y, de lo más importante, con una incipiente pero sostenida creación de empleos formales.
      Mejor, imposible. Fue la consigna de Carstens y Cordero ayer. Y que el propio presidente Calderón refrendó hoy.
    Pero Luis Alberto Moreno, presidente del BID, vino a poner la nota de mesura, a hacer un diplomático pero fuerte llamado de atención –para los responsables de las economías de la región-- para no perder el piso; a “navegar con realismo”, justo ahora que “el viento sopla a nuestro favor”.
    En otras palabras, sus propias palabras, “a no detenerse en la autocomplacencia” y atender los grandes pendientes sociales de nuestros países.
    Y el más urgente de éstos, dijo, es la lucha contra la pobreza, fenómeno que afecta a un tercio de los habitantes de América Latina y el Caribe.
    De acuerdo con Moreno, la urgencia viene de que el año pasado la región experimentó un fuerte retroceso en esta materia, pues ocho millones de personas se sumaron a las filas de la pobreza, cuando en los cinco años anteriores unos 50 millones salieron de ella.
    Y para revertir eso, dijo, las economías de la región tendrían que volver a crecer al menos a tasas superiores al 5% de manera sostenida.
    Así que, sugirió, antes que pregonar por el mundo y presumir de un mejoría macroeconómica –y que es cierto que la está habiendo--, hay que aprovechar ésta para atender lo que verdaderamente importa en una región como la nuestra, con una deuda social histórica, en la que hay abundantes recursos materiales y humanos, pero que “es la zona más inequitativa del planeta”.
    Y eso, dijo Luis Alberto Moreno, “es un hecho que no sólo nos avergüenza, sino que afecta nuestra capacidad de progresar, pues será imposible lograr  el desarrollo si muchos tienen poco y pocos tienen mucho”.
    Finalmente, llamó a los gobiernos de la región a comprometerse con una agenda común de trabajo, que aproveche los buenos tiempos que están llegando, pero que atienda el reto de “arrancar de las garras de la pobreza a esos 200 millones de latinoamericanos y caribeños que no tienen techo digno, un trabajo formal o una alimentación adecuada”.
    Diplomático al fin, antes, al principio de su discurso, Luis Alberto Moreno  elogió al presidente Felipe Calderón, “quien –dijo--  es un líder que ha mostrado visión y valentía para tomar decisiones difíciles pero necesarias para el bienestar de su pueblo”.

Comentarios