Propone el CEESP buscar ingresos alternos por caída de crudo

miércoles, 11 de agosto de 2010

MÉXICO, DF, 11 de agosto (apro).- La producción de petróleo no volverá al pico que alcanzó en diciembre del 2003 --de 3.4 millones de barriles diarios--, por lo que el gobierno mexicano debe pensar en fuentes alternas de ingresos, alertó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

El futuro petrolero en el país no es alentador, según el Punto de Vista semanal que hoy dio a conocer el órgano de análisis económico del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), el que pronosticó que en los próximos cinco años la reducción en el ingreso de Petróleos Mexicanos (Pemex) será de 44 mil millones de dólares, un ajuste a la baja igual a 4.5% del producto interno bruto (PIB).

A partir del 2003, la extracción de crudo ha ido disminuyendo hasta llegar a los 2.5 millones de barriles diarios, es decir, 25% menos durante los últimos los seis años.

Según el CEESP, a medida que pasa el tiempo es más difícil el doble reto que enfrenta el país derivado de su dependencia petrolera: el de garantizar la estabilidad económica de largo plazo a través de las finanzas públicas sanas y el de asegurar una explotación adecuada de los recursos petroleros.

Respecto a los ingresos por producción derivados del petróleo, en julio del 2008 el precio de la mezcla mexicana de exportación alcanzó su máximo histórico al cotizarse en 120.3 dólares por barril.

Con ese precio, el monto total de la producción petrolera fue de 10 mil 335 millones de dólares, es decir, 3.8 veces el monto representado por el nivel máximo de producción, el cual fue de 2 mil 709 millones.

Mientras que, en mayo pasado, los ingresos equivalentes fueron de 5 mil 490 millones de dólares, dos veces el ingreso del nivel de producción máxima.

El CEESP aseguró que la perspectiva para la extracción del crudo en miles de barriles diarios seguirá descendiendo en los próximos años desde sus niveles actuales, hasta alcanzar 27% al cierre del 2015; al final de ese año se producirán 2 millones de barriles diarios aproximadamente, lo que significa una pérdida acumulada de 40.5% respecto del punto máximo de producción histórica.

El organismo advirtió que la economía mexicana no puede depender más del petróleo, además de que se debe llevar a cabo una reforma hacendaria que incluya el pago de impuestos sin excepciones.

También el CEESP recomendó que los recursos se gasten en actividades productivas mientras que los estados y municipios rindan cuentas de manera transparente sobre el gasto que hacen de las aportaciones otorgadas por el gobierno federal.

 

mav

-fin de texto-