Banco Mundial pronostica crecimiento en México de 4.3%

miércoles, 9 de junio de 2010

MÉXICO, DF, 9 de junio (apro).- El Banco Mundial (BM) revisó al alza su pronóstico de crecimiento económico para México, a 4.3% para 2010, desde 3.5% que estimó en enero.

En su reporte semestral sobre las “Perspectivas económicas globales”, que difundió hoy en Washington, la institución multilateral considera que dicho crecimiento de 4.3% --que será el de mayor ritmo en una década-- será impulsado por una fuerte recuperación de las exportaciones, sobre todo de automóviles y aparatos electrónicos, así como un fortalecimiento del consumo interno.

Considera, empero, que éste se debilitó en los últimos meses por las caídas de las remesas, las alzas en los impuestos y la subida de los precios administrados –gasolina, diesel y gas, sobre todo--, así como por los mayores precios de los alimentos.

Todo ello, dice el Banco, erosionó el poder adquisitivo de los consumidores.

Para el BM será notable el crecimiento económico de México este año, luego de la caída del PIB en 6.5% el año pasado.

Pero reconoce que desde mediados de 2009 la actividad económica del país empezó a recuperarse, en particular por la renovada demanda de Estados Unidos, la propia demanda interna y el fin de la crisis por la gripe A/H1N1. Todo ello, dice, hizo posible que la producción industrial de México creciera a un ritmo superior a 10% en la segunda mitad de 2009.

En particular, el sector automotriz se ha recuperado fuertemente –dice el BM--, al grado de alcanzar en el primer trimestre de 2010 una producción de hasta 79% superior a la de igual lapso del año previo.

Si bien el ritmo de crecimiento que ahora pronostica –hasta 4.3%-- es el mayor en una década, dice que la actividad económica de México será menor en 2011 y 2012.

“Aunque las perspectivas son mejores, el desempleo en Estados Unidos sigue siendo elevado, especialmente entre la población migrante de baja calificación, además de las débiles condiciones del mercado laboral”, apunta.

Ello hará que el turismo y las remesas, que bajaron 15% en el primer trimestre de 2010, respecto del primero de 2009, sigan débiles y ejerzan presión, tanto en la entrada de divisas al país como en los ingresos de los pobres, concluye el BM.