Denuncian presunto fraude en subsidiaria de Pemex

martes, 6 de julio de 2010

VILLAHERMOSA, Tab., 6 de julio (apro).- Una demanda penal interpuesta ante la Procuraduría General de la República (PGR) por la presunta falsificación de firmas y documentos puso al descubierto una presuntos malos manejos en Pemex Gas y Petroquímica Básica (PGPB), subsidiaria de Petróleos Mexicanos. 
Mediante facturas apócrifas, dicha subsidiaria otorgó millonarios contratos a la compañía Neurosystems, S.A de C.V.. Esta empresa está vinculada con familiares directos del subdirector de Pemex Gas y Petroquímica Básica, Armando Arenas Briones.
En mayo pasado, Enrique Sala Villanueva se enteró, a través del diario Olmeca de Tabasco, que su empresa Bos Comunicaciones, S.A., de C.V. había cotizado a PGPB cinco millones 300 mil dólares para un contrato de instalación de un sistema integral de monitoreo y supervisión de las criogénicas I, II, III y almacén del complejo procesado de gas Nuevo Pemex.
Y también que había participado en una licitación por un millón 200 mil pesos para mantenimiento preventivo y correctivo al sistema de atención de emergencias y monitoreo de las operaciones del Centro Regional de Atención a Emergencias (CRAE).
Cuando Sala Villanueva, hermano de Amílcar Sala, asesor del gobernador Andrés Granier Melo, acudió al periódico para desmentir la información, el director de Olmeca, José Antenor Ancona, mostró al empresario documentos de Bos Comunicaciones, S.A., de C.V. con su firma, que resultó apócrifa.
El pasado 10 de mayo, Sala Villanueva presentó ante la delegación de la PGR la demanda penal AP PGR /TAB/VHSA/-III/426/D/2010, en contra de PGPB, la empresa Neurosystems, S.A. de C.V. y quienes resulten responsables por los presuntos delitos de tráfico de influencias, enriquecimiento ilícito, delitos contra el honor, injurias y difamación, calumnias, falsedad y falsificación de documentos.
En su demanda, el empresario presentó copias de los documentos apócrifos y los oficiales de su empresa, “con visibles diferencias tanto en su estructura como en mi nombre y mi firma”, resaltó.
En entrevista para Apro, el empresario denunció que luego de la presentación de la demanda, lo marginaron de toda licitación en Pemex y particularmente en PGPB.
“Mira, aguántame tantito porque ahorita no puedes participar”, le dicen funcionarios de la paraestatal cuando acude a buscar las bases para participar en licitaciones.
--El diario Olmeca ha documentando corrupción en PGPB, su caso ¿es parte de ella? – se le preguntó.
--Así es. Contratistas estuvieron de común acuerdo con funcionarios de Pemex. Tengo que seguir con esto hasta que realmente hagan algo y se acabe con esta corrupción que ahí está.
De acuerdo con información del Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI), el 20 de noviembre de 2009 PGPB signó el contrato 5400022940 de un millón 200 mil pesos a la empresa Neurosystems para proveer el “mantenimiento preventivo y correctivo” al Sistema de Atención a Emergencias y Monitoreo de las operaciones instaladas en el Centro Regional de Atención a Emergencias (CRAE).
En el procedimiento de adjudicación participaron cuatro empresas: Artcoustix, Neurosystems, Omega Comunicaciones y Bos Comunicaciones, esta última de manera ficticia, para legitimar el procedimiento a favor de Neurosystems, pero el propietario Luis Enrique Sala asegura que no recibió ni siquiera invitación.
Respecto de la cotización de cinco millones 300 mil dólares, Bos Comunicaciones S.A. de C.V. supuestamente la presentó el 14 de agosto de 2009, dirigida al Ingeniero César Cruz Martínez, gerente del Complejo Procesador de Gas Nuevo Pemex.
Cuatro días después fue presentada otra de las cotizaciones a nombre de Omega Comunicaciones, S.A de C.V., empresa no localizada por el diario Olmeca y aparentemente fantasma, por un monto de cinco millones 310 mil 494 dólares.
Neurosystems S.A. de C.V. presentó su propuesta el 19 de agosto por cinco millones 280 mil dólares, que finalmente ganó el contrato.
Toda esta información ha sido rastreada y documentada por el diario Olmeca para desenmascarar lo que llama la “mafia” de Pemex, en la que estaría implicado el subdirector de PGPB, Armando Arenas Briones, sus hijos Armando, Karla Mireya y Hebe Arenas Villagómez, y la empresa Neurosystems, S.A., de C.V.
“Esta empresa, mediante tráfico de influencias, ha ganado decenas de millones de dólares en contratos de PGPB”, según el director del periódico, José Antenor Ancona.
En entrevista, afirmó que el representante legal de Neurosystems, Armando Díaz Ramón, ha sido financiado por Karla Mireya Arenas, hija del subdirector de PGPB, y por Amalia Ruiz Jiménez de Eskauriatza, suegra de Hebe Arenas, otra hija de Armando Arena Briones.
--¿Hay pruebas de esto? –se le preguntó.
--“Por supuesto. Tenemos las fichas de depósitos” --respondió Ancona Rodríguez, luego de lo cual exhibió una ficha de Bancomer en la que Neurosystems deposita 850 mil pesos a Karla Mireya Arenas Villagómez por concepto de “devolución de préstamo”, fechada el 14 de enero de 2009.
“Prueba más contundente del tráfico de influencias no puede haber”, aseguró, y afirmó que también la señora Amalia Ruiz Jiménez de Eskauriatza, suegra de Hebe Arenas Villagómez, casada con Rodrigo Eskauriatza, proporcionó millones de pesos para financiar a la compañía Neurosystems.
Además, agregó, el periódico tiene pruebas de que en las licitaciones de PGPB para beneficiar a Neurosystemas “y a su empresa hermana”, Servicios Profesionales y Petroleros S.A, de C.V, se ha falsificado documentación y cotizaciones de otras compañías, “en complicidad con funcionarios de Pemex”, como denunció el empresario Sala Villanueva.
Entre ellos, detalló, se encuentran César Cruz Martínez, Refugio Hernández Ferrer y José Manuel Alvarado Doria, gerente del Complejo Procesador de Gas Nuevo Pemex, subgerente de Sistemas Medición y Control de Proceso y gerente de Control Operativo, Optimización y Seguridad de PGPB, respectivamente, quienes fungen “como virtuales representantes de los juniors Armando Arenas hijo y su operador financiero, David Iduarte García”.
“Armando hijo y su operador David Iduarte meten papelería apócrifa y así ganan millonarias licitaciones, hasta internacionales”, concluyó.

cv