Descarta Hacienda que 2010 sea un "año perdido"

martes, 23 de marzo de 2010

CANCÚN, Q. Roo, 23 de marzo (apro).- El secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, rechazó que 2010 sea un “año perdido” para la economía mexicana si no se logra aprobar una reforma fiscal, pues aun sin ella la producción podría crecer 5% o más, según analistas privados, nacionales y extranjeros.
    En conferencia, al concluir los trabajos de la 51 Asamblea Anual de Gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que se desarrolló aquí desde el jueves pasado, Cordero dijo que el gobierno mexicano no da “cifras alegres” sobre el desempeño actual y el futuro inmediato de la economía nacional, como se le ha criticado aquí por un insistente discurso optimista en extremo.
    De hecho, dijo, la Secretaría de Hacienda es quien trae el pronóstico más conservador, con 3.9% de crecimiento económico para este año. “Somos los más conservadores, pero analistas fuera del gobierno, nacionales y extranjeros, son los que auguran un crecimiento mucho mayor, de 5% y aun más.
    Dijo: “No es un discurso del gobierno. Son los datos que están viendo los expertos, y que en ningún caso están suponiendo una reforma fiscal. Son pronósticos construidos sobre supuestos muy conservadores del crecimiento en Estados Unidos”.
    Explicó que sin las reformas estructurales necesarias –particularmente la fiscal y la laboral--, la economía nacional ha podido avanzar un buen trecho, a grado tal que hoy se encuentra en una “posición bastante sólida”.
    Y eso se debe, dijo, a que “la economía mexicana no tiene bombas de tiempo en el clóset”.
    Explicó: la inversión extranjera se está recuperando fuertemente; el déficit público es uno de los más pequeños en el mundo, y el tamaño de la deuda, respecto del PIB, es “bastante moderado y claramente a la baja”.
    Todos esos comentarios, que hizo el secretario de Hacienda aquí, al finalizar los trabajos de la reunión anual del BID, vinieron a colación porque horas antes, en la Ciudad de México, la empresa calificadora de riesgo Fitch Ratings expresó públicamente que México estaba “exagerando” sus posibilidades de crecimiento económico para este año.
    Fitch Ratings, inclusive, consideró –a partir de análisis propios--  que no ve posibilidad de que en México vaya a salir una reforma fiscal en los próximos dos años.
    En tanto, Cordero reconoció que “México tiene una de las recaudaciones tributarias más débiles de la región, a pesar del tamaño de la economía, debido a que hemos dependido por muchos años de los ingresos provenientes de petróleo.”
    En ese sentido, se le preguntó si no es un contrasentido, o un incentivo para no lograr la reforma fiscal, el estar insistiendo y declarando públicamente –como lo ha hecho él en los últimos días-- que la producción petrolera se ha recuperado seriamente, que se ha logrado frenar la caída constante en la producción, y que además los mejores precios internacionales del crudo le proveerán a México de generosos ingresos este año.
    Respondió que no, pues los ingresos petroleros excedentes, por ley, deberán destinarse a apuntalar los fondos de estabilización de ingresos petroleros, así como la construcción de infraestructura de Pemex y a otros proyectos del gobierno federal.
    Pero el que se tengan excedentes petroleros –explicó Cordero--, no excluye la necesidad de que se haga la reforma fiscal, porque si no “estaríamos cayendo exactamente en lo que queremos corregir, que es esa dependencia extrema de las finanzas públicas, de los ingresos petroleros”.