Caen peso y bolsa; "es sólo la resaca": Carstens

jueves, 6 de mayo de 2010

MEXICO, D.F., 6 de mayo (apro).- Los mercados bursátil y cambiario del país ignoraron datos positivos de las economías de México –indicadores proyectan una recuperación sostenida-- y de Estados Unidos –desempleo a la baja; mayor producción industrial--, y se dejaron arrastrar por el nerviosismo desatado por la crisis de deuda en Grecia y otros países europeos.

El nerviosismo y la aversión al riesgo provocaron una fuerte salida de capitales de los mercados bursátiles en todo el mundo. México no fue la excepción: la Bolsa Mexicana de Valores (BMV, en una jornada de extrema volatilidad, llegó a perder más de 4%, aunque al cierre logró recuperarse, para perder “sólo” 1.8%.

Pero es la tercera caída consecutiva: el martes, -0.39%; el miércoles, -2.17% y hoy jueves, -1.8%.

Y una vez que salen los capitales de las bolsas –que es un reacomodo de portafolios de inversiones--, el impacto es inmediato en el tipo de cambio, pues el dólar y los bonos del tesoro norteamericano son el refugio más socorrido.

Así, en México el dólar llegó a cotizarse hasta en 13 pesos con 45 centavos, aunque al cierre de la jornada cambiaria, el peso logró recuperarse un poco hasta dejar el tipo de cambio en ventanillas bancarias en 13.15 pesos por dólar, a la venta. A la compra quedó en 12.60 pesos por billete verde.

Es decir, en un solo día el peso perdió 25 centavos, el 1.94%. Pero como es la tercera jornada consecutiva de pérdidas para la moneda nacional, acumula ya una depreciación de casi 6% en tres días.

Y mientras en el mundo cunde el nerviosismo y el miedo a contagiarse por los efectos de lo que ya llaman la “tragedia griega” –el derrumbe de su economía y el desplome de sus mercados por la incapacidad para financiar su enorme déficit fiscal--, en México las autoridades insisten en que el país está blindado frente a la crisis europea.

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, dijo que “México está muy pertrechado y realmente pienso que esta volatilidad (en el tipo de cambio y en la bolsa), ciertamente no se compagina con la realidad que está prevaleciendo en nuestra economía”.

Insistió que la economía mexicana no se verá afectada por la volatilidad en los mercados financieros internacionales. “En el caso de México, lo que estamos viendo no es un problema intrínseco, sino que es parte de, por decirlo así, la resaca de todos los ajustes de portafolios que se están dando, donde sobre todo los grandes inversionistas están saliéndose de posiciones de riesgo y en esa medida nos han afectado a nosotros”.

Pero, confió en que ha sido una “reacción precipitada” de los inversionistas y los mercados. “Es una reacción un tanto de pánico, pero pienso que, con el tiempo, inclusive en horas, esta lectura podría cambiar”, dijo.

Sin embargo, admitió que si la crisis europea se prolonga, sí habrá mayores problemas para la economía del país.

"Tener una Europa muy debilitada y vulnerable, bajo ciertos escenarios, eso sí podría desacelerar la economía mundial y generarnos algunos problemas hacia adelante, sobre todo con respecto al ritmo de crecimiento”, añadió.

Comentarios