No habrá reforma fiscal en este sexenio: Hacienda

jueves, 9 de septiembre de 2010

MEXICO, D.F., 9 de septiembre (apro).-  El secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, admitió hoy que la reforma fiscal, esa gran “reforma estructural” tan afanosamente buscada desde fines de los años 90, será un hecho… pero en el futuro.
    “En este momento, como ustedes lo están viendo, no existe la posibilidad de generar una mayoría en el Congreso”, para sacar adelante una reforma de ese tamaño, dijo.
    En una tempranera conferencia de prensa –a las 7 de la mañana en las oficinas de Hacienda en Palacio Nacional--, el funcionario señaló que lo único que queda por el momento, “lo responsable, es mantener nuestro esquema tributario como está”.
    En efecto, el paquete económico para 2011, que fue entregado ayer a la Cámara de Diputados, no contiene cambio alguno en materia impositiva.
    Y el próximo programa de ingresos y egresos públicos, para 2012, con toda certeza tampoco traerá cambios en esa materia, toda vez que es año electoral, en el que se define la presidencia de la República y la composición de ambas cámaras.
    De alguna manera resulta contradictorio que no haya cambios en materia de impuestos en los próximos dos años, cuando ha sido el propio gobierno el que ha argumentado que México es uno de los países con la más baja recaudación en el mundo: de apenas 10% del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que el promedio de América Latina es de 15% y en los países de la OCDE, a la que pertenece México, es de 25%.
    A pregunta expresa de Apro, Cordero dijo que aun cuando no se ha logrado una reforma fiscal completa, “es mucho lo que se ha avanzado”.
    Dijo: “En 2006 la recaudación tributaria era de 8.57% del PIB y la proyección que tenemos al 2011 es que vamos a recaudar 10.4% del PIB. Se ha hecho un esfuerzo importante”.
    Añadió: “En términos del número de contribuyentes, lo hemos aumentado, en esta administración, en más de 7 millones, que antes no pagaban impuestos”.
    “Es decir –dijo--, nosotros estamos haciendo nuestro trabajo; la única consideración que tenemos es el fortalecimiento de las finanzas públicas. El gobierno ha hecho lo que cree que es correcto, sin hacer ningún cálculo político ni ninguna consideración de otro tipo”.
    Por otra parte, el funcionario reconoció que la proyección de crecimiento económico para 2011, de 3.8%, muy por debajo del 4.5% para este año, es “por la gran incertidumbre que existe a nivel internacional con respecto de la recuperación económica; que no va a ser tan potente y vigorosa como todos desearíamos. México no está ajeno a lo que sucede en el resto del mundo”.
    De cualquier manera, dijo, una tasa de crecimiento de 3.8% “tampoco es una mala cifra, comparada con niveles de crecimiento que pueden estar en otras economías, muchas de ellas comparables con la nuestra”.
    En ese contexto, a la pregunta de cuándo entonces México tendrá las tan anheladas y necesitadas tasas de crecimiento económico de 6% o 7%, Cordero Arroyo insistió que falta avanzar en las reformas estructurales que requiere el país. “Todos sabemos de qué estamos hablando: una reforma política, una reforma hacendaria…, en fin, en la agenda estructural que debe ser discutida con mucha seriedad en el Congreso.
    “Entonces, para tener los niveles de crecimiento económico que necesitamos, tenemos que avanzar en esas reformas, pero ello no depende exclusivamente del Poder Ejecutivo, sino que se necesita aprobaciones parlamentarias y legislativas”, concluyó.

Comentarios