Recesión hundió en la pobreza a 5.8 millones de mexicanos

miércoles, 21 de julio de 2010

MÉXICO, DF, 21 de julio (apro).- La pasada recesión mundial que, según el gobierno mexicano, sólo iba a ocasionar un “catarrito” en el país-- dejó un saldo trágico: 5 millones 800 mil personas se sumaron a las filas de la pobreza, reconoció hoy Ernesto Cordero, secretario de Hacienda.

Dijo que la cifra de casi 6 millones de “nuevos pobres” no es comparable con el incremento de la pobreza provocada por la crisis de 1995, cuando 15 millones de habitantes se sumaron a condiciones precarias de subsistencia.

Cordero argumentó que el “menor” aumento de la pobreza, respecto de 1995, se debió a las medidas contracíclicas –inversión en infraestructura, fortalecimiento del mercado interno, programas sociales e impulso de la construcción-- adoptadas por el gobierno.

Empero, con todo y medidas contracíclicas, la pobreza en general, entonces, alcanza ya la cifra de casi 57 millones de mexicanos --quienes sobreviven con un ingreso menor a los 2.85 dólares diarios, según Cordero--, de los que casi 20 millones se encuentran en pobreza extrema, según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Por su parte, el presidente del BM dijo que por la crisis se sumaron a la pobreza unos 60 millones de personas en todo el mundo; de ellos, 10 millones en América Latina.

Zoellick recalcó que a nivel mundial existen avances en la reducción de la pobreza, sin embargo, el poco éxito depende de lo logrado en economías emergentes, como China, India, México y Brasil, por lo que sigue habiendo grandes problemas de pobreza, particularmente en África.

El presidente del Banco Mundial hizo una visita de trabajo a Los Pinos, donde se entrevistó con el presidente Felipe Calderón y los secretarios de Relaciones Exteriores y de Hacienda.

Durante la visita, Zoellick anunció un préstamo por 800 millones de dólares a México para el financiamiento de programas sociales, hídricos, medio ambiente, vivienda y transporte urbano.

El préstamo se dividirá en dos partes: el gobierno federal accederá a 450 millones de dólares, a pagar en 18 años, y los 350 millones restantes irán al Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) para apoyar la transformación del transporte urbano.

De los recursos para Banobras, 150 millones de dólares provienen directamente del BM y el resto del Fondo de Tecnología Limpia, del propio organismo.

Comentarios