Persiste desconfianza en recuperación de la economía

martes, 4 de mayo de 2010

MEXICO, D.F., 4 de mayo (apro).- A pesar del discurso reiterativo del gobierno federal, en el sentido de que la economía mexicana se está recuperando de manera sólida, que está blindada aun frente a la crisis fiscal de los países europeos, y que se están generando gran cantidad de empleos nuevos, la confianza de los consumidores mexicanos no levanta vuelo.
    El Banco de México y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), dieron a conocer hoy el Índice de Confianza del Consumidor en el mes de abril, que apenas subió siete décimas porcentuales respecto de marzo, para ubicarse en las 82.5 unidades. Apenitas arriba de los 82.1 puntos de abril de 2009, pero muy debajo de los 97.8 puntos de abril de 2008. A años luz de los 106.3 puntos de abril de 2007.
    Es decir, del primer mes de abril del gobierno del presidente Felipe Calderón al mes de abril de su cuarto año de gobierno, la confianza de los consumidores se ha desplomado en casi 22.5%.
    El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) es un instrumento estadístico que elaboran conjuntamente el INEGI y el Banco de México para medir las apreciaciones de la población sobre el desempeño económico del país y de los hogares. Se construye a partir de los resultados de la Encuesta Nacional sobre la Confianza del Consumidor que se levanta durante los primeros 20 días de cada mes en una muestra de 2,336 viviendas urbanas a nivel nacional, en las que se entrevista personalmente al informante.
    En la encuesta se le pregunta a los entrevistados sobre cómo sienten su situación económica en este momento; cómo será su situación dentro de un año; cómo ven la economía nacional en este momento y dentro de 12 meses, y también si consideran que el actual momento les es propicio para comprar muebles, televisores, lavadora y otros aparatos electrodomésticos.
    En todos los rubros, los subíndices subieron marginalmente, sólo décimas. Pero el último, sobre las posibilidades actuales de comprar bienes duraderos, el índice se mantiene en niveles apenes arriba de los 50 puntos, lo cual indica que aún hay desconfianza sobre una mejoría real de las economías familiar y del país.
    Todo ello quiere decir, en la óptica del presidente Calderón, que la gente sigue sin creer en lo que él, los funcionarios y los especialistas ven: la recuperación “sólida”, “rápida” y “fuerte” de la economía.
En la reciente Convención Bancaria, que se realizó en Acapulco, Guerrero, Calderón les dijo a los banqueros: “Saben perfectamente que lo que decimos ustedes y yo es cierto: que México tiene una franca recuperación con una alta generación de empleos”.
Pero el gran problema, sugirió, es que la gente no está viendo la realidad.
Eso se refleja, explicó en que “el índice de confianza de los consumidores no se ha recuperado lo suficiente”. “Es un problema –dijo-- de expectativas, de percepción de la gente”.

Comentarios